Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Susana Díaz se dirigirá a los andaluces desde la Alcazaba

Antonio Torres
Director de Canal Sur en Almería

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, se dirigirá a los ciudadanos desde la Alcazaba, lugar elegido como un guiño a la conmemoración del Milenio del Reino. Su mensaje se verá el martes en horario estelar. Este será el segundo mensaje de fin de año que la presidenta andaluza traslade a los andaluces desde que llegó a la Presidencia de la Junta en septiembre de 2013. Como se recordará, en ese año la presidenta se trasladó  al Patio de los Leones de la Alhambra, como símbolo de la historia y de la cultura de Andalucía. Granada acogió el pasado año y la celebración del Milenio del Reino.

Campanadas desde la
catedral de Almería
Como es tradicional, el mensaje de fin de año es emitido por la  Agencia Pública RTVA, la radio y televisión de Andalucía, Canal Sur, y también se podrá seguir a través de la página web del Gobierno andaluz en internet. El 31 de diciembre, pues, doble trabajo para el equipo de Canal Sur en Almería, con las campanadas de Fin de Año desde la Plaza de la Catedral de Almería.

Los discursos de fin de año tienen su génesis en la British Broadcasting Corporation (BBC), fundada en 1922. La idea de los  mensajes de Navidad se le ocurrió a sir John Reith, fundador de la BBC, quien propuso, en 1932, al rey Jorge V que inaugurara el servicio mundial de la cadena con un mensaje por radio que llegaría a todo el imperio británico. Posteriormente,  lo hizo Roosevelt en Estados Unidos.

Con el paso del tiempo, otros gobernantes adoptaron esta costumbre y los discursos empezaron a transmitirse por televisión. La BBC ha marcado el ritmo del prestigio y la influencia. En 1940, la todavía Princesa Isabel pronunció su primer discurso radiofónico. Tenía 14 años y, desde los estudios de la BBC, se dirigió a los “niños del Imperio” que habían sido evacuados del Reino Unido para protegerles de los bombardeos nazis. Los informativos de la BBC fueron el alimento que alentó su determinación a no rendirse ante el invasor, según el periodista Borja Bergareche.

La exitosa película El discurso del Rey (The King´s Speach), de Tom Hooper, resume el interés que ponen los gobernantes cuando se dirigen a los ciudadanos y es de alguna manera un homenaje al segundo  discurso de un rey radiado y la génesis de los que vinieron a continuación cuando la imagen de la tele comenzó a reinar en los hogares.

La génesis de las ruedas de prensa se produjo en 1906. Una compañía minera contrató al que sería uno de los pioneros, Ivy Lee, que dio explicaciones sobre una huelga de mineros. La empresa norteamericana abrió la puerta por primera vez a la libertad de expresión. Ivy Lee se encargó de responder a todas las preguntas de los medios de comunicación. En 1914,  Rockefeller solicitó los servicios de Lee y en su línea política se convirtió en el primer presidente, el pionero, en realizar ruedas de prensa.

El 23 de septiembre de 1952, el entonces precandidato Nixon estuvo a punto de sucumbir a la presión por las críticas que estaba recibiendo por haber recibido, presuntamente, regalos y dádivas y fondos para su campaña.  Nixon y su equipo pensaron en utilizar un nuevo medio que estaba aún empezando a llegar a los hogares. El discurso tuvo un impacto positivo en la reputación de Nixon. En el primer discurso televisivo en directo de un personaje político de ese nivel, se presentó desde un teatro, con su esposa al lado, con un lenguaje cercano y directo. Media hora. Todo un hito en la historia de la comunicación política contemporánea.

Luis Arroyo, experto en comunicación política,  en El poder político en escena: historia, estrategias y liturgias de la comunicación política (RBA, 2012), dice: ”Los políticos, como las empresas, aprendieron pronto a adaptarse a las exigencias del nuevo medio”. En el primer debate de candidatos a la presidencia de Estados Unidos, el vicepresidente Nixon (sin maquillaje) con el senador Kennedy en 1960 (ganado ampliamente por su cercanía y sonrisa), se fijó una apertura de ocho minutos para cada uno de los candidatos. Hoy la apertura típica de un debate presidencial es de dos minutos o menos de intervención inicial.