Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Los empleados de Ruralcaja piden equiparar sus sueldos a los de Cajamar

Emilio Ruiz
www.emilioruiz.es

No es que sea para hoy, ni siquiera para mañana o pasado. Pero sí que se lo vayan pensando para tomar una decisión a medio plazo. Es el mensaje que los trabajadores de Ruralcaja han enviado a los nuevos gestores de la fusión con Cajamar: que vean qué hay de lo suyo. Y lo suyo no es otra cosa que articular una equiparación de salarios entre los empleados de una y otra entidad, una vez que se unan para ser una sola. Objetivo: homologación total en 2014.

La fusión entre Ruralcaja y Cajamar conlleva el cierre de numerosas oficinas a lo largo de todo este año. A pesar de ello, el apoyo de los trabajadores a la fusión ha sido inequívoco. Por dos razones: una, porque siempre se les ha prometido que no sobra personal, que a lo más que se puede llegar es a establecer una serie de prejubilaciones y a reubicar a un grupo de empleados; y otra, porque consideran que a una única entidad corresponde una única tabla de salarios por categorías. La pretensión sindical será expuesta el próximo 13 de mayo, en una reunión que se celebrará en Madrid.

Los sueldos de Cajamar se encuentran ahora mismo un 20% por encima de los sueldos de Ruralcaja. Y la diferencia no solo se reduce a los sueldos, sino a otros aspectos como los planes de pensiones, la retribución de los plazos fijos de los empleados y la concesión de créditos. Por el contrario, los trabajadores de Ruralcaja cuentan con un pequeño porcentaje de participación en beneficios. Cajamar tiene siete categorías salariales y Ruralcaja sólo cuatro, y eso hay que homologarlo, en opinión de los sindicatos.

Y mientras Ruralcaja y Cajamar avanzan en su fusión, la semana pasada ha echado abajo sus persianas la Federación de Cajas Rurales de la Comunitat Valenciana. “No tiene razón de ser”, manifiestan sus directivos, “una vez que Ruralcaja se ha ido con Cajamar”. La disolución se ha votado por unanimidad. Se han designado como liquidadores a Ruralcaja, Caja Rural L’Alcudia y Caja Rural de Castellón. Dentro del sector de cajas rurales valencianas no hay duda ninguna de que al proyecto de Cajas Rurales Unidas, la nueva entidad formada por la unión de Ruralcaja y Cajamar, se sumarán nuevos adeptos procedentes de la Comunidad Valenciana, donde el sector de cajas rurales sigue aún estando muy disperso.

La élite pluriempleada

Pablo Requena
Periodista
Corren tiempos aciagos y deprimentes para casi todos menos para los de siempre. Si ya provocan grima de por sí los sueldazos, las dietas y todo el cúmulo de prebendas varias de las que gozan la mayoría de nuestros representantes públicos, añádanle el pluriempleo de algunos -no pocos- políticos. Y los hay de todos los colores aunque, bien pensado, desde el pasado 22 de mayo y por motivos obvios, abundan más los peperos. Sin salir de Almería, tenemos, entre otros, a su alcalde, Luis Rogelio, de regidor y senador; a don Gabriel, de alcalde roquetero y presidente de la Diputación; a Jesús Caicedo, de primer edil de Cuevas y diputado, o a Eugenio Gonzálvez, de alcalde de Gádor, presidente de la Mancomunidad del Bajo Andarax y senador. ¡Toma ya! Aunque saliendo de Almería y en la otra orilla ideológica a los peperos tenemos al incombustible alcalde de Marinaleda y parlamentario andaluz de Izquierda Unida, Sánchez Gordillo. Una IU que no hace mucho votó a favor de que los alcaldes no pudieran estar en el Parlamento andaluz. Y estos maestros de la coherencia política son los que van a gobernarnos los próximos cuatro años.
Independientemente de que esta situación pueda mermar, y seguramente lo haga, la calidad y cantidad del trabajo de estos alcaldes y demás ‘carguicos’ de turno, está el tema de la estética que, si bien en condiciones normales debería ser un asunto secundario, en esta era sombría de la que hablaba al inicio tendría que ser algo de cajón. Visto lo visto, se ve que algunos no lo pillan, o sí lo hacen pero se lo pasan por el arco de Trajano.
Y luego están los que van como las ranas en los nenúfares, dando brincos de un puesto a otro, aunque renunciando a alguno de esos cargos. Ejemplos de ello los tenemos con la exalcaldesa de Adra y actual delegada del Gobierno en Andalucía –eso es medrar y lo demás son pamplinas- o en la renuncia a su acta de concejal de Rosario Soto, que se va a Sevilla con su amigo Arenas, al que sin duda le van a hacer falta personas leales a su alrededor durante los próximos meses.

