Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz


La mariscada de París

José Manuel Atencia
El País

He visto la imagen de la desvergüenza en tres fotografías. En ellas está toda la corrupción que ha aflorado en España contenida en varias bandejas de mariscos. También la indecencia, reflejada en apenas seis personajes: un alcalde, un presidente de Diputación, un interventor municipal y varios empresarios. He visto la indignidad a la que puede llegar un cargo público asomando la cabeza entre los bigotes de las gambas; la miserable actitud de un encargado de velar por la legalidad entre unos langostinos acostados sobre hielo picado; o la falta de escrúpulos de algunos empresarios observando la brutalidad con la que partían el caparazón de una langosta.

La mariscada / Foto: La Voz
Allí donde unos ven una gamba y a un tipo dispuesto a chuparle la cabeza, otros intuimos a un ciudadano tumbado en la bandeja y al mismo tipo a punto de chuparle la sangre. Y allí donde estaba la langosta, parecía estar un votante abierto por la mitad y alguien dispuesto a comerse sus entrañas. He visto en las tres fotografías a unos individuos cuyas pronunciadas barrigas demostraban que no era la primera mariscada que se comían; y he observado en sus sonrisas, la escasa preocupación que tenían por quién pagaría la factura. He visto, además, que algunos, en vez de sonreír, reían. La explicación es también sencilla. Se reían de nosotros.

Lo esencial de todo lo que he visto no ha sido solo lo que he visto, sino el hecho de que haya podido verlo. Hay que tener mucha certeza de que se pueda actuar desde la más absoluta impunidad para hacerse fotografiar delante de una montaña de mariscos, tan alta que a algunos le tapaba la cabeza, y repartirse luego un juego de copias para enseñárselas a los amigos. Alguien pensará que hay que ser tonto. Yo creo que no, que lo determinante es la sensación de impunidad: el convencimiento de que nunca les pasaría nada.

Las fotos de las que les hablo aparecen en un informe de la Agencia Tributaria sobre el caso Poniente, la supuesta trama de corrupción que se investiga en el Ayuntamiento de El Ejido (Almería) a través de la empresa Elsur y que pudo extraer hasta 60 millones de euros de las arcas municipales sobrefacturando trabajos que realizaban para el Consistorio. Aunque fechadas en 2008, las instantáneas se han conocido ahora. Y fue parte de una semana de festejos en París a costa del contribuyente.

Consciente de mis limitaciones para reflejar en mil palabras todo el poder de una imagen, pueden teclear en su navegador “mariscada en París del alcalde de El Ejido”. Elijan una crónica de La voz de Almería y abran el enlace con cuidado. A mí, por ejemplo, me dieron arcadas. Yo tengo facilitad para la náusea política.