Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Entre Fines y Garrucha se desangra la credibilidad que le queda al PP

Juan Torrijos
Periodista

A unos cuantos meses de las elecciones municipales al PP le crecen los corruptos, les golpean las sentencias y se les marchan con portazos los militantes. La condena a cárcel del alcalde de Fines no quiso ser comentada en un primer momento por la dirección del PP, mala postura política. Siempre es la primera imagen la que se queda grabada en la mente del personal y en la de los almerienses se queda el silencio de un partido cuando uno de sus alcaldes es condenado a pena de cárcel por un juez.

Juan F, Fernández
El alcalde puede hacer de su capa un sayo, dimitir o esperar como dice a una sentencia definitiva, pero no así el partido. El PP debe obligar a Rodrigo a dimitir o en caso contrario expulsarlo del colectivo. Callar y no hacer nada sólo viene a complicar la vida política del grupo y su credibilidad ante un tiempo de por sí bastante complicado para algunos partidos, entre ellos el PP, que ve cómo va perdiendo el apoyo de los ciudadanos por su alejamiento de los intereses y necesidades de la gente y por la imagen que viene dando de defender corruptos con el silencio y la postura tomada con el alcalde.

Clama el silencio de Gabriel Amat y de Javier Aureliano ante la situación que viene sufriendo el partido. Algo de culpa tienen que tener el presidente y el secretario provincial del partido. Los hoy alcaldes condenados o imputados los pusieron ellos y no parece que sean capaces de controlarlos. Mayo está demasiado cerca, tanto que en un par de meses se tienen que dar a conocer los nombres de los candidatos de todos y cada uno de los municipios almerienses. ¿Van a jugar ese partido con condenados, imputados y ex-imputados?

Menudo panorama. El de Fines, señor Amat, debe dimitir, en caso contrario debe usted darle de baja en el PP. Cualquier otra alternativa se lleva por la alcantarilla la poca credibilidad que le queda a su partido. El de Garrucha entró como testigo y salió como imputado. Por ahora sólo se puede decir que el señor Fernández está en capilla, como otros muchos, pero que hay que seguir esperando a lo que en su momento diga el juez. No parece muy positivo para él entrar de testigo y salir de imputado, pero no adelantemos acontecimientos, es el momento de que aclare esa malversación de que se le acusa.