Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz


Estos resultados no son extrapolables

Juan Francisco Plaza
Articulista

El resultado de las Elecciones Europeas 2014 debería reconducir a los grandes partidos, PP y PSOE, por la senda de la reflexión y el análisis, pero no es extrapolable, desde mi punto de vista, a futuros comicios. La mayoría del 45,86% de electores que han ejercido su derecho al voto en estas elecciones lo ha hecho desde la indignación o desde el clientelismo partidista. El dato del 54,14% de abstención, en términos democráticos es demoledor.

Pablo Uglesias (Público)
Estuve participando como representante de la Administración en varias mesas electorales de Almería, que estaban en la media tipo nacional y tuve la oportunidad, a lo largo de toda una larga jornada, de constatar este hecho a pie de urna.

El partido de Pablo Iglesias, Podemos, se ha erigido en la representación del movimiento de indignados del 25 M, aunque su propio líder reniegue y quiera marcar distancias frente a ese fenómeno ciudadano. Pero este partido, desde otra óptica ideológica y finalista totalmente opuesta, recuerda al de la Agrupación Ruiz Mateos en las elecciones de 89. Creo que en futuras convocatorias este partido irá disolviéndose como un azucarillo, máxime cuando su representante televisivo estrella no concurra como candidato por ningún municipio o circunscripción.

El caso de UpyD es bien distinto, ya que es un partido que va consolidándose poco a poco, elección tras elección, y mejorando paulatinamente sus resultados. El grave problema de este partido es que muchos ciudadanos (entre los que me encuentro) no llegamos a situarlo en un espectro ideológico claramente definido y lo consideramos como una amalgama de buena gente, limpia y muy válida, como el caso, por citar algunos, de Carolina Gutiérrez, en Roquetas de Mar, que me consta que ha hecho un trabajo extraordinario, y el propio candidato, Francisco Sosa Wagner, a quien el periodista almeriense José Antonio Martínez Soler, en un alarde, quizás, de precipitación, posteriormente “reflexionado”, llegó a ofrecerle su voto, creando un auténtico revuelo en las redes sociales.

Donde verdaderamente vamos a ver el desgaste y el impacto de la crisis en el partido gobernante y si el bipartidismo o alternancia, PP, PSOE, realmente está seriamente tocado, va a ser en los próximos comicios municipales del año que viene. Ahí sí que se juegan “el pan” los partidos y echan toda la carne en el asador sin ambages.

Estas elecciones europeas, por parte de las fuerzas mayoritarias, han sido muy descafeinadas, desangeladas y dejadas de la mano de Dios. Sólo en Roquetas de Mar he tenido constancia de que el Partido Popular sí que ha movilizado todo el aparato logístico para obtener unos buenos resultados. En el resto, se ha pasado y mucho.