Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Cinco crónicas almerienses

Miguel Ángel Blanco Martín
Periodista

Hay un estrecho pasillo que conecta el periodismo, la literatura y la historia con la realidad. Una simbiosis de todo ello constituye el desarrollo del trabajo Almería. Cinco historias necesarias (Instituto de Estudios Almerienses, Colección Narrativa, nº 86,  2014), de Alfonso Viciana (Almería, 1962). Sin embargo, la trayectoria del autor (doctor en Geografía) procede en este terreno desde lo literario (autor de varias novelas y relatos) como una referencia, para cercarse más hacia la investigación de historias que se convierten en crónicas de referencia a lo que fue/es el Nuevo Periodismo, donde el proceso narrativo de la información se construye junto a un contexto literario. Ficción y realidad pueden ir de la mano, vigilándose estrechamente. A este principio general, Alfonso Viciana le ha añadido también la reivindicación de la memoria (histórica, literaria, periodística), en un unos encuentros donde la casualidad también puede estar presente. Es una cuestión que el panorama narrativo está intensificando con los correspondientes debates que suscita la imposición editorial de una forma de entender la novela. Pero Cinco historias necesarias no es una novela, aunque el lector es libre de abordar su lectura desde cualquier prisma.

Alfonso Viciana
El libro lleva un prólogo del profesor Andrés García Lorca (catedrático de Geografía en la Universidad de Almería, y actualmente subdelegado el Gobierno en Almería). Alude el autor del prólogo al contenido del libro como hechos históricos y el proceso de reconstrucción que ha realizado el autor: “Parece que Alfonso Viciana se acerca a la Historia desde la infrahistoria”, para situar en líneas generales la mención sobre “el ser almeriense”. Las historias que el autor considera necesarias, por el momento actual, a la reivindicación de un patrimonio, lo analiza García Lorca como “la exaltación de los no valorados, de los marginados por la historia; personajes anónimos pero que fueron los verdaderos artífices de las transformaciones de su tiempo…”.

El autor sitúa, pues, en primer plano del siglo XXI, cinco crónicas almerienses olvidadas, aisladas, escondidas, desaparecidas. Y lo hace para reivindicar que las cinco historias necesitan estar presentes hoy día: 1ª) Los 43 almerienses fallecidos en el naufragio del ‘Príncipe de Asturias’ (5 de marzo, 1916). 2ª) La matanza de Saida en Argelia (11 de junio, 1881), donde fueron asesinados, por el fundamentalismo, 140 almerienses (hombres, mujeres, niños) que emigraron a tierras argelinas para la recolecta del esparto. 3ª) El misterio de la tercera tumba en la Isla de Alborán (13 de agosto, 1943), posiblemente con los restos del piloto alemán Gerhard Schreiner. 4ª) El bombardeo de Almería por la flota alemana (31 de mayo, 1938), una cruel venganza alemana que provocó la muerte de 32 almerienses en plena Guerra Civil. 5ª) Y los cuatro héroes republicanos almerienses, quienes, después del exilio tras la Guerra Civil,  lucharon con los aliados por las libertades contra el nazismo y el fascismo, en la II Guerra Mundial, integrados en la Novena compañía de la Segunda División blindada francesa: Rafael Gómez Nieto (Adra, 1921), vive en Estrasburgo; Daniel Hernández (Almería, 1924, Arcachou, Francia, 2002), José Zubieta (nombre real: José Góngora, ‘El Gran Góngora’, Almería, 1911, se desconoce la fecha de su fallecimiento); Andrés Sánchez (nombre real: José Antonio Hernández Cervantes, Vera 1922, París, 2012).

Alfonso Viciana ha realizado un importante trabajo de investigación para destapar identidades, en prensa de la época, con documentación y fotografías, en distintos archivos y entrevistas personales, para situar en la actualidad lo que era desconocido o estaba olvidado. Y a todo ello le ha puesto la atmósfera de crónicas periodísticas, cercanas al llamado ‘Nuevo Periodismo’, donde el proceso narrativo de la información se alimenta de técnicas literarias y de interpretación de la realidad desde componentes de ficción.

El escritor pone en evidencia la falta de memoria, cuando pone el acento en que no hay reconocimiento en Almería para ninguna de las tragedias narradas con signo almeriense. Nada recuerda en Almería a los almerienses del esparto masacrados en Argelia en el siglo XIX. Ni a las víctimas del bombardeo alemán, sobre las que sí puso el grito poético Pablo Neruda: “Un plato de sangre de Almería, ante vosotros, siempre…” Ni un homenaje a los cuatro almerienses republicanos que participaron en la liberación de París con los aliados en la Segunda Guerra Mundial.

En síntesis, Alfonso Viciana ha construido en esta ocasión el proceso narrativo de unas historias ajenas a la literatura, aunque ésta sea cómplice del quehacer histórico, sobre unos hechos recuperados para que no se olviden.