Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Las plantaciones de olivos invaden la superficie provincial

Manuel León
Redactor-Jefe de La Voz de Almería

Moraila tiene 600 has. en Tabernas
La carretera que une La Jara de Garrucha y Valle del Este de Vera ha empezado a verdear con miles de plantones de nuevos olivos, hasta donde la vista se pierde. Entre cortijos diseminados, barranqueras y antiguas tierras destinadas a trigo candeal, se van a recolectar en el futuro toneladas de aceitunas para extraerles el zumo del aceite.

No se trata de un hecho aislado. En estos últimos años se viene observando en  la provincia un incremento exponencial de la superficie de olivar explotado por método superintensivo, que utiliza una máquina espaldera para ahorrar costes de mano de obra y agilizar la cosecha. Ya se desarrolla en zonas de Tabernas, Sorbas, Tahal, Uleila, Serón y ahora también germina en Vera.

Explotaciones Agrícolas Giménez, una empresa granadina con sede en Huétor Vega dedicada al cultivo y comercialización de cítricos, hortalizas y aceituna, ha adquirido en torno a 150 hectáreas a las entidades financieras que embargaron terrenos a las promotoras Key Mare y Dico para sembrar ese mar de olivares que resplandecen junto al antiguo proyecto residencial Veragolf, impulsado hace más de veinte años por el deportista Severiano Ballesteros, que nunca vio la luz.

La fiebre del ladrillo propició que esos terrenos rústicos fuesen objeto de deseo de la firma constructora de San Pedro de Pinatar que pagó a pequeños propietarios históricos de esos pagos hasta 12 y 14 euros el metro con la idea de convertirlos en nuevas zonas urbanísticas para el turismo residencial. La vorágine constructora, el exceso de oferta y el pinchazo de la burbuja provocó hace más de un lustro que estos planes se quedaran en el dique seco, con las empresas promotoras en bancarrota y con el suelo adjudicado a las entidades acreedoras. De ello han sabido aprovecharse agrícolas como la granadina, dirigida por los hermanos Giménez del Río, que han pagado por esas tierras a un precio que no alcanza el euro por metro, diez veces menos.

Junto a estos terrenos roturados ahora, aún queda mucho más suelo que fue de otra empresa promotora, Ingofersa, que también quebró cuando se truncó la expansión residencial.

Para el riego de esta superficie, la mercantil ha hecho reserva de agua reciclada en terciario de la depuradora de Vera a la empresa municipal Codeur que tiene una capacidad de producción 1,2 millones de metros cúbicos, con la que también se riega el vecino campo de golf de Valle del Este.

La empresa granadina tiene también en producción la Finca Moraila en Tabernas de 600 hectáreas y emplea en total a un centenar de trabajadores.