Mujeres y paro en Almería

Javier Menezo
Letrado del INEM
 
El viernes se conoció la Encuesta de Población Activa del primer trimestre. En una frase nos hacemos una idea de cómo estamos: en el primer trimestre de 2006 la tasa de paro era del 8,46%, hoy es el 35,28%. Sin embargo, hay dos datos positivos. A diferencia del resto de España, la subida del paro procede en pequeña medida de la destrucción de empleo, ya que "sólo" se han perdido 200 empleos frente a los 18.100 que se perdieron en el primer trimestre de 2011, y, además, las mujeres con empleo aumentan en 300. El resto del crecimiento del paro, hasta 10.900 nuevos parados, proviene del aumento de la población activa, es decir de nuevas incorporaciones al mercado laboral. Al no crearse empleo suficiente ese aumento se traduce en subida del paro, pero, en el escenario actual, que no se pierdan más empleos es un gran éxito y un motivo para la esperanza, porque lo primero es encontrar el suelo desde el que levantarnos.

Desde luego nuestro mercado de trabajo es hoy muy distinto del de ese 2006 del 8,46% de paro. Durante 10 años, entre 1998 y 2008, el aumento de la población activa en Almería se debía, en su casi totalidad, a la inmigración. Con la crisis todo eso cambió. La Construcción, que ocupaba directamente al 24% de los trabajadores, la mayoría hombres, hoy apenas da empleo al 6%. Perdido o temiendo que se pierda el sueldo principal del hogar, normalmente el de un hombre en ese sector de la Construcción, otros miembros del hogar, sobre todo mujeres, han salido a buscar empleo, más precario, peor pagado, pero un empleo al fin y al cabo. Los datos del INEM recogieron ese cambio en agosto de 2008. La EPA también lo refleja muy bien. Si en el primer trimestre de 2008 había 70.000 mujeres a las que clasificaba como inactivas dedicadas a labores del hogar, hoy son 44.000, es decir, en tres años 26.000 mujeres han salido a trabajar fuera de casa.

Si la Agricultura no hubiera resistido, mejor o peor, sin los almacenes hortofrutícolas y sin esas mujeres que han salido a buscar empleo en ellos, nuestra provincia hace tiempo que sería un erial. Serán, por tanto, esas actividades de campaña y el empleo femenino lo que determine la variación futura del desempleo en Almería. De aquí a octubre al cerrar los almacenes nuestra provincia recuperará el triste honor de ser la que cuente con más paro de toda España. Lo bueno es que será un paro estacional. Lo malo es que, aunque se cobre el desempleo, es un nuevo descenso de ingresos para hogares cada vez más empobrecidos, lo que deprimirá aún más el consumo. Otro clavo en el ataúd.

¿Quién preside la pirámide?

Isabel Morillo
Jefa de Andalucía de El Correo de Andalucía

“Descontrol, abusos, ayudas absolutamente groseras, dejadez de funciones, enriquecimiento injustificado para unos y empobrecimiento para las arcas andaluzas”. Todos son expresiones, ninguna de ellas comedidas, del auto que redactó la madrugada del martes la jueza Mercedes Alaya y que ordenó el ingreso en prisión del exconsejero de Empleo Antonio Fernández. El caso de los Expedientes de Regulación de Empleo, que investiga una supuesta trama fraudulenta tejida con fondos públicos, ha alcanzado una nueva dimensión. Judicial y política. La magistrada ha dejado claro que en absoluto se cree esa versión de que el fraude fue perpetrado por “dos golfos”, un exdirector general y su exconductor. Ambos, por cierto, también en prisión preventiva. Alaya –implacable, para algunos; excesiva y conspiradora, para otros– no quiere ese caso sino que ambiciona otro de mucha más dimensión. Las palabras que recogió en más de 70 folios de auto, redactados desde las dos de la madrugada hasta las 6.45 y después de tres días de correoso interrogatorio, no se limitan a mandar por vez primera a un exconsejero andaluz a la cárcel sino que avisa de que fueron sus “superiores” quienes idearon un sistema de ayudas sin control que desbordó los 477 millones de euros. Un sistema de reparto de subvenciones que la Junta defiende como legal y diseñado para agilizar las ayudas. La magistrada lo ve claramente fraudulento e insinúa que se hizo a propósito para manejar el dinero público al antojo de unos cuantos, beneficiando a amigos y afines al PSOE.

