Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Las europeas en Almería, en ocho claves


Iván Gómez
Redactor-Jefe de Diario de Almería

Después de alcanzar su techo en las generales de noviembre de 2011, con un 57,6% de los votos sólo superado por los socialistas con Felipe González en 1982, el Partido Popular de Almería ha ido perdiendo respaldo en las últimas citas con las urnas, si bien en las andaluzas su fuga de papeletas no fue tan significativa como la que sufrió en la jornada del domingo. Es cierto que en el mapa regional figura como la única provincia en la que los populares han podido saborear la victoria, pero ha sido tan grande el retroceso en votos que preocupa y mucho en el seno del Partido Popular porque las municipales están a la vuelta de la esquina.
Su candidatura para las andaluzas recibió el apoyo de un 51,7% de votantes almerienses y en las últimas ha bajado hasta un 35%, 16 puntos menos que en las anteriores europeas de 2009.  ¿Estamos ante el fin de ciclo de una hegemonía popular que se mantiene desde que ganaran por la mínima en las municipales de 2007? La respuesta se conocerá en menos de un año. Lo único que queda claro a estas alturas es que el castigo probablemente está más ligado a la mala coyuntura económica del país y a la política de recortes y medidas de ajuste del Gobierno de Rajoy que a los argumentos expuestos por uno y otro partido en campaña.
Eso sí, en el avance electoral del PSOE en el mapa provincial, en cifra de pueblos (72) que no en respaldo porque retrocede siete puntos en relación a los últimos comicios del Parlamento de Europa, no se ha minado la estima de todos los alcaldes populares por igual. El correctivo ha sido dispar y son unos cuantos, principalmente los de los grandes municipios, los que salen fortalecidos de cara a las elecciones del próximo año.
1-140525 LRRC Votacion Elecciones Europa
Luis Rogelio Rodríguez, alcalde de Almería
1.Victoria del PP en los municipios de mayor población. El PP cosechó en la jornada del domingo un excelente resultado en Roquetas, El Ejido, Níjar, Gádor, Vera y Adra, entre otros, llegando a duplicar incluso los votos recibidos por el PSOE, lo que demuestra que la gestión de los alcaldes en los últimos años puede contrarrestar la dinámica de retroceso vivida por el partido en la inmensa mayoría de pueblos de la provincia. Una inyección de confianza recibieron en la noche del domingo Francisco Góngora, Gabriel Amat, Enrique Hernando y Antonio Jesús Rodríguez al ver como sus municipios esquivaban el desgaste electoral del PP en el conjunto del país. El de Níjar, por ejemplo, fue según reconocía el primer edil el segundo municipio de más de 25.000 habitantes de Andalucía con mejor resultado de los populares. Transformaron el castigo al bipartidismo, del que también han salido mal parados los socialistas, en oportunidad de mantener e incluso agrandar sus diferencias con la oposición, al igual que han hecho regidores socialistas como el de Benahadux, Albox, Vícar o Fiñana. En la capital también ganó el Partido Popular, si bien se han dejado 19 puntos en relación a los comicios europeos de 2009 y los socialistas están ahí, a poco más de cuatro mil votos. Los resultados del domingo demuestran que los socialistas ganan espacio electoral y son alternativa real de gobierno en la mayoría de municipios de la provincia, pero en los grandes feudos sigue la hegemonía de los populares.
2. La proyección de los resultados de las elecciones europeas en la capital, como si se tratara de las municipales a pesar de las grandes diferencias en cuanto a la participación y configuración del voto, cambiarían casi por completo el reparto de escaños en el Ayuntamiento de Almería. De los 27 concejales actuales, que sitúan la mayoría absoluta en 14, el PP se quedaría con 11, el PSOE 9, Izquierda Unida 3, Podemos 2 y UPyD 2. De poco sirven estas cuentas de la vieja de cara a la futura aritmética electoral de las municipales, si bien pueden indicar un cambio de tendencia preocupante para el actual equipo de gobierno. Es más, la agrupación de partidos minoritarios de izquierdas haría aún mucho más daño y serían 10 actas para el PP, 8 para los socialistas, 2 para UPyD y nada menos que 7 para la unión de fuerzas. Y es que el Partido Popular de Almería, pese a ganar, ha caído en las europeas desde un 53 a un 33% de los votos. Los socialistas, aún sin candidato oficial aunque suene Juan Carlos Pérez Navas, recortan distancias pero también han sufrido un varapalo en las urnas. Las votaciones del domingo son un aviso para navegantes, queda un año frenético por delante.
