Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Lennon en Almería

Juan Bautista Sanz
La Opinión de Murcia


Hollywood espera a David Trueba y a su equipo por la nominación de su película Vivir es fácil con los ojos cerrados, representando a España en la Gala de los Oscars; y con ellos al profesor cartagenero Juan Carrión, cuya historia cerca del beatle John Lennon inspiró al cineasta el filme. En 1966 John Lennon estuvo varias semanas en Almería rodando la película How i won the war bajo la dirección de Richard Lester. Atravesaba Lennon un momento fundamental de su vida que en buena parte se reflejó en la ya mítica canción Strawberry fields forever, que compuso durante su estancia en España.

Cynthia en Almería, 40 años
después
Le inspiró Almería, el mar, el cortijo llamado Santa Isabel, una mansión a las afueras de la ciudad en la que vivió parte del tiempo. Y le hizo recordar ese orfanato que había en Liverpool, muy cerca de su casa, y junto al que había un parque en el que el músico solía jugar con sus amigos. De Almería se llevó, además de la canción, algunas otras cosas, porque fue aquí, en España, y con motivo de la película donde adquirió la costumbre de llevar gafas redondas, esas que le identificaban.

La estancia de Lennon en Almería tiene su fondo más oscuro en un incidente que se trató de ocultar y del que se ha hablado poco. Una anécdota si la cuentan la gente más cercana al músico, pero mucho más que una anécdota para el protagonista de esta historia. La primera esposa de Lennon, Cynthia, que le acompañó en parte del rodaje, conducía un Seat 1500 cuando uno de aquellos días de otoño recién estrenado, se vio implicada en un accidente.

El vehículo salía de la casa que el artista ocupaba en la playa de El Zapillo cuando atropelló a un ciclista. Aquel hombre era Enrique Medina Barceló, que regresaba a casa después de acabar su jornada de trabajo en una obra en construcción, uno de los primeros edificios, por no decir el primero, de los que se levantaron en esa zona de la costa almeriense. El coche arrolló la bicicleta y Enrique quedó gravemente herido tendido en el suelo.

La esposa de Lennon iba acompañada de un periodista extranjero de nombre Kirklan y se bajó del coche asustada por lo sucedido. Cynthia se acercó al hombre mientras exclamaba en un español chapurreado «no tocar». El herido quedó allí hasta que pasó un 600 cuyo conductor llevó a Enrique a la Casa de Socorro. El accidente le dejó con el fémur destrozado, y las secuelas le han acompañado de por vida. El coche del atropello era alquilado y no el Rolls Royce particular de Lennon con el que también se paseó por Almería.

Hubo juicio, y la sentencia culpó del accidente a la esposa de Lennon, que, por supuesto, se tuvo que hacer cargo de la indemnización, con la que Enrique se compró un piso. Es la otra historia, de la gran historia de Lennon en España.