Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

La sintonía de la actriz mojaquera Maya Reyes con el director César del Álamo

Emilio Ruiz

Desde el año 1993, que fue cuando echó definitivamente el telón el Festival de Cine Imaginario y de Ciencia-Ficción, Imagfic, el cine fantástico español andaba un poco huérfano. Tendrían que pasar casi diez años, para que este tipo de cine, que tantos adeptos tiene, volviera al primer plano de la actualidad madrileña con una iniciativa de José Luis Alemán y Sergio Molina, en la producción, y Luis M. Rosales, en la dirección. Ahora la realidad se llama Nocturna, Festival Internacional de Cine Fantástico de Madrid, y este año está en su segunda edición.

Maya Reyes es Lupe
Nocturna se desarrolla en el cine Palafox, de Madrid, y dura del 26 de mayo al 1 de junio. Durante esta semana se han programado más de cuarenta títulos en competición, repasa clásicos y rinde culto a maestros del género como Darío Argento, Jaume Balagueró o Tobe Hooper.

Dos películas españolas. La sección Nocturna Premiere ha contado con el estreno de dos películas españolas: Wax, de Víctor Matellano, y La mujer que hablaba con los muertos, de César del Álamo, que se proyecta esta tarde, a las 5, y en la que la actriz mojaquera Maya Reyes interpreta el papel de Lupe. Es el primer pase que se hace de la película, cuyo estreno oficial se deja para más adelante.

En La mujer que hablaba con los muertos, además de la almeriense, intervienen Nüll García, Ruxandra Oancea, Alba Messa, Lone Fleming, Chema Coloma, Rafa Casette y Cova de Alfonso. El guión es de Mario Parra y la dirección de fotografía de Gonzalo Alvarado.

Una innovadora fórmula de financiación: creowdfunding. Como dato importante hay que destacar que La mujer que hablaba con los muertos ha sido  producido gracias una fórmula de financiación que últimamente se está imponiendo a pasos agigantados. A través de la plataforma Verkami, cualquiera se puede erigir en productor de la iniciativa (crowdfunding). La productora formal es la del propio director, César del Álamo, La tumba sin nombre, P.C., y los objetivos de financiación se han cubierto de forma holgada.

Maya Reyes llega a  La mujer que hablaba con los muertos tras una excelente interpretación, reconocida por toda la crítica, en Buenas noches dijo la señorita pájaro, también dirigida por César del Álamo. A finales del año pasado pudimos verla en el Auditorio Maestro Padilla, de la capital, en Noche de Reyes. Maya cuenta así como le llegó el personaje de Lupe:

César y Maya, tal para cual. “El papel me llegó directamente del director, César del Álamo, a través del correo electrónico... ¡muy fácil todo! Lo acepté porque ya había trabajado con César varias veces, conocía su dedicación y talento y, aparte de ser un amigo desde hace muchos años, me encanta embarcarme en lo que hace y sentirme parte de ello. Trabajar con César es siempre muy enriquecedor para un actor, porque los personajes nunca son "normales" en nada... y siempre requiere de estrujarse los sesos para saber qué es exactamente lo que busca y cómo hacer que dentro del contexto encaje a la perfección, tal y cómo él planea”.

Cartel de la película
“El equipo de César siempre es un corazón que late con una fuerza y un calor que aunque tú estés sin aliento, sin dormir, hambriento y aterrorizado, ellos te devuelven a la vida. Es un equipo humano y amigo, profesional y atrevido. Éste ha sido el rodaje más divertido de mi vida. Chema, Nüll, Gonzalo… toda es gente 10 de la que no quiero perder el rastro nunca en siguientes. Y un descubrimiento: Lone, Ruxandra, Alba, Cova y Rafa... nuevos amigos, nuevos compañeros”.

“Le admiro, quiero, respeto, del que aprendo y me río”. La mojaquera se deshace en elogios hacia César del Álamo, “por el que tengo una gran reverencia y sigue contando conmigo a pesar de la de brasa que le doy con cada personaje... Es un director al que admiro, quiero, respeto, del que aprendo y que además me hace reír con toda su gran imaginería”.

La sintonía actriz-director es mutua. “Maya y yo –recuerda el director- hemos trabajado ya cinco veces juntos... Creo que eso dice mucho de lo que pienso de ella. Lo primero que se me pasa por la cabeza cuando escribo o leo un guión que quiero dirigir es ‘¿cuál es el papel que le voy a dar a Maya?’. Ya casi es como una superstición: si Maya no está en mi proyecto desde el principio, sé que no cuajará”.

“Disfruto como un loco trabajando con Maya”. Y por si fuera poco, del Álamo dice de la mojaquera: “Disfruto como un loco trabajando con ella, de verdad. ¿Y qué puede hacer más feliz a un director que tener a una actriz tan increíble como ella en su película... y como amiga? A veces todo esto conlleva que me vuelva loco pensando qué personaje le voy a ofrecer que sea diferente a todo lo que le he dado antes. Y con cinco pelis, la cosa empieza a ponerse peliaguda... Da igual: siempre habrá personaje pare ella. Maya también me exige mucho: necesita saber todo lo posible sobre su personaje. Hay que ser rápido y romperse el coco para dar respuesta a todo”.