Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

La novia del ministro Wert, Montserrat Gomendio, pleitea con su exmarido por sus propiedades en Almería

Manuel León
Redactor-Jefe de La Voz de Almería

Almería está en el punto de mira en el enfrentamiento que mantienen en los juzgados la secretaria de Estado de Educacion, Montserrat Gomendio Kindelán, y su exmarido Eduardo Roldan. Ella es la novia actual del ministro Jose Ignacio Wert y tiene unos fuertes vínculos en la provincia almeriense, a través de su padre, José Manuel Gomendio Fiter, promotor inmobiliario y consejero de la antigua Celulosa Almeriense. 

Gomendio y Wert
Tras el divorcio de Gomendio y Roldán, ambos cónyuges dirimen ahora en los tribunales la cuestión patrimonial en una pieza separada, ya que el matrimonio contrajo nupcias en régimen de separación de bienes. Ambos trabajaron durante años en el CSIC y acrecentaron su patrimonio cuando los padres de ella decidieron hacerle una donación en vida.

Montserrat defiende en los juzgados que esa cantidad le pertenece. Sin embargo, su exmarido intenta demostrar que se trató de una cesión a las empresas en gananciales de ambos. El juez trabaja ahora en el peritaje del patrimonio de la expareja para adoptar una resolución que se antoja compleja.

Montserrat es la mujer más rica del Gobierno con un patrimonio declarado de 14,5 millones de euros, tan solo rebasado por el secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles. La parte mollar del patrimonio de ella está radicado en Almería, a través de las sociedades en las que participa junto a sus hermanos Jorge, arquitecto, y José Manuel.

Entre ellas está Parque Centro, Euro Centro, Gesgolan y Prospecciones Los Cerros, empresas dedicadas a la gestión y comercialización de fincas rústicas en Almería.

La historia de la familia Gomendio en Almería arranca a comienzos de los años 60 cuando José Manuel Gomendio Fiter, un tipo hábil para los negocios, se convierte en consejero de La Celulosa Almeriense a través de su socio en una empresa de equipos de aire acondicionado, Santiago Sánchez Ezquerra. 

Abc de 18-03-1976
En ese consejo figuraban también otros inversores como Calos Cifuentes, Manuel Álvarez Moreno, Alfredo Doménech y el propio alcalde de la época, Emilio Pérez Manzuco. Gomendio aprovechó sus viajes a Almería para invertir en la compra de terrenos rústicos.

Por esas fechas compró la finca Peligros, de 600 hectáreas, después convertida en Urbanizadora Moediterránea, germen después de la Urbanización Retamar, y sentó sus reales en Almería, de la mano de algunos socios locales.

Posteriormente, los hijos de Gomendio Fiter han seguido y siguen operando en el sector inmobiliario con urbanizaciones en Huércal de Almería, en Aguadulce, en la urbanización Laduana de Roquetas de Mar y en Adra.

La vinculación de Montserrat Gomendio con Almería nunca ha desaparecido. De hecho, como bióloga realizó su tesina de investigación en la oficina del CSIC almeriense y desarrolló una loable labor como investigadora y experta en semen animal, al lograr en 2005 la primera gacela nacida por inseminació artificial en el Parque de Rescate de Fauna Sahariana de Almería, junto a La Hoya.

Aquí se la pudo ver feliz esos días, junto a su entonces marido Eduardo Roldán, y al resto del equipo investigador.

La pasada Semana Santa, Gomendio y su actual pareja, el ministro Wert, compartieron sus vacaciones en Almería en la finca agrícola de la que es propietaria junto a sus hermanos. Montserrat nació en Madrid en 1960 y ha pasado muchos veranos en Almería.

Pionero en Retamar

José Manuel Gomendio Fiter fue uno de los pioneros de la urbanización bautizada como Retamar, en la antigua carretera de Almería a Níjar, allá por los anos 70, a través de la Urbanizadora del Mediterráneo con 550 inmuebles iniciales.

La operación de urbanización, a tres pesetas el metro, a través de una permuta con el Ayuntamiento, fue muy controvertida y llegó a los tribunales en un proceso que fue archivado. Era entonces el paraje una inmensa extensión de playas vírgenes con un magnífico clima en los tiempos del desarrollo turístico almeriense, con el aeropuerto recién inaugurado.

Los terrenos objeto de discusión fueron adquiridos por el Ayuntamiento con destino, en 1919, a un prehistórico aeropuerto que nunca llegó a habilitarse, y después al Plan de Extensión de Almería, un ambicioso proyecto que pretendía dotar a la ciudad de un espacio de interés turístico nacional.

José Manuel Gomendio y su esposa, Doreen Kindelán, nieta del famoso aviador, alternaron con la sociedad almeriense de la época como el arquitecto Peña, el gobernador Juan Mena, Gómez Angulo, Jesús Durbán, Manuel del Aguila o el periodista Tico Medina.

(Publicado en la edición de papel de La Voz de Almería. Autorizada la reproducción para La Opinión de Almería