Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Paco Ariza, en El Castillo de Santa Ana de Roquetas

Juan Fco. Plaza Pérez
Técnico, Castillo de Santa Ana

Contamos con el inmenso orgullo y placer de albergar estos días y hasta finales de año una incomparable exposición en el Castillo de Santa Ana de Roquetas de Mar. El artista cordobés de fama internacional Paco Ariza nos sumerge en el tiempo (título que da nombre a la exposición) a través de una antológica muestra mixta de pintura y escultura.

Paco Ariza
Tal y como comenta el escritor José Antonio Santano, “el  nombre de Paco Ariza va ligado, inexorablemente, al Arte con mayúsculas”. Y ese Arte con mayúsculas sin ataduras de Ariza, al liberarse de toda representación académica, propone una relación distinta del espectador con la obra, una relación menos  racional, menos conceptual y más sensorial. Un abandonarse y disfrutar de las formas, los colores, la luz, etc.

En palabras de la directora del Castillo de Santa Ana, Antonia María Lafuente, en definitiva una relación “mágica”, porque este es el concepto que mejor define esta exposición. La magia en la que nos envuelve y sumerge su autor. Así, la pintura y escultura de Ariza, en esta muestra que nos presenta en el Castillo de Santa Ana, largamente investigada, pensada y reflexionada por el artista, tendría un impulso democratizador de universalización del disfrute estético al emanciparse del tema, del motivo.

No se exige ningún conocimiento ni formación previa del público. Tan sólo el deseo de ver y observar algo mágico y maravilloso como decíamos más arriba. Es probable que este impulso tenga su origen en una saturación de significaciones alrededor de toda representación academicista, que impida ya toda mirada “ingenua” sobre las imágenes, puesto que Ariza a lo largo de su dilatada trayectoria creativa y profesional ha demostrado una madurez artística y una capacidad de investigación sin parangón, que le lleva a estar en constante lucha y competencia consigo mismo, como también sostiene el propio profesor Santano.

En definitiva, con “Sumergiéndose en el Tiempo” Ariza nos transporta ante un marco de tal grandeza y genialidad, digno de cualquier gran espacio artístico/escénico y/o Museo a nivel nacional e internacional, que sin duda alguna se sentiría honrado, tal y como lo está El Castillo de Santa Ana, de albergar tan espléndida obra.