Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

120 velas apagadas

Antonio Quesada
@AntonioFQuesada

La vieja estación de ferrocarril sopla este año las velas de su 120 aniversario dejando a la vista de todos los almerienses el grave deterioro que sufre. Tras el derribo del muro de Renfe y la actuación que se está desarrollando en el entorno, este emblemático edificio de la ciudad muestra sin ningún disimulo los problemas de conservación y mantenimiento que presenta.

Estación de Ferrocarril
La situación en la que se encuentra la estación, se mire como se mire, resulta incomprensible y pone en evidencia una vez más al alcalde de la ciudad que cuenta, para según qué asuntos, con un nivel de exigencia de lo más voluble. Es él, en cambio, quien tiene que ponerse al frente en la reivindicación para que el Gobierno acometa las obras necesarias que devuelvan a este edificio la imagen que nunca debió de perder.

La primera autoridad de la ciudad tiene que aprovechar este momento histórico, este 120 cumpleaños, y reclamar a ADIF, organismo público dependiente del Ministerio de Fomento, que acometa urgentemente las obras necesarias que permitan reparar los desperfectos existentes, tanto en la fachada anterior y posterior como en las instalaciones interiores.

Y es que nadie entiende a estas alturas que el alcalde, que también es senador y que, por lo tanto, viaja a Madrid todas las semanas, no haya tenido aun tiempo de mantener un encuentro al más alto nivel para exigir que se acometan estos trabajos y solicitar, de paso, la cesión de la titularidad de la estación para que pase a ser patrimonio de los almerienses.

Este edificio es la memoria viva de la ciudad y del momento de inflexión que supuso, desde el punto de vista social y económico, la inauguración de la línea férrea Almería-Guadix el 23 de julio de 1895, jornada en la que se aprovechó para hacer lo propio también con la Estación.

Permitir su deterioro, no hacer lo posible por acelerar su recuperación es un insulto para Almería y los almerienses.