Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz


Piñatas para los niños de Primera Comunión de Gádor

Elena Torres
Periodista / Teleprensa

El Ayuntamiento de Gádor se ha comprometido a hacer una ‘tradición’ la entrega de piñatas a los niños que van a hacer la primera comunión en su municipio. Tiempos de crisis aparte y aunque las cuentas de este consistorio estén muy saneadas, uno no alcanza a entender que clase de ‘competencia’ se atribuye el Consistorio para hacer de la primera comunión, que no necesariamente deben realizarla todos los niños del pueblo en un país aconfesional como es el nuestro, para ‘premiarles’ con tal singular regalo.

Los niños de Primera Comunión reciben piñatas del Ayuntamiento

Claro que a buen seguro la iniciativa como tal no es del pleno del Consistorio sino más bien del gobierno del Partido Popular que lo dirige desde hace ya unos cuantos años, de ahí que pueda convertir en tradición la iniciativa.

Entiendo que el Consistorio regale el texto de la Constitución a todo joven que cumpla 18 años y por tanto dé el gran paso de convertirse en ciudadano de pleno derecho con capacidad para votar y responsabilidad sobre sus actos pues ya es mayor de edad y él responde por si mismo, pero ni comparto ni acepto que con el dinero de todos, -ateos, musulmanes, judíos, católicos…-, un gobierno decida tener este tipo de detalles con unos determinados miembros de su comunidad. La medida es excluyente y además, totalmente innecesaria porque no parece  que dar el ‘gran paso’ de hacer la primera comunión conlleve la necesidad de hacerse con una piñata.

La entrega del regalo, hace unos días, nos dejó además la estampa de la firma de la empresa a la que compran el detalle. Y mira por donde se trata de una de las involucradas en el ‘caso facturas’, con lo cual la torpeza del PP local es descomunal cuando es este partido quien ‘ha destapado’ el turbio asunto. Esto en plena campaña electoral, nos hace a todos además especialmente sensibles sobre si detrás de las piñatas habrá alguna compra más no declarada. Pero seguro que no, que el alcalde de Gádor, Eugenio Gonzálvez, muy al contrario quiere compensar los quebraderos generados a la empresa por su propio partido.