Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Dar de comer al hambriento

Rogelio Luis Mena
Alcalde de Albox

Si no fuera porque este humilde Alcalde representa a un gran municipio y sobre todo a unos hombres y mujeres caracterizados por su capacidad de iniciativa, de esfuerzo, trabajo y hospitalidad manifiesta, no me importaría que cualquier periodista del tres al cuarto, cual becario por cien euros, me dedicase una columna semanal, y ello para mayor loa de una gestión que por mucho que lo intenten no la van a emborronar.

Pepe Fernández
Es por tanto para mí una enorme satisfacción en época de crisis contribuir a que algún columnista pueda recibir unos euros en un medio de provincias por inventos, fabulaciones, películas de espías, mentiras e insinuaciones. Sé que esta respuesta al insigne becario le va a permitir seguir viviendo de la columna hasta las elecciones. Pero no pasa nada, debemos recordar que estamos en tiempo de matanzas y, ya saben, a todo cerdo le llega su San Martín.

Es verdad que la estrategia aquí de este ‘periodista’ y quien lo financia (confesable o no) es vieja y conocida por cuanto difama que algo queda. Es cierto que cualquier sujeto, sin conocer, ni contrastar, ni haber hablado nunca con el alcalde, como es exigible a cualquier profesional del periodismo que se precie, puede irrumpir cada ‘fiesta de guardar’, y, en lugar de golpes de pecho para pulgar sus pecados, se dedica cual azote de herejes a dañar impunemente el honor, dignidad, honestidad y honorabilidad de quienes nos dedicamos a resolver los problemas de la gente, como el agua y la seguridad.

Lo único que sí me preocupa es la imagen que estos ‘desalmados’ están dando de mi municipio y, sobre todo, el daño irreparable a nuestras hijas, madres, parejas, compañeras y compañeros y vecinos en general, ya que Albox y sus gentes no merecen ni Pepicos, ni JuanPedricos, ni Esthercitas. Pero huelga decir que siempre he defendido que el tiempo es inexorable y coloca a cada uno en su sitio. Ya antaño padecí ataques similares que superé, y a pesar de que siempre hay un ‘serVIL’ que utilizar para dañar a los demás por espurios intereses, Sr. Don Pepe, yo soy el alcalde.

Y finalmente, por si quiere el Sr. Fernández en su ‘periodismo’ una nueva línea de investigación, le sugiero que pregunte a su insigne informadora Doña Esther Soto: ¿Por qué hizo un proyecto su hermano por el que percibió más de 300.000 euros?. Pregunte por el también contrato a otro cuñado suyo por más de 330.000 euros;  el alquiler de un local de sus padres por 11.000 euros pagado por el Ayuntamiento; ¿será porque ella era concejala de Hacienda?

Y lo más importante, el sueldo de doña Esther más Seguridad Social que percibió de más de 205.000 euros y que cobró por dedicación exclusiva, y que además quería compatibilizar con su despacho, algo indecente y que este alcalde siendo concejal se negó, circunstancia por la que esta Sra., cual vendetta, intenta ahora desprestigiar a la primera autoridad, todo ello sin olvidar que siendo concejala se dedicó solo al patrimonio familiar, y a vallar solares previstos como plaza y zonas verdes como el de la Avda. América.

Y si no le parece bien al Sr. Fernández esta nueva línea editorial, ahí tiene al PP local, que esta semana tres concejales decentes han abandonado las filas dimitiendo, contrarios a una oposición destructiva que lidera el Sr. don Juan Pedro Pérez Quilez, quien realizó tres enganches ilegales de agua y ha cobrado dos subvenciones (8.000 euros) con un negocio ilegal sin licencia, y que también odia a este alcalde, porque en su momento se negó a contratarlo para secretario del Ayuntamiento, porque no tenía capacidad, y además, tras los hechos del cobro de subvenciones y enganche ilegales y presunto hurto de documentos de expedientes del ayuntamiento, como decía la dimitida candidata del PP en el Pleno, ahora nos alegramos en este caso de no haberle contratado por el bien de Albox.

Don Pepe, ávido espero de otra afectuosa y fabulada dedicatoria epistolar semanal que deleite a grandes y chicos y a Ud. posibilite unos euros más.

