Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

El alcalde de Albox enerva a la Asociación de la Prensa

Rogelio Mena
Emilio Ruiz
www.emilioruiz.es

Pepe Fernández es un periodista perspicaz. Es, además, incisivo y persistente. Y tiene, sobre todo, el bien más preciado y el arma más poderosa que un periodista puede tener: una página en blanco en un periódico donde verter su buen o mal hacer. Es desde esa tribuna desde la que analiza la actualidad almeriense. Con espíritu crítico. Como debe ser. En las últimas semanas, el alcalde de Albox, Rogelio Mena, y su antecesor, José García -y, de paso, José Luis Sánchez Teruel-, son el objetivo de sus dardos.

El regidor albojense, por su parte, es persona de verbo fluido –también, con frecuencia, florido- que no escurre la polémica. Se le nota la vena sindicalista. Desde el propio campo en el que Pepe Fernández juega, ha respondido a las críticas con descaro y sagacidad, no siempre de forma afortunada, creo. El periodista ha considerado la réplica “una vomitona” y, no satisfecho, ha pedido amparo profesional a Covadonga Purrúa, la presidenta de la Asociación de la Prensa de Almería, por lo que considera ‘graves amenazas públicas’. La AP, con buen criterio, ha estimado que “nuestro colectivo nada tiene que matizar, añadir o censurar ante lo que dos personas físicas puedan manifestarse públicamente en pleno ejercicio del artículo 20 de la Constitución…”, pero, a renglón seguido y con indudable mal criterio, sucumbe al pecado corporativista para reprochar a Mena unas palabras que no van más allá de lo que tolera el derecho a la libertad de expresión. Moraleja: pues que los críticos deben aprender a tolerar las críticas. O sea.