Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

El enlace de Balduino y Fabiola, la primera boda televisiva

Antonio Torres
Director de Canal Sur en Almería

El primer icono mediático fue la actriz Grace Kelly y su boda  fue ofrecida por RNE, cuando la televisión todavía no reinaba. Lady Di fue otra joven princesa. Ambas, referentes del glamour y la moda, perdieron la vida de forma trágica. En abril de 1956 tenía lugar la boda entre el príncipe Rainiero de Mónaco y la actriz Grace Kelly, un enlace que hizo soñar al mundo entero. La joven princesa ya había conquistado Hollywood.  Lady Di era uno de los personajes con mayor interés periodístico del mundo. Los fotógrafos la seguían constantemente. Los paparazzi -así es el plural de esta palabra italiana para los fotógrafos entrometidos- fueron también protagonistas el último día de su vida.

Balduino y Fabiola
Sin embargo, la boda real de Balduino y Fabiola se convirtió en el primer espectáculo mediático ofrecido en directo por TVE y contribuyó a la venta de aparatos de televisión, pero no pudo verse en Andalucía porque la televisión llegó en 1962 a la zona de Almería-Granada. Aquí se siguió por la narración que llevó a cabo RNE en OM y por Radio Almería en la zona de la capital. En el norte de la provincia, gracias a Radio Baza y las emisoras de Lorca y Radio Zaragoza.

Los presentadores  de TVE en la primera boda mediática fueron Federico Gallo (Barcelona, 1930-1987) y el primer presentador de telediarios en España, Eduardo Sancho (Valencia, 1927). Establecieron un auténtico récord. Tuvieron que cubrir el acontecimiento hablando durante las cuatro horas que duró la emisión, desde las 10 de la mañana hasta las dos de la tarde, con casi toda España pendiente de la boda y del hito televisivo.

Por primera vez un rey y una reina se han dirigido a su pueblo por radio y televisión. Así comenzaba la crónica de Josefina Carabias, desde Bruselas, para los periódicos de la Editorial Católica: “La dulce carita de Fabiola, encuadrada por sus cabellos de un rubio oscuro y el remate de la preciosa diadema de diamantes, la diadema de Astrid, oí decir a mi lado, lucía su inalterable expresión de dulzura, de sencillez y de bondad. El Rey Balduino llegaba radiante, como siempre que está junto a su novia”.

El hecho de que una española se convirtiera en reina de Bélgica causó un gran revuelo en España. La clase dominante vio en el acontecimiento connotaciones de relevancia de España en el ámbito internacional. Además de TVE, el NO-DO dio cumplida cuenta del viaje real por tierras andaluzas.

Fabiola F. María de las Victorias de Mora y Aragón (Madrid, 1928-Bruselas, 2014) fue reina consorte de Bélgica durante 33 años. “Fabiola, la pasión", tituló Le Soir. “La reina Fabiola, madre de todos los belgas”, decía La Libre Belgique. En los últimos años de su vida tuvo problemas por una Fundación y el Parlamento redujo sensiblemente la aportación económica a su figura. Fabiola, persona muy religiosa que jamás concedió una entrevista, insistía en que la Fundación no era una forma de evitar al fisco, sino de preservar su legado.

Tocaba la guitarra y el piano. Apreciaba el arte, así como pintar, escribir y leer. No protagonizó escándalos y su aversión a la publicidad no deseada fue extrema. Sin embargo, su boda fue el primer enlace real que pudo verse en directo por televisión. Jaime de Mora era su hermano más díscolo, referente de la “jet set” marbellí.