Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Cajamar abandona la patronal de cajas rurales y pide el ingreso en la patronal bancaria

Ángeles Gonzalo Alconada
Periodista / Cinco Días

Al final no hubo acuerdo. El Grupo Cajamar, formado por la rural almeriense y otras 18 cajas rurales integradas en este grupo el pasado mes de marzo, han abandonado la patronal del sector, la Unacc, y han decidido su ingreso en la patronal bancaria, la AEB, solicitud que ha realizado hace ya unos días. Grupo Cajamar se convierte así en la primera entidad financiera proveniente de otro sector, en este caso de las cooperativas de crédito, que deja su patronal para irse a otra.

Esto es posible entre otras razones tras el cambio de estatutos que realizó la AEB hace más de dos años para dar entrada a otras entidades que no fueran bancos. En aquel entonces su idea era incorporar a alguna caja de ahorros. La idea de ampliar el espectro de integrantes de la AEB partió del expresidente de esta patronal, Miguel Martín, aunque será con José María Roldán con quien se lleve a cabo. Ahora prácticamente todas las cajas de ahorros se han convertido en bancos, lo mismo que el Grupo Cajamar, cuya cabecera es el Banco de Crédito Cooperativo, entidad cabecera del Grupo Cooperativo Cajamar.

Sede de Cajamar en Almería
Tras varios años de desencuentro, en diciembre de 2013 Cajamar comunicó su decisión de abandonar la Unacc al sentir que ya no estaba siendo representada por esta patronal y el resto de las dieciocho cajas rurales que conforman el Grupo Cajamar lo pidió poco después, en marzo de 2014. Cajamar y sus 18 cajas aspiraban a que la Unacc les reconociera como un grupo consolidable, al igual que hace el Banco de España y el Banco Central Europeo, es decir, que no estuvieran representadas en la patronal entidad por entidad sino como una sola voz con el peso que les correspondía.

Y aunque el grupo amagó con abandonar la patronal el pasado 30 de junio, finalmente se esperaba que se sellara la paz porque la Unacc les había trasladado que se iba a estudiar esta petición, lo que se interpretó en el sector financiero como una puerta abierta a que el Grupo Cajamar continuara en la patronal. Finalmente la Unacc ha aceptado la baja voluntaria que Cajamar pidió hace ahora casi un año, por lo que inmediatamente el grupo ha pedido formalmente su inscripción a la AEB.

El Grupo Cajamar es la mayor cooperativa de crédito española, con un volumen de 43.000 millones de euros en activos. La siguiente es Caja Laboral, con un volumen de 24.000 millones de euros, y ya se pasaría a la Rural de Navarra, con 9.500 millones en activos. Pese a las diferencias de tamaño Cajamar no tiene representación en el consejo de la patronal, algo a lo que se intentó poner remedio, pero que finalmente no se ha conseguido.

Tras la vuelta de vacaciones parecía que Cajamar podría sentarse en el consejo de la patronal de cooperativas. Se pasaría de esa forma de un enfrentamiento de años a tener un puesto en el máximo órgano de gobierno de la patronal. Pero todo se ha quedado en un amago. El presidente de la AEB, José María Roldán, sin embargo, consigue ganar un nuevo socio, algo que les viene muy bien, dado que cada vez hay menos socios, aunque es la CECA quien más ha perdido, dado el número de cajas de ahorros que han sido absorbidas por otras entidades.