Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz


Almería sucia

David
Martínez Montoya

Se dice que una ciudad consta de la suma de pequeños detalles, y en este sentido hay que reconocer que Almería ha cambiado en estos últimos años, independientemente del color del Gobierno municipal. Valgan de ejemplo la zona azul regulada, nuevos aparcamientos públicos, transporte público digno, creación de nuevos museos, construcciones deportivas, puesta en valor de nuestro casco antiguo, etc.

Como muestra, un botón
Por supuesto, todo lo mencionado es susceptible de mejora y como ciudadanos hemos de hacerlo y exigir más servicios, en tanto en cuanto nuestros innegociables impuestos nos cuestan.

Sin embargo, existe una cuestión sobre la que poco ha cambiado, y dudo de si se cambiará alguna vez: la limpieza de nuestras calles. Da igual el partido político que gobierne, ni el manido "no es más limpio el que más limpia, sino el que menos ensucia" (ojo, que buena parte de culpa la tiene la falta de civismo del personal), ni siquiera importa la empresa privada de turno en cuya gestión el ayuntamiento  transfiere la competencia: Almería está sucia.

Como prueba, sirva la foto que ilustra este artículo, realizada a unos escasos 50 metros del acceso principal de la Alcazaba. Como decía el poético slogan "Almería limpia, Almería bonita", lamentablemente ni una cosa ni la otra.

Esta foto no es digna de una ciudad que vive del turismo. Estos detalles son contemplados por aquellos que nos visitan pasando unos días en nuestra casa, la de todos, cuando se suben al pintoresco trenecito de Surbús o hacen el esfuerzo de subir la ladera de nuestra magnifica y única Alcazaba.

Sobra decir que en verano el olor y las plagas pueden ocasionar problemas serios, como ya ha ocurrido en otras calles con contenedores sin tapadera o de difícil uso, debido al destrozo.

Dicho esto, debemos entre todos cuidar nuestras calles, invitar a los amigos que nos visitan a disfrutar de esta tierra y que nos sintamos orgullosos de mostrar lo que tenemos.