Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Isabel Pantoja, en Huércal-Overa: "Lo que venga lo recibiré con las botas puestas"

Juan Folío
La Opinión de Almería

La cantante Isabel Pantoja dio anoche en Huércal-Overa su último concierto antes de la que puede una de las peores noticias de su vida –la primera sigue siendo sin duda el fallecimiento de su esposo Francisco Rivera Paquirri-, cual es su ingreso en prisión. Dos mil personas llenaron por completo el Palacio de los Deportes de la localidad del Levante almeriense, que estos días disfruta de sus fiestas patronales.

Isabel Pantoja,
 "con las botas puestas"
La tonadillera dio la impresión de que tiene el cuerpo moldeado al sufrimiento. Con resignación, fue explícito ante los huercalenses: “Venga lo que venga lo recibiré con las botas puestas”, dijo mientras recibía un sonoro aplauso de sus seguidores. Durante su actuación no se oyó ni una sola voz de reproche por sus problemas con la Hacienda Pública.

De profundas convicciones religiosas, la cantante pidió a la Virgen del Rocío “lo más importante que hay: salud, y, por lo demás, que venga lo que venga y que sea lo que Dios quiera”.

Isabel Pantoja tuvo entre el público a una espectadora de excepción, su hija Chabelita, que también sufre estos días de cierto ajetreo sentimental por las diferencias con el padre de su hijo, Alberto Isla, que ha vuelto a emparejarse con la televisiva Techi. Precisamente a Chabelita y a sus nietos dedicó la cantante su canción infantil “Cucú cantaba la rana”. Al finalizar el concierto, la hija de Isabel escribió en su Twitter: "¡Buenas noches, gran concierto de mi madre!".

Chabeli, anoche en su Twitter

El público huercalense se mostró en todo momento cariñoso con Isabel y dirigiéndole continuas palabras de ánimo, tales como “Estamos contigo” y “Sé fuerte”. Pero, al contrario que en otros conciertos, no se vio manifestación alguna de apoyo económico para la fianza que Pantoja tiene que poner si quiere eludir su ingreso en prisión. En su último concierto, en Zaragoza, algunos fans se personaron con sobres de dinero para ayudar a la cantante a evitar el trago de verse entre rejas.

No obstante, la cantante sevillana parece que aún mantiene vivo su propósito de eludir la cárcel, pues su concierto en Madrid del 28 de noviembre no ha sido suspendido. De hecho, las entradas están a la venta en El Corte Inglés.