Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

En respuesta al PA: eliminar el Día del Pendón es eliminar lo almeriense

Juan Miguel Galdeano
Secretario general del PRAO

Hay quien no conoce la historia de Almería, o quien simplemente pretende ocultarla y falsearla para encaminarnos hacia su ideología. Les estoy hablando del Partido Andalucista y su campaña contra el Día del Pendón, que celebramos este 26 de diciembre. Y vengo a decirles esto porque precisamente hace pocos días no podía evitar una carcajada al leer la nota de prensa en la que pedían la supresión el Día del Pendón, calificando a la Toma de Almería de 1489 como "uno de los hechos más desgraciados de nuestra historia". 

Nada nuevo bajo el sol: siguen con el discurso de un Al-Ándalus floreciente que fue destruido por los malvados castellanos. Andalusíes listos, cultos y tolerantes; castellano-aragoneses tontos y bárbaros.

Todo lo contrario: la Toma de Almería no fue ningún acto militar ni racista, ni siquiera intolerante. Se realizó de forma pacífica, sin derramamiento de sangre, mediante capitulaciones. Hipocresía de los andalucistas, que piden eliminar las costumbres almerienses, pero que se callan ante la Fiesta de San Clemente, que celebra la Toma de Sevilla.

El Día del Pendón es un símbolo almeriense, una tradición que forma parte de nuestra esencia. Sin ir más lejos, la bandera y el escudo de Almería tienen su origen en una conquista anterior, en el 1147. Siguiendo el criterio andalucista, ¿también debemos suprimir este símbolo de Almería?

Por esta razón y en nuestra defensa de la cultura, desde el PRAO invitamos a todos los almerienses a que participen en sus tradiciones más auténticas y no se dejen influenciar por ideologías que ataquen a todo lo almeriense.

Quizás les dé rabia a los andalucistas que Almería, tras la toma, junto al resto del Reino de Granada, no fuera considerada andaluza durante casi 350 años. Quizás preferirían que Almería siguiera siendo musulmana. O quizás, lo único que les moleste es que en Almería aún nos quede algo propio después de más de 30 años de adoctrinamiento andaluz.