Alaya apunta directamente a José Antonio Viera, diputado nacional del PSOE, pero sus insinuaciones sobre la falta de control desde luego que ponen un cerco en torno a los exconsejeros Gaspar Zarrías y José Antonio Griñán e incluso al expresidente Manuel Chaves. La jueza estrella ha enseñado sus armas y muchos comienzan a ver una posibilidad real que siente al presidente Griñán en el banquillo en calidad de testigo. Sus tiros se dirigen a la Intervención General de Hacienda, el cuerpo de élite de la Junta que debió de alertar del fraude –no lo hizo– pero que sí avisó reiteradamente de que el sistema de subvenciones no se ajustaba a la legalidad. Griñán era entonces el consejero que debió de atender estos requerimientos y la jueza Alaya ya ha pedido investigar a los Servicios Técnicos y Jurídicos de la Junta. Esa es exactamente la versión que viene defendiendo el Partido Popular desde hace meses. La jueza, una vez más, llega a sus mismas conclusiones en una instrucción minuciosa, casi obsesiva, con situaciones tan incomprensibles como la de hacer pasar la madrugada al exconsejero –que tenía ya una pequeña bolsa preparada con una muda–, los abogados y los periodistas en los juzgados con el alma en vilo. Inhumano. De película. Sobre si era necesario o no hay opiniones encontradas que coinciden, claro, con una adscripción ideológica. Como todo en el caso. El expresidente balear Jaume Matas está condenado a seis años de cárcel por el primer juicio del macrocaso Palma Arena. Aún no ha pisado la prisión. Es el ejemplo que ponen muchos para defender que la prisión de Fernández es “desproporcionada”.
El auto ha detonado en un patio político andaluz que empezaba a relajarse en torno al caso ERE, que había alcanzado su máxima cota de tensión en las pasadas elecciones autonómicas, cuando todo hacía pensar que de la mano de éste escándalo vendría por vez primera una victoria por mayoría absoluta del PP en Andalucía. Pero no dijeron eso los andaluces. Muchos empezaban a aventurar que el caso ERE, tras la resistencia del PSOE en las urnas, se desmoronaría como un azucarillo en el café.

Infravaloraron a la magistrada que está al frente. Alaya, que tanto le han criticado que hable en vísperas electorales, ha dicho claro que tiene caso más allá de las urnas. Y que nadie baje la guardia porque este asunto aún va a dar muchísimos quebraderos de cabeza al PSOE andaluz. Y ahora también a su socio de Gobierno, IU.

Fernández es el primer salpicado de una larga lista de dirigentes políticos, se intuye. Alaya dijo hace meses que iba a por el último escalón de la pirámide. Solo queda conocer quién cree la magistrada que ocupa ese vértice. Y hay un componente humano. Fernández ha sido alto cargo 15 años, tiene muchos amigos y también otros no tan amigos. Oigan a Luis Pizarro hablando del abogado de la Junta. Esto agita internamente al PSOE-A. Griñán ha salido a defender a Fernández, silenciando la tibieza de otros socialistas de la actual dirección. Sería el colmo que como daño colateral este caso desencadenara la batalla interna entre la vieja guardia y los griñanistas.

Memorial (inexistente) de reflexiones

Pedro M. de la Cruz 
Director de La Voz de Almería 

Ha pasado un mes y cuatro días desde el 25-M y todavía (todavía) no he escuchado una reflexión autocrítica sobre los resultados de aquel día. El PP no alcanzó su objetivo de mayoría absoluta; el PSOE sufrió un descalabro sin precedentes con la pérdida de nueve (nueve) diputados y ningún dirigente, ningún militante, ha sido capaz de hacer en público la pregunta : ¿Por qué hemos perdido?
Porque no pueden ignorar que los dos han perdido. Los populares no alcanzando un gobierno al que se sentían tan cercanos. Los socialistas porque una parte importante de su electorado les ha dado la espalda hasta situarlos como segunda fuerza tras treinta años de hegemonía ininterrumpida y haciéndoles dependientes de Izquierda Unida que, siendo la tercera fuerza, es la que más gana.

Es evidente que los socialistas pueden exhibir legítimamente que el pacto con IU les mantendrá en el poder. Nadie discute la legalidad del acuerdo: dos fuerzas consideradas afines se unen y alcanzan la mayoría aritmética que les da el poder en la comunidad y las críticas en contra del acuerdo sólo son fruto de la frustración, pero no de la razón. Cosa distinta es que sea beneficioso, o no, para Andalucía en general o para Almería en particular. Pero este último aspecto no pertenece al territorio de la legalidad o de la legitimidad del acuerdo; hay que situarlo en el escenario de los criterios personales construidos sobre una estructura en la que la ideología es, en la mayoría de las opiniones, el hormigón que les da forma.

Lo que sí parece evidente es que tanto PP como PSOE se han encontrado en una situación inesperada. Aquellos no esperaban perder y estos no confiaban en ganar. Ese es un factor que influye en gran medida en la ausencia de autocrítica, en el olvido de los Por Qués del resultado. Aunque no es menos cierto que en el memorial de olvidos también podría apuntarse el vértigo que sienten ante lo que, por más que intenten ignorarlo, tienen que enfrentarse en los próximos meses: la renovación de sus estructuras internas.

