Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

El alcalde y la Junta

Joaquín Jiménez
Portavoz socialista en el Ayuntamiento de Almería

Lo he dicho alto y claro, no creo que se me pueda acusar de ambigüedad calculada: el retraso en la ejecución de las obras de remodelación de la Plaza Vieja y la segunda fase de la Casa Consistorial es inaceptable. Siempre he mantenido que en los tiempos de la inexacta bonanza económica tenía que haberse abordado inequívocamente toda la obra, si bien es cierto que en el tiempo presente las circunstancias son otras y las prioridades, como bien sostiene la presidenta de la Junta de Andalucía, han de ser las personas.

A partir de aquí entiendo que el acuerdo entre el Ayuntamiento de Almería y la Consejería de Fomento de la Junta de Andalucía es irremediablemente necesario. La única observación que me permito recordarle al alcalde es que el mismo énfasis que derrocha estos días contra la administración autonómica debía de haberlo gastado ya en 2011 cuando, henchido de satisfacción por el resultado electoral, se permitió la osadía de proclamar a los cuatro vientos que “ejecutaría las obras a pulmón”. Han pasado más de veinticuatro meses desde aquella declamación y el primer edil, embriagado de ego electoral y rehén de sus errores políticos, se revuelve contra la Junta.

La colocación de los carteles en la fachada del Ayuntamiento no es un hecho aislado. Muy al contrario es un episodio más de la estrategia política de la derecha municipal. El telón de fondo no es la lona que cubre la vieja fachada, más bien es la manera de desviar la atención sobre el asedio que sufre el alcalde en la actualidad. Sentencias judiciales contrarias a los intereses municipales, reclamaciones millonarias por incumplimientos de contratos y el abandono generalizado que sufren los barrios han llevado al señor Rodríguez Comendador a emprender una sistémica lucha embrionaria contra la madre de todos los males: la Junta.