Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

¿De qué vamos a vivir los almerienses?

Javier Menezo
Letrado del Inem

Esto de pasear al perro enriquece mucho mi vida social. Hace poco coincidí con cinco personas, cuya situación no pretendo hacerla pasar por una radiografía de la sociedad almeriense, pero pensemos que con unos cuantos más se llegan a hacer estimaciones de voto. De los cinco, uno, el más formado, se iba el martes siguiente a Londres, a trabajar allí. Otro era parado de larga duración y cobraba la RAI por mayor de 45 años, tras agotar prestaciones y subsidios; otro lo era de una duración todavía mayor y no cobraba nada; otra recibía 200 euros de un subsidio a tiempo parcial y, sí, había un joven que había conseguido un empleo. Pero no descorchemos el champán, no han vuelto los días felices, porque iba a ser figurante en la película que van a rodar en la Alcazaba.

"Los planes que ahora se están
anunciando no crean empleo"
Así surge la pregunta lógica: ¿De qué vamos a vivir los almerienses? No sólo no tenemos respuesta, sino que parece que hemos desistido de buscarla. Se ensalza la fortaleza de la Agricultura y menos mal que existe, y se habla del turismo. Pero ni la Agricultura va a generar, directa o indirectamente, esos miles de puestos de trabajo extra que permitan reducir significativamente el 34% de paro que nos avergüenza, ni pueden crearse ya muchos miles de puestos de camarero. Sin olvidar que hablamos de actividades de campaña, algunas de corta duración, donde la contratación a tiempo parcial es la norma, y por tanto, los salarios que permitan llegar a fin de mes la excepción.

No es nada descartable que esta recuperación de la que se habla, y cuya existencia no pongo en duda, sea una recuperación sin empleo y que, además, pase de largo por Almería, como pasó la llegada del AVE. Almería necesita una idea de futuro laboral, si se quiere llamémosle plan de empleo. Pero con cuidado, un plan de empleo eficaz debe mirar al medio y largo plazo, no al rédito inmediato. Ahora hay en marcha algunos planes de empleo, como una especie de cura urgente, y eso no basta.

Nuestra experiencia de 25 años con el PER nos hace desconfiados, y ojala fueran como el PER cuyo éxito es la reiteración. Cada año un grupo de municipios del interior reciben fondos para hacer obras en las que dar "peonadas" a desempleados que usaran esas 35 jornadas de trabajo para recibir un subsidio. Un círculo de empleo público y subsidio, injustamente criticado que no puede trasladarse al ámbito urbano. Los planes que ahora se están anunciando no crean empleo. Dan puestos de trabajo que finalizan en cuanto se termina de pintar el muro.