Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Rajoy, dos días en Almería

Juan Torrijos
Periodista

Será interesante, una vez que el presidente Rajoy finalice su visita a nuestra provincia, compararla con la celebrada hace unos días por la presidenta de la Junta, Susana Díaz. Mientras eso ocurre, no estará de más dejarle algunas sugerencias o mensajes al presidente español.

Mariano Rajoy
Don Mariano, lleva usted tres años al frente del Gobierno español y por Almería no lo hemos notado demasiado, qué quiere que le diga. Me va a decir que la herencia recibida era muy mala y etc., etc., y puedo estar de acuerdo, pero tras tres años de gobierno no sé si se puede seguir agarrado a la leyenda de la herencia de Zapatero. Que sí, que fue muy malo, casi ciego ante la crisis y todo lo que usted quiera, pero han pasado tres años, tres, y no vemos la luz por esta esquina de la península.

Almería tiene 83.000 personas en paro, y emigrando. Nos volvemos a convertir en provincia de emigrantes, cosa que no ocurría en los últimos treinta años. Cierto que ya no se habla de rescatar a España en las cancillerías europeas y que la prima de riesgo no vuela por las alturas como en tiempos pasados, pero en las casas de millones de españoles (83.000 en Almería) aún no se han notado las luces de sus tres años de gobierno.

Dicen que se ha dedicado a la gran economía, que era lo más preocupante para España, y nos parece bien, pero nos sigue dejando en manos de unas administraciones locales, provinciales y autonómicas que siguen gastando a su antojo, con una importante división y enfrentamiento entre los ciudadanos de una y otra comunidad y con unos gastos en políticos cada día más difícil de mantener.

Miles de políticos pululando por Ayuntamientos, Diputaciones y comunidades, y junto a ellos miles de empresas públicas donde pacen amigos y compañeros de partidos, sin olvidarnos de los asesores. La famosa reforma administrativa prometida, tan necesaria para rebajar los gastos públicos ni llega ni se la espera. Para qué hablar de la reforma de la ley electoral y tantas otras como se prometieron.

En Almería seguimos esperando el AVE, la A-7, un Plan Hidrológico, quitar los pasos a nivel y un sin fin de necesidades. Tengo ganas de oír lo que viene a decirnos, pero que quiere que le diga, las palabras se las lleva el viento y sus promesas de hace tres años volando están.