Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz


Caso Facturas: nadie recuerda nada

José Fernández
Periodista

A este paso, el sumario del llamado Caso Facturas de Diputación va a acabar siendo algo parecido a las páginas de caseta de Feria de La Voz de Almería: si no apareces es que no eres nadie. Naturalmente, resulta más agradable salir publicado con aspecto desmadejado en la crónica social (siempre habrá un redactor generoso que escriba que usted esta “departiendo animadamente”, aunque luzca el aspecto propio del que se ha bebido hasta el agüilla del puesto de lavar los cocos) que aparecer en la lista de imputados de un caso tan espectacular.

Y digo espectacular no tanto por el aspecto cuantitativo de su presunto alcance delictivo, sino por la naturalidad y la campechanía con la que al parecer se metía mano a la caja: viajes inexistentes, más teléfonos que trabajadores, estancias en hoteles de hijas y yernos, escapadas de fin de semana a costa del contribuyente, tratamientos hidrotermales… y a vivir que son dos días.

Y claro, como el espectro de los imputados abarca ya varios sectores (políticos, directivos, asesores, empresarios…) la cosa está alcanzando tal nivel de universalidad que a este paso va a haber más nombres en el sumario que en las Páginas Amarillas.

Pero mientras la Justicia sigue su lenta, pero esclarecedora labor, me permito compartir un par de dudas. ¿Se facturó algo bajo los parámetros de lo previsto por la Ley en los años en los que el singular binomio PAL-PSOE gestionó los destinos de la Diputación Provincial de Almería?

Finalmente y dado que ahora hay más vida en cien gramos de mojama que en el PAL, cabría preguntarse si alguien en el PSOE tiene, en estos días de tanto expresar opiniones y hablar de las cosas positivas que la política aporta a los ciudadanos, alguna opinión al respecto de lo que está pasando.

Digo yo que alguno recordará lo que hizo o lo que le dijeron que tenía que hacer. Y quién se lo dijo. Vamos, digo yo.