El PP lo hará desde la dificultad añadida de la oposición inesperada. A los que llaman a rebato pidiendo la elección de un nuevo delfín que, a medio plazo, pueda sustituir a Arenas, habría que recetarles una dosis razonada de prudencia y la lectura de Aristóteles cuando sostiene que “es de importancia para quien desee alcanzar una certeza, el saber dudar a tiempo”. Hoy en el PP nadie sabe con certeza el camino a seguir y a quien diga lo contrario habría que recomendarle la frase de Scott Fitzgerald cuando escribió que “es preferible fiarse del hombre equivocado a menudo, que de quien no duda nunca”.

Detrás de algunos embozados locales del PP que aguardan el regreso de un tiempo que se fue y no volverá, lo único que se esconde es la ambición por recuperar el poder perdido. Quienes abogan por la renovación total del PP andaluz no son o no quieren ser conscientes que sólo hay una cosa peor que no cambiar y es cambiar por cambiar.

En cuanto al PSOE no les veo muy alejados de parapetarse en la opción de hacer que nada cambie para que todo siga igual; o lo que es peor: abandonarse al gatopardiano argumento de que todo cambie para que todo siga igual. Si los socialistas no son conscientes de que su forma de gobernar- y de comportarse y de actuar- ha entrado en el ocaso es que continúan ensimismados en la seducción del Poder que creían perdido. Andalucía necesita un nuevo impulso que imponga otra forma de gobernar “para y con” los ciudadanos, y no (como hasta ahora) “a” los ciudadanos.

Los andaluces -ahí están todas las encuestas y los escándalos que provocan sus resultados- confían cada vez menos en sus políticos. Lo que no sé es si los políticos se han dado cuenta o, lo que es peor, se han dado cuenta y les da igual. Y cuando el Poder se convierte en un fin y no en un instrumento para transformar la realidad olvidan que cuanto más alta es la cima más grande es el abismo.

20 años de AVE

José Fernández
Periodista

El pasado miércoles, mientras millones de andaluces veíamos en directo a través de Canal Sur cómo se le escapaba al Real Madrid la oportunidad de ir a Munich a levantar la Décima, el comentarista insistía en que después del partido la televisión de todos los andaluces ofrecería un magnífico programa acerca del vigésimo aniversario del AVE entre Sevilla y Madrid. Y claro, uno no sabía qué le resultaba más penoso, si ver a los alemanes celebrando su pase sobre el césped del Bernabéu, o la descarada ración de autobombo y propaganda que nos quería endilgar, una vez más, el giraldismo televisivo andaluz. Así es fácil entender que cada vez sean más los almerienses que tengan desintonizado de sus tedetés ese canal, porque ya me dirán ustedes si la contemplación de todas las ventajas, logros y maravillas que el AVE de Sevilla supone a los sevillanos no debe ser entendido en Almería sino como un alarde tan innecesario como provocador.

Y es que si un marciano lograse sintonizar Canal Sur, acabaría pensando que Andalucía es la zona más evolucionada, próspera y feliz de todo el planeta Tierra. Pero visto desde Almería (algo en lo que jamás se piensa a la orillita del Guadalquivir) exhibir el gozo supremo del AVE sevillano resulta tan impresentable como emitir los programas de Arguiñano en la televisión de Burkina Faso. ¿Qué demonios nos importa aquí lo cómoda y rápidamente que viajan los sevillanos a Madrid desde hace veinte años si los desventurados pasajeros almerienses que tomen esta tarde el Talgo a Madrid llegarán a la capital de España bien entrada la noche y con los riñones molidos por el insufrible traqueteo?

En fin, que los señores de Canal Sur y sus productoras amigas bien podrían irse a esparragar a toda velocidad en su notable y celérico AVE. Eso sí, si en lugar de hacer escaparatismo repujado quieren hacer algo de reporterismo de interés público, les animo desde aquí a que hablen de las comunicaciones actuales de la provincia de Almería, de su Talgo renqueante, de la autovía inconclusa a Málaga y, ya que les gusta tanto la memoria infraestructural, de los diez años que tardó la A-92 en llegar a Almería. Pero no hay vagones.

La verdadera herencia del PSOE

Luis Rogelio Rodríguez-Comendador
Alcalde de Almería

La difícil situación actual de España no puede ser entendida sin analizar lo sucedido antes de que el Partido Popular recibiera el respaldo mayoritario de los españoles en las urnas para pilotar la salida de la crisis. Por mucho que los socialistas se empeñen, las elecciones de noviembre ni pueden ser ni suponen un “cambio de ciclo”, como pretendía el señor Rubalcaba, sino un punto de inflexión en una situación de deriva y descontrol en la que su partido, el PSOE, y él mismo como vicepresidente del Gobierno de España, tienen una responsabilidad directísima. Y aunque no pretendo ni creo positivo exhibir permanentemente el argumento de la herencia recibida, es justo que, ante determinados planteamientos demagógicos, se recuerde que lo que está pasando es consecuencia directa de lo que se hizo y muy especialmente de lo que no se hizo antes.