10345554_10203747023057251_4857631585401286563_n.jpg
Miembros del PSOE, durante el recuento
3.En Almería la derrota es huérfana. En la provincia todos ganan y nadie pierde. Las elecciones van pasando y nadie suele reconocer el retroceso en las urnas. Ayer, ni el Partido Popular ni el PSOE de Almería quisieron reconocer ante su militancia, y ante la ciudadanía en general, que habían sufrido un duro varapalo en las urnas porque más allá de la victoria pírrica de los populares o de las proyecciones de datos que se apresuraron en montar los socialistas (por las que tendrían un escaño más en el Congreso de los Diputados) está el hartazgo de unos almerienses que se están empezando a creer la oferta de otras formaciones. Los votantes desencantados del paro y la corrupción, los ciudadanos cada vez más desideologizados y los rescatados de la abstención han empezado a ver más allá del tradicional bipartidismo.
4.La irrupción de los partidos minoritarios. El crecimiento que en las últimas citas con las urnas ha experimentado en la provincia Izquierda Unida (del 5,2% en las generales al 7,1 en las andaluzas y ahora un 7,5) sólo es superado por la debutante formación Podemos con un 5,63% de los votos, nada menos que 10.282 en su primera concurrencia, y por la incipiente UPyD que de no representar ni el 3% en las andaluzas y el 1,68 en las últimas europeas se colocan con el 6,5% de sufragios (12.018) como cuarta fuerza política. Los Ciudadanos que encabeza Miguel Cazorla sumaron 4.450 votos en una dinámica positiva (siendo los más respaldados de la comunidad autónoma), al igual que ocurre con los andalucistas que consiguen 2.048 papeletas. En las elecciones del domingo ha quedado claro que el bipartidismo está herido, pero no ha muerto. El castigo que recibieron las grandes fuerzas políticas podría o no tener continuidad en las municipales del próximo año, una incógnita que se irá despejando con el paso de los próximos meses y que irá en función de si la ciudadanía ve una alternativa real de gobierno. El meteórico ascenso de los partidos más pequeños es un reflejo del hartazgo de los ciudadanos, pero la aritmética electoral les puede acabar pasando factura en unos comicios locales. IU y UPyD no alcanzaron ni el 3-2% de votos en las europeas de 2009 y ayer superaron el 14% ganando un considerable espacio político al que se añadiría el de Podemos. PSOE y PP sumaban el 90%, hoy menos del 70%.
10338779_10202145352341094_2636193988163391677_n.jpg
Mari Carmen Ortiz se queda sin escaño
5.La eurodiputada tendrá que esperar. Cuando todos en el PSOE de Almería daban por hecho que Mari Carmen Ortiz volvería a los plenos del Parlamento de Europa llegó la sorpresa del batacazo de su partido y se diluyeron todos los argumentos de una campaña por la que la voz de Almería llegaría a Bruselas. Finalmente no repetirá como eurodiputada, un escaño que ya ocupó durante unos días, al igual que la socialista nijareña Mabel Salinas entre 2004-2009.
6.Arboleas fue el pueblo con menor participación en las urnas (26,8%) y Bentarique el pueblo que más vecinos movilizó (81,9%). La abstención en el conjunto de la provincia se mantuvo, a pesar del creciente desapego de los ciudadanos hacia la política, en parámetros similares a los de los anteriores comicios europeos con un 59,5% (57% en los de 2009 y 58% en los de 2004).
7.Almócita fue el municipio con mayor respaldo a la candidatura del PSOE en las urnas , con un 74% de los votos, mientras que el municipio de Turrillas apoyó de forma masiva a la lista del PP con un 73,9%. El desencanto vecinal hacia la clase política se canalizó con votos en blanco en casi todas las localidades almerienses con la excepción de Bacares, Benitagla, Santa Fé de Mondújar, Turrillas, Velefique y Olula de Castro. En este último municipio se produjo un empate técnico de 40 votos de PSOE y PP.
10363624_297292370433780_5436579481902221679_n.jpg
Arias Cañete, con Matarí y Hernando
8. Encuestas fallidas. Se las prometían felices los dos principales partidos analizando las encuestas publicadas durante los últimos meses. Nada menos que 10-15 puntos más iban a tener según los sondeos fallidos, siendo el mayor fiasco el Estudio General de Opinión Pública de Andalucía realizado a principios de año por el que los socialistas ganaban en la provincia. El voto por correo que se cerrará en los próximos días no será suficiente para que los socialistas remonten las distancias con los populares en la provincia, una posibilidad que contemplaron a medio recuento en la noche del domingo, cuando llegaron a estar por delante del PP en más de 7.000 votos por la lentitud del escrutinio en los municipios de más población. Después de una campaña  más anodina y descafeinada de lo previsto inicialmente, el resultado ha sorprendido a los grandes partidos que confiaban en mantener unos buenos resultados, en base a esos sondeos cocinados con no se qué intenciones, sin despeinarse. Ya no basta con un par de actos públicos y mítines, ni con visitas de ministros y exministros que no habían pisado nunca la provincia. El clientelismo político retrocede con el bipartidismo y el cruce de acusaciones ha caído en saco roto, al igual que el repetido mensaje de que Europa importa.