Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

La Constitución tiene las tetas gordas

José Fernández
Periodista

Seguramente usted no lo sepa, pero desde hace unos años los almerienses disfrutamos de una Oficina del Vicepresidente del Gobierno Andaluz, don Diego Valderas (IU), el mismo que sigue esperando a que alguna feminista de cuota tenga un momento para afearle eso de ir catalogando a las mujeres por su volumen pectoral. Pero no nos desviemos. La llegada de IU al poder andaluz supuso, entre otras cosas, la muy necesaria y ahorrativa medida de crear una Oficina de éstas en las ocho provincias andaluzas, con sus ordenadores, sus mesas, sus encargados, sus sueldos y todo eso. Y raro es el día que un almeriense no se levanta y descubre una actuación, propuesta o gestión de esta extraordinaria Oficina, volcada con indeclinable esfuerzo en el bienestar de todos. Perdón, de todas y todos.

Rafael Salazar
Pero como este espacio también tiene vocación de servicio público, les diré que en el palmarés de éxitos de esta Oficina pueden ir añadiendo el reciente numerito de búsqueda/fiasco de restos humanos en el cementerio de Almería, a pesar de haber anunciado que iban a sacar lo más grande. En fin, nadie es perfecto. Presto a restañar el prestigio de su Oficina, su responsable en Almería, Rafael Salazar, participó ayer jueves en un acto en el Instituto de Enseñanza Secundaria “Carmen de Burgos” de Huércal de Almería, con motivo del Día de la Constitución. Pues bien, ante un nutrido grupo de escolares, el señor Salazar calificó de “mierda”  a nuestra Carta Magna. Pero no se vayan todavía.

Dijo además que en España no hay democracia “porque hay monarquía”  y que los de UCD eran todos “unos fascistas”. Una pena que Canal Sur no retransmitiese en directo la sensacional charla.

¿Pero qué esperaban del representante en Almería del señor Valderas? ¡Dichosa la rama que al árbol se parece! Por lo menos, los alumnos se libraron de una estimación mamaria de las efigies constitucionales por parte del cada vez más inexplicable -e inexplicado- oficinista. Algo es algo.

Comunicado de Izquierda Unida

El Gabinete de Prensa de Izquierda Unida ha remitido a La Opinión de Almería el comunicado que a continuación reproducimos:

Queridos compañeros, sé que para la gran mayoría sobra este e-mail, pero ante la gravedad de que se estén propagando como ciertas unas palabras que se atribuyen al representante de la Viceprensidencia en Almería, Rafael Salazar, nos vemos en la obligación de enviar este comunicado.

Son rotundamente falsas las palabras que determinados medios y personas están atribuyendo al representante de la Vicepresidencia en Almería, Rafael Salazar, sobre su charla acerca de la Constitución en un Instituto. Los medios pueden preguntarle directamente (algo que se debe hacer antes de aseverar que ha dicho tal o cual cosa si no han estado presentes) e incluso preguntar en el instituto, donde trabajadores y organizadores de la charla ya han negado esas palabras que se le atribuyen. No se dice la verdad y sin embargo se obvia algo que sí pasó: Los alumnos afearon la conducta del representante del PP por 'jugar' con el móvil durante el acto y hacer muecas durante la intervención de sus compañeros de charla.

Nos parece muy grave que se dé por buenas ciertas informaciones sin contrastar, cuando por parte de este gabinete o cualquier persona de IU siempre estamos a vuestra disposición para facilitaros la información que preciséis. Si alguien os dice que fulanito ha dicho tal cosa, lo lógico y lo que hacéis la mayoría es preguntar a fulanito..pero hay quien da por buenas ciertas informaciones malintencionadas, que se publican con total impunidad, cuando por responsabilidad un medio de comunicación debe contrastar.

Disculpad que os lo mande así en general, pero me parece importante. Reiterar de nuevo que las palabras que se atribuyen a Rafael Salazar son falsas. Rogamos que los medios que han publicado la noticia hagan llegar a sus usuarios, lectores, radioyentes, etc. la versión de Salazar, quien niega haber pronunciado tales palabras.