Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz


Air Europa hace las maletas

Iván Gómez
Redactor-Jefe de Diario de Almería

No ha pasado ni medio año desde que el ATR de Swiftair, filial de Air Europa, aterrizara en el Aeropuerto de Almería procedente de Madrid y ya hay fecha para el cierre de la ruta inaugurada el 18 de febrero. El laureado bautismo de agua de los cañones de los camiones de bomberos y un repunte de las estadísticas del aeródromo en los últimos meses serán el 1 de agosto su legado en Almería. La compañía que preside Juan José Hidalgo me confirma que ese mismo día no habrá vuelo ni a Madrid ni a Sevilla después de que hayan decidido no presentar oferta al contrato que sacó a concurso el Ministerio de Fomento en marzo para adjudicar la ruta sometida a obligación de servicio público con la capital andaluza.

Eran otros tiempos
El director de Relaciones Institucionales de Air Europa, Manuel Panadero, afirma que su decisión “muy meditada” está basada en los resultados de la explotación desde enero de esta línea en licitación así como en las obligaciones de los horarios del concurso que les obligaban a una muy baja actividad de un avión al no poder utilizarse prácticamente nada más que en esta ruta o a involucrar dos aviones de intentar una mejor utilización de la flota efectuando otros tráficos adicionales a los concursados. Si para la primera hipótesis no encajaban los números y pese a la subvención entraban en pérdidas, en el segundo caso también porque en base a la experiencia vivida desde principios de año los resultados no podían ser compensados por las aportaciones a la red de Air Europa por los tráficos captados con otros vuelos complementarios. En definitiva, que ni con subvención salía rentable para la compañía integrada en el Grupo Globalia la línea que vertebra Andalucía.

A partir de ahí, como ya adelanté hace unos días, quedaba en el aire su conexión con Madrid, con dos frecuencias diarias (tanto de ida como de vuelta) entre lunes y viernes, cuya consolidación iba a depender de la licitación de los vuelos a Sevilla. La prudencia fue tal que no han llegado a poner los billetes en venta a partir del 31 de julio, fecha en la que acabarían la prestación en libre mercado de la ruta andaluza a la que llegaron en un claro “favor” al Ministerio de Fomento cuando el retraso en la tramitación de la renovación de la obligación de servicio público iba a conllevar su interrupción. La aerolínea salió al rescate, pero el resultado fue demoledor. Ha registrado un pasaje medio del 28%, en torno a 20 usuarios por vuelo, siendo un turbohélice de 68 plazas y sin recibir ninguna prestación económica a cambio.

La compañía anunció que haría una propuesta ajustada al límite máximo de compensación hace unos meses (el presupuesto base era de nueve millones de euros en cuatro años), pero no debió ver nada claro el futuro de la línea. De hecho, anunciaron que agotarían el plazo de presentación de las ofertas para tener más datos y una mayor precisión de la demanda. El vuelo a Madrid, el segundo regular que ponía en marcha en un Aeropuerto de Almería en el que sólo había operado charter, experimentó mejores resultados que la conexión sevillana, con una media de ocupación del 51% del pasaje, 35 viajeros por frecuencia. Pero no han sido suficientes para quedarse. Panadero saboreaba el 18 de febrero una tarta inaugural de la línea con la capital del país. Almería entraba en su mapa, pero el pastel se le acabó atragantando.