Hace unos días Europa certificaba lo que veníamos diciendo en el PP desde hace meses: que el PSOE mintió sobre el déficit. Y lo peor es que esa mentira del PSOE de 25.000 millones de euros más de déficit la pagaremos todos los españoles. El gobierno de Mariano Rajoy ha tenido que adaptar sus medidas a una situación peor aún de lo que el PSOE reconoció y sobre la que el señor Rubalcaba mintió con plena consciencia de sus actos. Y esas cuentas falsas no sólo han generado problemas al Gobierno de Rajoy, sino que han provocado el aumento de la desconfianza internacional de España y el encarecimiento de la prima de riesgo que estamos pagando. Los más de 25.000 millones que ocultó el PSOE son los que ahora tiene que recortar el gobierno en los Presupuestos de 2012.

Les ofreceré unos datos que ilustran bien el alcance real de la herencia envenenada que nos ha dejado el PSOE: sólo en pagar los intereses de la deuda que dejó el PSOE, el gobierno tiene que gastar este año 30.000 millones de euros. Y de algún lado tendrá que salir ese dinero, porque lo que no podemos permitir es que España acabe en la quiebra o intervenida, como ha pasado con otros países cuyos gobiernos también mintieron acerca de la situación real de su economía. En estos momentos lo último que necesita España son los ejercicios de demagogia y cinismo en los que se ha embarcado el PSOE. La situación actual requiere la responsabilidad y el sentido común de una oposición realista y seria, que sea capaz de defender sus puntos de vista sin faltar al respeto y a la memoria de cuantos son conscientes de que eran ellos los encargados de tomar las decisiones antes del mes de noviembre del año pasado.

Por lo tanto, lo que deberían hacer los socialistas es pedir perdón a los españoles por su incompetencia en lugar de convocarlos a manifestaciones y movilizaciones callejeras. Los que han dejado a España por segunda vez en la ruina no parecen estar demasiado autorizados para convertirse en la conciencia moral y ética de nadie.

Demoliciones y Derribos Rajoy, S. L.

José Luis Sánchez Teruel
Secretario General del PSOE de Almería

Rajoy ha iniciado una nueva demolición, la de nuestro sistema público de salud. Directamente ha cogido el pico y la pala, o mejor dicho, ha mandado a los suyos que cojan el pico y la pala para derribar uno de los pilares del Estado del Bienestar más apreciado por los ciudadanos, la Sanidad. El Gobierno -bajo la coartada de la crisis- ha iniciado el cambio de modelo que tenemos, con la pretensión final de llevarnos a un modelo donde cada uno tenga la Sanidad que se pueda pagar, acabando para ello con la universalidad y gratuidad de la prestación sanitaria. De entrada, a partir de ahora, sólo tendrán tarjeta sanitaria quienes coticen a la seguridad social, más los pensionistas y los parados (los que ya hayan cotizado antes). El resto de ciudadanos tendrán que acreditar ingresos insuficientes para tener derecho a la sanidad pública.

Esta ocurrencia nos lleva a que, por ejemplo, los jóvenes mayores de 26 años que no hayan accedido a su primer empleo no tengan derecho a asistencia sanitaria gratuita y la tengan que pagar, a no ser que puedan acreditar que no superan un límite de ingresos determinado. En ese caso, tendrán que pedirlo expresamente y esperar a que se les conceda una especie de “carnet de pobre”. Los trámites serán engorrosos para las personas que se estén preparando unas oposiciones e injustificables para quién haya concluido sus estudios pero no tenga aún un empleo. El Gobierno tiene que aclarar, además, cómo afecta esta nueva normativa a las mujeres separadas o divorciadas que nunca hayan cotizado a la seguridad social.

Las medidas del Gobierno del PP excluyen a los inmigrantes sin papeles de la atención sanitaria, aunque se mantiene la de urgencias, embarazo, parto y post-parto y menores de 18 años. Esta exclusión supone un ahorro poco relevante, pero tendrá un coste enorme en salud y en solidaridad, porque dejarán de ser atendidos pacientes en tratamiento por cáncer, hemodiálisis y otras enfermedades crónicas. Es por tanto, una medida ineficaz que, además, sólo va a conseguir que hasta las gripes se traten en urgencias.

Aunque Rajoy y la Ministra Ana Mato lo han negado una y mil veces, en el Real Decreto se establece el copago sanitario. Este cambio pone una barrera real a los pacientes más vulnerables para el acceso a novedades y a prestaciones necesarias y también penaliza a aquellos que viven en el ámbito rural o lejos de su centro de atención sanitaria, por el copago en el transporte. Además, todos los ciudadanos –incluidos los pensionistas- tendrán que pagar por cosas que hasta ahora no pagaban si las necesitaban como las prótesis externas (collarines, férulas, muletas, sillas de ruedas, etc.) por el transporte sanitario no urgente y por los productos dietéticos terapéuticos.

