Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

El sueldo de Susana Díaz es muy inferior al de Monago

Juan Folío
La Opinión de Almería

Los frecuentes viajes del presidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago, a las Islas Canarias, y más especialmente a Tenerife, para encontrarse -presumiblemente- con su "amor prohibido" le van a volver loco a él y nos van a volver locos a todos. El dicharachero mandatario ha dado ya tres versiones de los viajes. En la última, la de ayer, no solo se entretuvo el presidente extremeño en contarnos su biografía, sino que alardeó ante los medios de comunicación que era el presidente autonómico español con el sueldo más bajo.

Sueldos de los presidentes autonómicos / Cadena Ser

Y no es verdad. Sin ir más lejos, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ésa que, según él, le tiene envidia por lo bien que va Extremadura y lo mal que va Andalucía, tiene un sueldo inferior al suyo. Según los presupuestos de 2014 de la Junta de Extremadura, el sueldo de su presidente asciende a la cantidad de algo más de 77.000 euros, mientras que, según los presupuestas de 2014 de la Junta de Andalucía, el sueldo de su presidenta asciende a algo menos de 64.000 euros. La diferencia es sustancial.

De entre todos los presidentes autonómicos, José Antonio Monago no es solamente el que tiene el sueldo más bajo, sino que, todo lo contrario, es uno de los que tienen el sueldo más alto. Sólo superan en salario a Monago los presidentes de Cataluña, Artur Mas, que gana más de 144.000 euros; Madrid, Ignacio González, con un sueldo de 103.000 euros; País Vasco, Íñigo Urkullo, con 97.500 euros, y Aragón, Luisa Fernanda Rudí, con 80.000 euros.

El presidente de España que menos sueldo tiene es el de Cantabria, Ignacio Diego, que no llega a los 60.000 euros al año. Le siguen el presidente asturiano, Javier Fernández, y la andaluza, Susana Díaz, que rozan los 64.000 euros.

En definitiva, que si José Antonio Monago no está suscrito al servicio de televisión por satélite -es decir, que no tiene parabólica, como él dice- no es precisamente porque el sueldo no le llegue. Le llega y de manera holgada.