Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Los datos de la EPA en Almería y el don de la oportunidad de Rajoy

Antonio Quesada
@AntonioFQuesada

Almería está atravesando por un momento muy complicado. Los datos que ha hecho públicos el Instituto Nacional de Estadística dan fe de ello. Según la Encuesta de Población Activa tenemos 130.600 parados, que se dice pronto, en la provincia. Son muchos los dramas familiares y personales que crecen a la sombra de la frustración de la cruel política económica y social aplicada por la derecha.

Mariano Rajoy
Sinceramente, no tenía ni la más mínima intención de dedicarle hoy ni una sola línea al presidente del Gobierno pero se hace difícil encajar estas cifras sin recordar esas palabras entusiastas de Rajoy en Almería -hace solo unos pocos días- al referirse al supuesto crecimiento que está experimentando la economía.

Está claro que no hablaba de Almería. Si algún ‘don’ tiene Rajoy ya sabemos que el de la oportunidad no es uno de ellos. La economía almeriense sigue sin poder superar de ninguna manera esta terrible crisis que nos atenaza y hasta para eso pareciera que somos también una esquina, el córner del que nadie saca un balón en condiciones.

Sin embargo, las cosas tienen a veces una explicación más sencilla de lo que en un principio cabría pensar. Almería ha perdido en los tres últimos años con el PP algo más que un tren. Ha perdido la oportunidad de crecer en el sector turístico porque hay que tener mucha voluntad para llegar hasta aquí.

Hay que ser muy atrevido para pegarse casi siete horas de tren desde Madrid o gastarse -como decían los representantes de los empresarios almerienses- 500 euros en un avión; un precio con el que cualquiera que no sea de esta provincia se preguntaría si estás comprando el aparato a plazos.

Si no podemos sacar de manera rápida los productos que producimos o si los viajeros eligen otros destinos a los que llegan antes y gastando menos en el trayecto, nuestra recuperación será mucho más lenta y, lo que es peor, no habrá manera de rebajar estas cifras de paro.