Se inicia así un sistema de copago que el Gobierno ha impuesto a los pensionistas, por primera vez en España, un impuesto en toda regla que debes pagar por padecer una enfermedad. Se trata, en definitiva, de medidas improvisadas, injustas e ineficaces. Injustas porque castigan especialmente a los sectores más vulnerables, es decir, a los pensionistas y porque el peso de la crisis vuelve a recaer en las clases medias trabajadoras, que tendrán que pagar más. Ineficientes e improvisadas porque lo único que van a provocar estos recortes es empeorar la salud de los españoles.

Por lo tanto, un derecho de todos los ciudadanos, que hasta ayer era universal y gratuito, ahora ya no lo es en virtud de un Decreto Ley de Rajoy y su particular “empresa de derribos”- que es en lo que se han convertido los gobernantes del partido popular. Por cierto, ¿habrán consultado están medidas con sus votantes?

Gobierno de cuotas

Rafael M. Martos
Director de Noticias de Almería
 
José Antonio Griñán utilizará sin duda una hoja de Excel para cuadrar el próximo gobierno de la Junta de Andalucía. Ni de lejos se va a tratar de elegir a los mejores, sino de designar entre los que encajen entre las distintas cuotas disponibles. Así, el próximo gobierno andaluz tendrá que ser paritario, que ese gran alarde de igualdad entre hombres y mujeres del que hacen gala quienes nunca pusieron una presidenta del Congreso, nunca pusieron una presidenta en el Senado, nunca han tenido presidentas autonómicas... Después de determinar cuantos hombres y cuantas mujeres han de formar el Gobierno, la cuota siguiente es la que corresponde a las consejerías de IU y las del PSOE, cuántas para cada uno. Pero hay que seguir con las cuotas, porque tanto PSOE como IU tienen que ajustar cuentas en sus casas, y eso significa que, o bien se elimina la presencia de disidentes, o bien se les da un carguillo... como dice el refrán.
 
Rosalía Martín tiene muchas papeletas
para ser Consejera
Y sigamos, porque no ha de faltar la cuota territorial, que como bien demostró Fuensanta Coves al frente de Medio Ambiente dándole cobertura legal al hotel del Algarrobico al modificar el planeamiento de protección del parque natural Cabo de Gata, o el exitazo de Martín Soler en Agricultura con la crisis del tomate... pues tiene gran utilidad.
 
Leo que "el sector reclama un consejero de Agricultura de Almería", y no puedo menos que recordar al mencionado, a ese prohombre almeriense que, conocedor como nadie de la realidad económica de la provincia, iba a ponernos en cabeza, iba a responder a nuestras necesidades, iba a... acabar como todos. Eso sí, aquellos que alabaron la sabia decisión de quien le puso al frente de Agricultura por ser el guante para esa mano, no dudaron en decir exactamente las mismas lisonjas cuando le pasaron a Innovación. Vamos, tan poco tardaron en acomodarse al nuevo cargo que el suplemento publicitario que iban a publicar aquel día y que pagaba la Consejería de Agricultura fue transformado en unos minutos como de Innovación agraria... para cobrarlo con el cambio.
 
Dentro de este sistema perverso que son las cuotas -cualesquiera que sean- podría acabar determinando que será natural de Almería al menos un consejero o consejera. Tiene muchas papeletas la ejidense Rosalía Martín, ya que no olvidemos que a ella sí la metieron en la negociación con el PSOE para el pacto de Gobierno. Pero no es menos cierto que para ser consejero no es preciso ser parlamentario, con lo cual el abanico de posibles nombres se abre al infinito. Pero pensar que un almeriense va a ser mejor consejero de agricultura y pesca (¿olvidan la importancia de la pesca que está en esta consejería?) que un onuvense o un sevillano es tan absurdo como pensar que será mejor o peor consejero de lo que sea por ser hombre o mujer, o por ser del PSOE o de IU... hay que gente que vale y gente que no, gente responsable y capacitada y gente que no... pero cuando se ponen tantos filtros absurdos, al final... un pan como unas tortas.

Santos Yubero: Crónica fotográfica de medio siglo de vida española (1925-1975)

Antonia Bocero
Escritora  

No es la primera vez que vemos una exposición de fotografía que retrata la vida española de buena parte del siglo XX, como sucede con la que actualmente se exhibe en el CAF; y sin embargo, una vez más comprobamos que el revolucionario invento de la fotografía nos sigue pareciendo el arte que con más certeza da forma a un tiempo que no fue el nuestro. Muchos de los acontecimientos captados por Yubero nos son completamente novedosos. De otros sabíamos por los medios de comunicación y los libros, y están aquellos que en días de confidencias y desahogo nos fueron contados por nuestros mayores. Al fin, unos y otros, forman parte de un imaginario que sólo a través de exposiciones como esta se nos hace evidente. Hoy, con nuestros móviles, todos llevamos una cámara en el bolsillo, o las sorteamos por doquier, pero éste no era el caso décadas atrás, como bien sabemos. Así que poder asistir al retrato de ese periodo de la vida española, a través de grandes como Yubero, nos parece toda una suerte.