CARTA ABIERTA A ROGELIO LUIS MENA SEGURA

Por Pepe Fernández.

Sr. ex Secretario de Ideas y Programas del PSOE-A, 
diputado provincial y alcalde de Albox:

Ha optado Ud., Sr. Mena, por un artículo de opinión - publicado ayer en las páginas de IDEAL- en vez de emitir una nota de réplica, aclaratoria o de rectificación, desmintiendo, una por una, las informaciones que desde hace varias semanas vengo publicando en Ideal de Almería sobre el “Caso Mena” (El Caso Albox no existe, no procede pues envolverse en ninguna bandera).

Creo que a los lectores no les habrá pasado desapercibido que, cuando no se pueden rebatir las informaciones con hechos y pruebas documentales, optar por la descalificación, el insulto e incluso la amenaza  (matanza por San Martín) ya definen a un personaje como Ud., hasta hace unos días nada más y nada menos que Secretario de Ideas y Programas del PSOE de Andalucía, el partido mayoritario que cogobierna Andalucía.

Déjeme decirle, de entrada, por qué he creído oportuno hacer un seguimiento informativo a las circunstancias judiciales y políticas que rodean a un personaje como Rogelio Luis Mena Segura. 

Primero, porque estamos hablando de presuntos casos de corrupción política; algo que desde hace muchos años combato como periodista y porque me repugnan sus consecuencias para este país, como ciudadano y como demócrata. Y segundo porque, hasta hace una semana que le “invitaron" a dimitir, era Ud. un cargo político de relevancia autonómica, ocupando una importante Secretaría en la Ejecutiva Regional del PSOE-A, bajo la dirección de Susana Díaz, el cuarto cargo en el escalafón del partido. Una dirigente, por cierto, que pretende convertir en bandera del socialismo andaluz luchar contra la corrupción, ganándose por ello el respeto de mucha gente. “Tolerancia cero contra la corrupción y caiga quien caiga” ¿Le suena la frase?. ¿Se la repito?

Titula Ud. su artículo “Dar de comer al hambriento” y, se supone, que el hambriento soy yo. Y que gracias a las informaciones que estoy publicando sobre el “Caso Mena” puedo comer y pagar mi hipoteca cada mes. Craso error. No todo en la vida es dinero, Sr. Mena, y, en este punto, me remito a la aclaración que, oportunamente, hizo ayer la redacción de este periódico porque es la verdad: escribo gratis total. Ni un solo euro he percibido desde que, en el mes de febrero pasado, inicié mi colaboración semanal, desde la libertad y la responsabilidad, en Ideal de Almería.  No recurriré al refranero como hace Ud. para recordar aquello de “cree el ladrón…”. No, Sr. Mena, para mí el dinero no es lo más importante en la vida. No sé si Ud puede decir lo mismo.

Cree Ud que me ofende al llamarme “insigne becario”. Todo lo contrario. Respeto tanto a los hombres y mujeres que han sido, son y serán becarios en este bendito oficio, que el ser llamado así no me incomoda; al contrario, más bien me rejuvenece, entre otras cosas porque creo que la vida es un continuo aprendizaje. Imagino que esto lo entiende Ud. muy bien dada su trayectoria política, viajando primero del PCE al PSOE, luego del PSOE al PA y finalmente del PA al PSOE de nuevo, un trasiego de carnés y viajes que habrá estado motivado, digo yo, por esas ansias del ser humano de aprender y crecer; para nada trincar más pasta viviendo de los demás. Yo no le considero un vividor de la política y del sindicalismo.

Le confieso que de su artículo lo único que me podría preocupar, de ser cierto, es haber podido hacer daño a personas de su entorno más cercano. Disculpas si ha sido así. No fue nunca mi intención y eso que Ud. lo ha puesto muy difícil al mezclar su vida pública y privada con demasiada ligereza y descaro, siempre a la vista de todos sus paisanos albojenses. Jamás he entrado en la intimidad de los personajes públicos ni entraré. Eso sí, las personas que están en la vida pública, manejando dineros públicos, debieran ser muy escrupulosos y transparentes a la hora de financiar su vida particular y sus actividades privadas. En su partido, el secretario general, Pedro Sánchez , le recuerdo que lo dijo alto y claro a propósito del reciente escándalo del “Caso Monago”, de quién llegó a pedir su dimisión a Mariano Rajoy. 

