Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Caso Facturas: yo no he sido

Iván Gómez
Jefe de Local de Diario de Almería

La jornada de declaraciones de ayer en el Juzgado de Instrucción número 6 de Almería ha servido para dar un paso definitivo hacia el final de un proceso por el que se juzga desde principios del año pasado a los responsables de una presunta trama de malversación de caudales públicos, falsedad documental y prevaricación por la que se ordeñó más de medio millón de euros del Patronato Provincial de Turismo.

Mª Teresa González
A falta de los testimonios de una decena de testigos, que tendrían que haber prestado declaración el martes pero por "necesidades internas de organización del juzgado" se han aplazado a los días 16 y 23 de mayo, el magistrado Luis Durbán ya ha podido aclarar el papel que desempeñaron los imputados en el transcurso de la fuga de fondos de las arcas provinciales y es más que probable que la instrucción se culmine antes del parón de la justicia propio del verano.

La cita comenzó temprano, a las nueve y cuarto de la mañana como marcaba la diligencia del por la que fueron convocados el 21 de marzo, con la declaración de más de dos horas de la que fuera secretaria delegada, la que confirma y firma la mayoría de las facturas en entredicho, María Teresa González. Sólo respondió, como hiciera anteriormente, a las preguntas del juez y a las de su letrado, Paco Torres, si bien no ayudó demasiado a esclarecer su responsabilidad en la trama al negar cualquier implicación y la existencia de facturas ficticias.

Eso sí, reconoció que puede que se haya producido algún error en los expedientes, incluso que se hayan duplicado, pero descartó tener constancia de las "falsas". Después del largo, pero limitado interrogatorio en cuanto a los participantes, la funcionaria se exculpó de cualquier delito y no desaprovechó la oportunidad de señalar hacia arriba diciendo que hay un responsable político en alusión al vicepresidente, Luis Pérez Montoya.

Llegó a asegurar que los responsables de Leitour Viajes iban al despacho del que fuera diputado de Turismo, un extremo que los directivos de la agencia desmintieron al aclarar que no conocían al socialista. El nuevo paso de Teresa González por los juzgados, el día anterior lo hizo para acompañar a su hija también imputada por viajes con su madre, terminó sobre las doce del mediodía. Salió a toda prisa, con su documentación en mano, sin lograr esquivar los flashes de las cámaras, hacia la cafetería más cercana en la que desgranó detenidamente con sus abogados las respuestas vagas e imprecisas que había dado a las preguntas del juez.

No quiso aclarar pagos a cuenta del Patronato que realizó con su tarjeta de crédito personal ni otras algarabías contables que se le atribuyen en el informe de la Policía Judicial con anticipos de caja.

La declaración posterior del exgerente, Paco Iglesias, fue más breve y se orientó, como hiciera días antes con Antonio Cantón, a confirmar si había realizado los gastos que se le contabilizan. El empresario negó nada menos que 120 facturas relacionadas en su mayoría con falsas comidas.

El vicepresidente reconoció su posible error de supervisión de lo ocurrido, pero rechazó vínculos y connivencia con los presuntos cabecillas de la fuga de capitales. Se le preguntó por su vínculo con la Peña de Regiones que aparece en los expedientes de Leitour y lo negó explicando que no la había "pisado nunca".

El testimonio de Javier Martos y Francisco Javier Guerrero también fue ambiguo al tratar de desvincularse de cualquier tipo de irregularidad asegurando que "facturamos lo que nos pedían". La agencia ha vuelto a decir que se limitaban a seguir las órdenes que recibían del Patronato, si bien no detallan si cobraron, como argumentaron los imputados, por los viajes de carácter privado que también se facturaron a la Diputación.

El empresario Joaquín Conde planteó precisamente eso, como hicieron en la jornada anterior los socialistas Juan Antonio Bisbal y José Andrés Soler Yubri, que los viajes en los que aparece como cliente los abonó a Leitour y no han sido pagados con fondos de la institución supramunicipal.

El juez, que seguirá la instrucción a pesar de su reciente traslado a la Sección Tercera de la Audiencia Provincial, parecía interesado y no llegó a confirmar si un sofá de la recepción del Patronato de Turismo está en casa de alguno de los imputados. Mostró la foto al exgerente y a los trabajadores, quienes no conocen su paradero. Entre los testimonios que quedan por recabar están los de Juan Carlos Usero, presidente de la Diputación, que figura en el viaje "oficial" a México -aunque para la Policía no está justificado-, así como otros dirigentes del PSOE.