Yubero (1903-1994) fue un grandísimo reportero gráfico que capturó los acontecimientos más señalados del Madrid de la preguerra, la guerra y la postguerra española, retratando los cambios en la sociedad civil y la transformación urbana en la capital de España. Son más de 100 imágenes y diversos videos de un valor histórico incalculable lo que presenta el CAF en sus dos plantas. Del periodo de la preguerra hay tomas entrañables, como la del mercadillo que se desarrolla en La Corrala de la calle Mesón de Paredes, edificio que aún se mantiene en pie, y es ejemplo de un prototipo de vivienda madrileña. Otra imagen curiosa es Carrera de camareros, que nos habla de la importancia que ya tenían los cafés en los ‘madriles’ de la época, y lugar donde miles de quintos esperan el resultado del sorteo de destino (1933). Los artistas no faltan, como Margarita Xirgu o la Argentinita; ni los escritores, boxeadores, toreros, o los niños de San Ildefonso tras cantar el gordo de Navidad. Una familia de indigentes deja patente que hay hambre. Se juzga a conocidos políticos y se condena a militares.

1936: los mítines se suceden. Un grupo, entre los que está José Antonio Primo de Rivera, es sorprendido a la salida del celebrado en el Teatro de la Comedia. Al poco, Manuel Azaña toma posesión de su cargo como presidente de la Segunda República. Julio del 36: el cadáver de Calvo Sotelo yace en plena calle. Las imágenes con el brazo en alto son numerosas, y a su vez el campesino extremeño eleva los brazos sosteniendo la hoz y el martillo. La tragedia sobre la que se han escrito miles de libros está a punto de estallar. Los niños juegan a ser milicianos en las calles del barrio de Lavapiés. El drama sucede. Tras él dan comienzo los desfiles victoriosos de los vencedores y los presos son obligados a celebrar la liturgia de la victoria en el patio de la cárcel. Soldados alemanes desfilan en la Monumental de Madrid, antes de la corrida celebraba en su honor (1940). Estamos en la posguerra, estampa afligida de un país arrasado, y periodo al que pertenecen las mejores tomas de Yubero y su equipo. Dos imágenes narran el fin de la dictadura: la capilla ardiente de Carrero Blanco (1973) y la de Francisco Franco (1975). “Tristes guerras -que escribiera Miguel Hernández- si no es amor la empresa”.

Los ministros de Trabajo

Emilio Ruiz
www.emilioruiz.es

Si yo tuviera actitudes de ministro –obvio es que no las tengo, entre otras razones porque desconozco cuáles son; vistos algunos casos, incluso dudo que existan-, si las tuviera, digo, lo menos que desearía ser es ministro de Trabajo. Invito al lector a que haga un recorrido mental por la idiosincrasia de todos y cada uno de los ministros de trabajo que hemos tenido en los últimos tiempos. Verá que son seres de otra especie, que están hecho de otra madera. Recordémoslos por un instante. Celestino Corbacho. Jamás en mi vida he sentido tanta solidaridad con otra persona como cuando este hombre anunciaba las cifras del paro. Convertía el acto en un poema; en una tragedia, más bien. Después vino Valeriano Gómez. Qué caso: Zapatero lo llevó directamente al Ministerio de Trabajo desde una concentración en la Puerta del Sol para protestar por su reforma laboral. El primer encargo del presidente fue que defendiera la reforma con uñas y dientes, y lo hizo con esmero. Cuando los periodistas le preguntaron si no había cierta contradicción en sus actuaciones, tan pancho contestó: “¡Qué va, si yo estaba allí en solidaridad con los sindicatos, pero nada más!”.

Y ahora tenemos a Fátima Báñez. Adoro a esta mujer. Quedé prendado de ella la noche de las elecciones andaluzas. Mientras sus compañeros del PP mostraban unos enormes caretos, ella, eufórica, no paraba de bailar. “Eso es”, me dijo un colega, “porque se ve sucesora”. No es cierto. El mismo semblante se lo hemos visto en otros momentos delicados. El viernes, sin ir más lejos, cuando anunció los 5,6 millones de parados sólo le faltó añadir: ¡Hurra! Es que la señora es así, como así eran los señores. De otra calaña. Ministros de trabajo.

