Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Patatas calientes y papafritas

José Fernández
Periodista

Dice el candidato socialista a la alcaldía de Almería, Juan Carlos Pérez Navas, que el PP “tiene una patata caliente” con el tema de la imputación del alcalde de Roquetas, Gabriel Amat, por un caso de licencias urbanísticas. Con su desbordante jovialidad, el señor Pérez Navas aseguró a los medios que el PP debería de “dejar de mirar hacia otro lado” y pidió ceses y dimisiones.

Pérez Navas
Y por ejemplo, ese otro lado al que mirar podría ser la localidad de Albox, donde su alcalde, el socialista Rogelio Mena, también ostenta la condición de imputado por haber obstaculizado, presuntamente, el acceso a unos datos sobre pagos a proveedores. En fin, que también son ganas.

Y es que cuando se quiere calentar la temperatura política hay que calcular los pros y los contras de los aceleradores térmicos empleados, ya que con el uso imprudente de un argumento reversible, una patata caliente puede hacer quedar a cualquiera como un papafrita.

Supongo que lo razonable en estos casos (tanto en uno como en otro) es dejar que la Justicia siga su camino y que sean los jueces quienes determinen si hubo o no faltas o delitos. Intentar aprovechar una circunstancia judicial para ponerse un parche en el ojo y ver sólo una parte de la realidad, cuando esa realidad puede acabar volviéndose contra uno, acaba perjudicando a quien se presta a escenificar esa llamada parcial a la dignidad y a quién, desde la retaguardia, aconseja al disciplinado portavoz salir a dar la cara con semejante argumento.

Creo que a estas alturas lo más razonable que puede hacer el madrugador candidato socialista es pedir un peritaje de categoría y reunirse con la Cofradía de la Patata Frita a calibrar la adecuada temperatura en la fritura de los tubérculos, examinar la textura final del plato y dedicar los domingos a actividades más placenteras y menos peligrosas.

Lo digo por los salpicones de aceite caliente que puedan venir en el futuro, vía judicial.