Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Rogelio Mena se ha convertido en el político almeriense más famoso del año

Juan Torrijos
Periodista

No sé si se lo ha buscado a sabiendas, pero se ha convertido en el más “popular” de los políticos almerienses. Cuando los plumillas nos ocupamos con profusión de las andanzas de un político es porque algo bueno o malo está ocurriendo en su entorno. Rogelio consiguió la siempre complicada alcaldía de Albox con un reto importante: “llevar agua de calidad a los grifos de los albojenses”. Y lo ha conseguido.

Rogelio Mena, alcalde de Albox
Se aupó a la ejecutiva federal de Susana Díaz, lo que suponía un fuerte e importante respaldo a su carrera política. Llamado estaba, y así lo parecía, a ser en el futuro uno de los pilares del socialismo almeriense. ¿Lo sigue siendo? Es la gran pregunta, que incluso él se debe estar haciendo en estos momentos.

La presidenta lo defendió en su última visita a la provincia (pelea de concejales), pero cuatro días después Rogelio anuncia que abandona temporalmente su cargo en la dirección regional. Lo hace, asegura, para no perjudicar a su partido, el PSOE, por la politización que el PP está haciendo en los medios de su caso. Ya saben, no dar información a la oposición.

Estoy empezando a creer que Susana se está tomando en serio dentro de su partido lo de la corrupción y la imagen de los políticos. La salida de la ejecutiva del señor Mena es todo un síntoma de ello. Aquí nadie mueve ficha si no lo permite el jefe, en este caso la jefa, y si Rogelio se va temporalmente de las cercanías políticas de la jefa, mucho ha tenido que ver ella en la jugada.

Sólo tenemos que esperar nuevos pasos a dar en el futuro para saber el alcance de esa tolerancia cero de la que ha hablado en más de una y de dos ocasiones. Si se le abre juicio oral a Rogelio, como ha solicitado la fiscalía, ¿qué va a hacer doña Susana? ¿Seguirá permitiendo que el señor Mena se siente en los salones de plenos de Albox y de la Diputación?

Si no se justifican con argumentos los ochenta viajes a Madrid y Sevilla del alcalde, ¿seguirá permitiendo…? ¿Estamos ante la caída política de Rogelio Mena? No me atrevo a contestar con rotundidad a la pregunta, en política hoy puedes estar en el pódium y dentro de un rato te has dado con la narices contra el suelo.

Pero me soplan que Susana no está dispuesta a que alguien le cree el más mínimo conflicto dentro del partido. Y Rogelio Mena se está convirtiendo en uno, agregan.