Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Jesús Toral saborea "El olor de la chirimoya"

Antonio Torres
Director de Canal Sur en Almería

El periodista y reportero del programa de Canal Sur Televisión Tiene arreglo Jesús Toral tiene en las librerías su exitosa  novela con tres ediciones  El olor de la chirimoya,  donde homenajea a su familia y las víctimas de los caciquismos de los pueblos. Su novela está a caballo entre Granada y Almería. Historias similares en toda la Alpujarra. Se adapta a la realidad y abre a los lectores las interpretaciones que deseen en función de su propia experiencia.

Jesús Toral, con su libro
Jesús Toral Fernández (Ordizía, 1970), hijo de emigrantes andaluces y trabajadores en una empresa de ferrocarriles, se hizo periodista  “porque me gusta escuchar y contar historias”. Es especialista en los temas de Granada y Almería  por su labor de reportero volante de Canal Sur Televisión para el programa Tiene Arreglo. Con anterioridad estuvo en Telecinco y en el programa Andalucía Directo, encargándose de la actualidad almeriense.

El olor de la chirimoya es su primera  novela. Narra la historia real de sus abuelos  en un entorno rural como Otívar, en plena serranía tropical de Granada. La trama se inicia con la descripción del caciquismo del Marquesado de Cázulas que asfixiaba a la población  y discurre durante la primera mitad del siglo XX bajo el prisma de María, la hija de Cristóbal, una mujer ciega y tocada por varias desgracias en el ocaso de su vida y que el alcalde de los rebeldes de la Guerra Civil le quiere quitar su vivienda y se busca falsos testimonios para acusarle de haber matado y enterrado a un sargento.

“La novela –dice- pretende ser un homenaje sentido a toda una generación que supo sacrificarse a costa del duro trabajo en el campo andaluz para ofrecer a sus descendientes una vida mejor. Una narración llena de verdad, respetuosa, de sentimientos y que une la necesidad de clamar a voz en grito por todas las iniquidades que vivieron nuestros abuelos y los padres de estos”.

Recopila la historia de sus abuelos: “La escuché de la voz de mi tía María, anciana y ciega,  una mujer con una memoria portentosa que, a pesar de ser una niña cuando vivió esa traumática experiencia, recordó toda su vida lo que tuvieron que sufrir sus padres”. Muchas personas han vivido situaciones similares  o las han sufrido en sus carnes y, por tanto, se sienten identificadas con esta historia: “Sorprendentemente me he dado cuenta de que caciques hubo en todas partes”.

Jesús Toral tiene su potente historia. Como vecino de  Ordizia, en su adolescencia,  conoció a la vecina asesinada por ETA María Dolores González Yoyes. Y la campaña de difamación y de amedrentamiento. “En la división del pueblo, comprendí muchas cosas, sobre todo a observar y no juzgar porque todo el mundo tenía su verdad”, asegura Toral. El silencio, el miedo, la falta de libertad permanece en muchos ámbitos. “Cuando acudo a los pueblos de mi familia me miran de arriba abajo, me escrutan”. La vida en los pueblos permanece para bien y para mal.