Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Sin noticias de la Plaza Vieja

José Fernández
Periodista

El pasado catorce de febrero, la consejera de Vivienda, Elena Cortés (IU), la que lamenta que su cargo le impida ir por ahí haciendo escraches, estuvo en Almería para firmar con el alcalde, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador (PP), un añadido al viejo acuerdo entre Junta de Andalucía y Ayuntamiento para la rehabilitación de la Casa Consistorial. Puede que ustedes no lo recuerden, pero uno está aquí para esas cosas. Ya saben que la Junta anunció en 2000 que en 2005 los almerienses tendríamos rehabilitado el viejo caserón de la Plaza Vieja, aunque en 2014 seguimos esperando mientras una lona tapa la vergüenza y el olvido que vituperan el corazón del casco histórico almeriense.

Elena Cortés
Y para que no se le olvide a nadie, me permito señalar que en el punto 1º de dicha adenda dice textualmente “Compromiso de la Junta de Andalucía de asumir la gestión de la adaptación del proyecto hasta su supervisión y aprobación dentro del primer semestre de 2014”. Miren ahora la fecha del día y tomen nota de que el Ayuntamiento no tiene noticia alguna sobre esta cuestión. Y no estamos hablando del capricho de un alcalde o del gusto por confrontar de unos malvados. Estamos hablando del estado de ruina del primer edificio civil y administrativo de la capital de la provincia de Almería.

Supongo que eso importa una higa en Sevilla (a la hemeroteca y al calendario me vuelvo a remitir) pero a muchos almerienses sí que nos importa, y mucho, que el Ayuntamiento de nuestra ciudad presente tan miserable y desolador estado. Ahora no hay campaña electoral, ni máquinas que llevar a toda prisa a una autovía paralizada para que la prensa pueda hacer dos fotos. Es la contestación oficial de la Junta a la paciencia del Ayuntamiento: de momento, nada.

A ver si esta vez cumplen con lo que firman o si, una vez más habrá que aguantar que, encima, llamen provocador al que recuerde el valor de la palabra dada.