Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Ángeles custodios

Rafael Leopoldo Aguilera
Director del Instituto de Estudios Almerienses

Los santos Ángeles Custodios, seres espirituales no corporales, servidores y mensajeros del único Dios del Amor y el Perdón, del Señor de la Vida y la Esperanza, es posible que se haya cruzado con alguno y usted no se haya dado cuenta, tan sólo se dedican a protegernos del mal, siendo los Guardianes del cuerpo nacional de policía y, también, de un elevado número de Cuerpos de la Policía Local, quienes durante las 24 horas y los 365 días del año, velan loablemente por la defensa, el orden y la seguridad de todos los ciudadanos y ciudadanas de España. 

Día de los Ángeles Custodios
La tradición evangélica, la figura del Ángel Custodio, es un príncipe celeste, que ayuda a cada mujer y hombre en su vida ordinaria, en los momentos de dificultades o de tribulaciones, y con más intensidad en los niños y niñas, que la tradición católica nos ha hecho sentir desde pequeños, al cubrirnos un Ángel de la Guarda para ayudarnos y protegernos de las travesuras y peligros de fuerza mayor.

Un Ángel fue quien anunció que el Verbo, la Palabra, se hizo carne y habitó entre nosotros. Por ello, en la fe y la devoción a los Ángeles Custodios, el cuerpo nacional de policía en Almería celebró litúrgicamente el día 2 de octubre, con sentido religioso dominico, los actos conmemorativos a sus Santos Patrones, invocándolos con unción para que en el ejercicio de sus funciones y tareas públicas sean su otro compañero de su vida, de su custodia, centinela, consejero, protector y nunca le abandonen, ni de noche ni de día.

El subdelegado del Gobierno, Andrés García Lorca, destacó con brillantez oratoria académica, el trabajo vocacional de los policías por su alto grado de sociabilidad e incardinación en la sociedad civil, abiertos siempre al diálogo y a la ayuda con celeridad, eficacia y eficiencia en el cumplimiento de su deber público y sacrosanto, piedra angular, para que las personas podamos vivir en paz y los creyentes y no creyentes, en gracia de Dios. Y el testimonio de esta incardinación en la sociedad, son las distinciones honoríficas, que han recibido con solemnidad y legal forma, en este místico día, por ser acreedoras de ellas, la funcionaria María José Olmedo, el magistrado juez de la Audiencia Provincial, Luis Durbán Sicilia, el capitán de la Guardia Civil, José García Maldonado, así como instituciones comprometidas en su lucha contra la exclusión social y las víctimas de la prostitución y contra la trata de blancas como son las Hermanas Adoratrices, Oblatas y la asociación APRAMP.