Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

En el paro y trabajando

Antonio Fernández
Periodista

Desde que se iniciara la actual crisis económica Almería ha sido una de las provincias españolas y europeas con un mayor crecimiento en las tasas de economía sumergida, entendida por la OCDE como actividades productivas que de forma deliberada se esconden a la Administración para evitar el pago de impuestos, de cotizaciones a la Seguridad Social, evitar cumplir con la normativa laboral y otros procedimientos.

Economía sumergida en 2012
En el periodo de tiempo que va desde el año 2003 al año 2013 la provincia ha experimentado un sustancial avance en los datos relativos a la economía sumergida. En ese periodo la tasa ha ido aumentando desde el 18 por ciento del trienio 2000/2003 hasta el 31.4 por ciento del producto interior bruto que se estimaba en el inicio del año 2013, una tasa que probablemente ha seguido incrementándose a lo largo del último año.

Los datos han sido recogidos en un informe elaborado por la Asociación de Técnicos del Ministerio de Hacienda, y recogido en un trabajo de la Universidad Rovira i Virgili. un estudio que determina que Almería se había situado al iniciarse el año 2013 como la provincia española con una mayor tasa en su economía sumergida. La extrapolación de datos con respecto a la situación en el resto de Europa sitúa también a Almería entre los territorios con una tasa más alta en la Unión Europea, sólo comparable con algunas zonas de los países del Este incorporados recientemente al seno de la Unión Europea.

Dado que la economía sumergida corre de una forma paralela a la situación del empleo (de hecho el desempleo es uno de los detonantes de este tipo de actividad irregular), los estudios económicos apuntan que existe una vinculación evidente entre ambos elementos, aunque no una correlación exacta.

Economistas como David Uclés, profesor de la Universidad de Almería y responsable del Servicio de Estudios de Cajamar, sostienen que esa relación es evidente y que, aunque no se puede inferir que ese 31,4 por ciento de economía sumergida suponga un porcentaje similar de empleo sumergido, sí modificaría sustancialmente los datos provinciales del desempleo.

La estimación más realista apunta a que al menos un veinte por ciento de los parados almerienses estarían en realidad trabajando en esa economía sumergida. Trasladado a los datos actuales de desempleo, supone que más de 20.000 parados están trabajando en la provincia de forma irregular, es decir en torno a un 25 por ciento del total de los desempleados.

Según el informe de los técnicos del Ministerio de Hacienda (agrupados en la asociación profesional Gestha), hay dos causas principales que provocan el aumento de este modelo de economía irregular, que supone al mismo tiempo un fraude a las administraciones públicas. Dos causas que están muy presentes en la provincia de Almería: la primera de ellas es el deterioro del mercado laboral, ya que el tamaño de la economía sumergida está influida por el paro, el número de autónomos o los parados de larga duración.

La segunda razón es el estallido de la burbuja inmobiliaria que, según Gestha, “ha disparado la economía sumergida y el fraude”, ya que muchas operaciones se llevaron a cabo con dinero en efectivo y billetes de 500 euros.