Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Qué no pasó en aquellos años

Rafael M. Martos
Director de Noticias de Almería

Confieso que, por edad y circunstancias personales, mi memoria sobre la historia política de la Diputación de Almería desde la recuperada democracia no es muy extensa, pero sinceramente creo que puede afirmarse que los ocho años gobernados a la limón entre el PSOE y el PAL han sido los más nefastos que nadie pueda recordar. Por motivos distintos, constituyen dos periodos reprobables hasta el extremo. E insisto, por motivos distintos.

Usero y Añez
Los primeros cuatro años en los que el concejal ejidense José Añez fue presidente generaron un daño a la institución al convertirse en escenario de la batalla por el poder que se libraba en el seno del Partido Popular. Era una batalla larvada, de largo recorrido y que en ese momento afloró en toda su crudeza hasta el punto de propiciarse una escisión de la que surgió el Partido de Almería.

De aquellos momentos lo peor fue el espectáculo dado por todos los diputados que allí se sentaban y sobre el que vamos correr un tupido velo para no enmarañarnos. Lo cierto es que nació un idilio entre los socialistas y el PAL, ya que fueron los socialistas quienes sostuvieron a tres diputados como presidente y vicepresidentes, con el único fin de desgastar al PP en la oposición. El daño al PP no fue tal, y el PSOE tampoco logró mejoras electorales, pero sí cambiaron las tornas y entonces fueron los socialistas los encargados de gobernar con el apoyo de los dos únicos diputados del PAL y la mirada cómplice de IU.

En este caso el problema fue, como estamos viendo, el desgobierno. Con Juan Carlos Usero como presidente tuvimos el escándalo de los asesores. ¿Unos setenta asesores del presidente? Algo así. Se trataba de contratar como asesores del presidente socialista a dirigentes de Izquierda Unida y personas del entorno del PAL a las que, por reglamento, los grupos políticos ya no podían contratar. Usero tenía en plantilla para que le asesora, como hemos dicho, a militantes de una formación que teóricamente estaba en la oposición.

Y llegó la Operación Poniente... y tampoco entraremos en la yenka que le tocó bailar. Ahora seguimos, ahora nos separamos, ahora te echo, ahora te quedas, ahora meto a esos, ahora echo a los otros...

Pero es luego cuando ha entrado un gobierno de signo político distinto, cuando se han empezado tímidamente a mover las alfombras (llamo la atención sobre la no utilización de la palabra sacudir) cuando hemos visto que daban subvenciones que nunca se pagaban (hasta ahora, que se pagó lo prometido cuatro o cinco años atrás), que una institución dedicada a la provincia pagaba a asociaciones vecinales de la capital porque su presidente quería ser candidato a la alcaldía, o hemos visto que hay imputados por el caso de las facturas falsas del Patronato de Turismo, y ahora la adjudicación de contratos de publicidad son cuestionadas por la Fiscalía del TSJA.

En su momento, en noticiasdealmeria.com, publicamos que Usero nombró a una persona para ejercer de control político sobre los pagos que se hacían en los últimos días de su mandato. Pues de aquellos polvos... estos lodos.