Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Las papeleras de Garrucha hay que pagarlas

Juan Folío
La Opinión de Almería


El Ayuntamiento de Garrucha, por negarse a pagar las papeleras que mandó colocar el anterior alcalde, ahora no solamente tiene que hacer frente a la factura de las mismas, sino que también tiene que abonar los intereses de demora devengados por el periodo de tiempo en el que la factura ha estado sin hacerse efectiva. En total, 158.000 euros más intereses. Así lo ha dictaminado el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Almería, que estima el recurso presentado por el fabricante y suministrador de las papeleras, Metalisterías Costas. Y ello a pesar de que, como el propio juez dice, la contratación se hizo de forma irregular, al no existir ni procedimiento administrativo ni partida presupuestaria.

Las dichosas papeleras
“Estas deficiencias”, dice la sentencia, “serán motivo para pedir responsabilidades a quien corresponda, pero no para negarse a abonar el precio del contrato, efectivamente cumplido por el contratista, ya que en este caso se produciría un enriquecimiento injusto a favor del Ayuntamiento”. En total se colocaron 200 papeleras y el precio unitario era de 800 euros.

Durante todo este tiempo el equipo de Gobierno del Partido Popular se ha negado a realizar el pago precisamente por esas circunstancias: porque no había partida presupuestaria ni expediente de contratación. El juzgado eso lo reconoce: “Parece evidente que la contratación se llevó a cabo sin que en el año 2006 hubiera previsto en el presupuesto municipal partida para hacer frente al coste del contrato”. Es más, el juez también reconoce que el concejal de Hacienda era incompetente para contratar”, pero tampoco esto basta para no hacer frente al pago. El precio actual de las papeleras, según el Ayuntamiento, ronda los 120 euros.

El hecho de que las papeleras estén efectivamente instaladas ha sido determinante a la hora de dar la razón a la empresa. Metalisterías Costa, porque la empresa “cumplió con su obligación contractual”.

Según el Juzgado, los argumentos esgrimidos por el actual Ayuntamiento de que no paga las papeleras porque no se adjudicó el contrato en los términos que dice la ley, ni que en el presupuesto hubiera partida para hacer frente al pago de las papeleras no se sostienen. "La Metalisterías Costa no fue clandestina, sino que desde un principio resultó notorio que se instalaron una gran cantidad de papeleras". Si las papeleras no se pagaran se produciría un enriquecimiento injusto para el Ayuntamiento. Y un enriquecimiento injusto, injusto es.

Otra cuestión distinta es si el Ayuntamiento puede pedir o no responsabilidades a quienes compraron las papeleras. Puede pedirlas, pero, pagar, hay que pagarlas. Y, además, con intereses.