De hecho yo pensaba que en su artículo nos iba a aclarar, con detalle y justificadamente, el motivo de sus  49 viajes a Madrid y 35 a Sevilla, pagados con dinero del Ayuntamiento de Albox. Muchos de esos viajes en fin de semana, según  han recogido los periodistas -¿también “becarios”?- de Interviú, en un amplio reportaje realizado en su pueblo que, por cierto, no he visto que haya rectificado Ud., ni desmentido lo de los más de 14 mil euros cobrados en dietas por Su Ilustrísima autoridad.

De la misma forma que también esperaba una explicacion lógica y creíble al hecho de haberse ido a contratar en Madrid a una asesora jurídica para Albox, como si en Almería no hubiesen buenos abogados, seguramente muchos en el paro o sin trabajo en sus bufetes. A ellos sí que les habría venido bien que les diese trabajo un cargo público almeriense en tiempos de crisis, usando dinero de los almerienses. Al respecto también hubiésemos agradecido que nos confirmara si, hace unos días, su Ayuntamiento ha procedido a contratar definitiva y oficialmente a la letrada madrileña como asesora fija, con 2.500 Euros de sueldo mensual y gastos aparte. ¿O ha rescindido ya ese contrato acosado por la oposición?

Aprovecha Ud. su articulo para insinuar ¿supuestas corrupciones? de su ex compañera de partido Esther Soto López cuando era concejal socialista en el mismo equipo del que Ud. formaba parte. (La Sra. Soto fue quien en 2009 acude a la UCO en Madrid a denunciar una supuesta trama de corrupción en el equipo de gobierno socialista de Albox).

Si hubo corrupción como pretende insinuar en la gestión de la Sra. Soto ¿por qué no se plantó Ud. en el Juzgado de Guardia en su momento? Lo mismo le digo sobre Juan Pedro Pérez Quílez, portavoz del PP, quien, por cierto, sí acudió a la Justicia cuando creyó que Ud. delinquió al ocultar información a la oposición y por esa razón está Ud. imputado penalmente y con una petición por la Fiscalia de dos años y seis meses de inhabilitación para cargo público.

Ambos, Soto López y Pérez Quílez, sí que acudieron a la Justicia y ambos han hecho públicos los documentos que acreditan sus denuncias. ¿A qué espera Ud. para hacer lo propio? Cuando lo haga estaré encantado en hacerme eco de sus denuncias judiciales. 

Y ya que parece que presume de buena memoria, sería muy clarificador que explicase, con detalle y documentos, la relación económica de una empresa de Ingeniería -Alcaína- con el Ayuntamiento que Ud. gestiona, puesta bajo sospechas en las denuncias de la oposición y en manos de la Justicia. Mientras tanto entenderé sus insinuaciones como una “vendetta” sin pruebas contra sus denunciantes. Lo mismo que cuando se pregunta por mis ingresos, “confesables o no”. Yo le aseguro que no cobro dietas de una caja de dinero público -ni privado- para caprichos personales o placenteros viajes. Como Ud. dice, “difama que algo queda”.

Decirle finalmente que pierde el tiempo si espera el domingo alguna “fabulada dedicatoria epistolar semanal”. Mis artículos no están escritos ni pensados para Ud., ni siquiera para éste o aquel político, sino para los lectores en general, a los que me someto y me debo con la verdad por delante y con documentos;  con errores que no dudo en rectificar cuando los cometo, pero nunca desde la deshonestidad o la falta de ética profesional o personal. Le recomiendo la fórmula, Sr. Mena, dormirá muy tranquilo. A mí siempre me funcionó actuar así en mis casi cuarenta y cinco años de ejercer el oficio de periodista, intentando contar a mis conciudadanos la verdad de lo que pasa a nuestro alrededor, por dura que pueda ser esa verdad para personajes como Ud y por muchas vomitonas que pueda soltar contra un modesto, pero honrado, mensajero.

Le deseo mucha salud. Atentamente. P. F.