Qué duro

José Luis Sánchez Teruel
Secretario General del PSOE de Almería
 
Los dirigentes provinciales del PP andan apesadumbrados por las esquinas, intentando convencerse los unos a los otros de que lo que está haciendo el Gobierno de Rajoy no es sino la consecuencia del signo de los tiempos que nos ha tocado vivir y que esto es lo que hay. Sin embargo, cuesta ver en sus caras, en sus declaraciones, esa impronta del que se sabe en posesión de la verdad. Lo están pasando mal, muy mal, y se les nota. Qué duro tiene que ser quedarse en casa y no salir a manifestarse en defensa de la sanidad y la educación pública. Qué trago más amargo tener que defender que tienen que aumentar los alumnos por clase, subir las tasas universitarias o despedir profesores. Qué mal les debe de estar sentando; especialmente cuando los socialistas estamos exponiendo que existen otras soluciones, que hay otras alternativas para no tener que tomar estas medidas. Pero, mira, son disciplinados y callan aunque sus gestos les delaten.

Qué violento tiene que resultar explicar una reforma laboral que plantea despidos a precio de saldo, fulmina todos los derechos de los trabajadores y que creará más recesión y más paro. Un disparate, pensará más de uno en el PP. Y yo lo entiendo, es humano perder la fe en los tuyos ante tanta injusticia, sobre todo cuando estas medidas han venido precedidas de subidas de impuestos brutales a los que menos tienen. Y encima, a Rajoy se le ocurre aprobar una amnistía fiscal para los grandes defraudadores. Cuánto han de aguantar los mandatarios del PP y cuánto más habrán de callar si Rajoy no deja en paz la tijera. Qué cruel ha de ser defender que los pensionistas paguen por sus medicinas, que los mayores de 26 años que no hayan cotizado -porque han estado estudiando- o mujeres separadas que no hayan trabajado se queden sin Seguridad Social, salvo que acrediten que no tienen un duro.
 
Qué inhumano debe de ser salir a la calle para contar que todos los ciudadanos -incluidos los pensionistas- tendrán que pagar por cosas que hasta ahora no pagaban si las necesitaban, como las prótesis externas (collarines, férulas, muletas, sillas de ruedas, etc.) o por el transporte sanitario no urgente. Qué difícil, y qué responsabilidad más grande decirles a todos los almerienses que "ningún alcalde en su sano juicio frenaría el soterramiento" y poner poco tiempo después la rodilla en tierra a la menor de cambio, sin haber peleado ante el Gobierno por este proyecto y por todos los ciudadanos que creyeron alguna vez que esta ciudad, por fin, se enganchaba al futuro. Pero claro, como dijo recientemente un dirigente del PP "ahora que ya no estamos en campaña hay que decir la verdad", y eso es doloroso cuando se ha engañado tanto y a tanta gente en poco más de cuatro meses, que se dice pronto.

Amat habla gallego

Teleprensa
Editorial

En ocasiones, al alcalde de Roquetas de Mar, presidente del Partido Popular en Almería y también de la Diputación Provincial, Gabriel Amat, se le ha criticado por lo mal que habla. Y no se trata de que diga tacos en su discurso, ni mucho menos. Pero la clave está en su acento gallego. Se ha podido comprobar una vez más durante la celebración del Pleno de la institución provincial. Un Pleno meteórico, de los que le gustan a su presidente, tal vez por querer llevar hasta sus últimas consecuencias ese plan de ajustes que con tanto énfasis no sólo predica sino que ejecuta el PP. Así, debe pensar, puestos a recortar, delimitemos hasta los tiempos de intervención de los diputados y vayamos al grano, que siempre acaba siendo una votación en la que gana por goleada.

Pues sí, Amat es más bien parco en palabras y las que utiliza son muy sencillas. Frases sin circunloquios ni nada por el estilo. Al pan, pan y al vino, vino. Hoy, una vez más, para evitar la cháchara de la oposición ha zanjado el asunto a la primera de cambio: el cierre de una unidad de la Residencia Asistida responde a que el PP “hace lo que tiene que hacer”, que poco más o menos es la explicación que Mariano Rajoy nos ofrece cada vez que tiene que explicar una medida. Pocas veces sabemos por qué las toma, sin embargo, si nos deja claro que no le gusta las medidas que adopta pero que tiene que tomarlas. Y su discípulo en Almería es un calco del gallego.

Amat, para no salirse de esta línea, ha optado por responder lo mismo que su jefe, “hacemos las cosas porque las hacemos y sobre todo, porque los ciudadanos nos han dado el poder y a ustedes los han colocado en la oposición”. Y se acabó. Esto son lentejas y basta de perder el tiempo con razonamientos. El mejor argumento, debe pensar, es una mayoría absoluta.

Un mayor compromiso con Andalucía Oriental

Manuel Pérez López
Prao

El Partido Regionalista por Andalucía Oriental propone aprovechar la tesitura actual en cuanto a política de recortes para trasladar importantes gastos de la Junta de Andalucía y el Gobierno Central hacia las inversiones que necesitan las provincias de Almería, Granada y Jaén. La necesidad de una administración para un territorio como el caso de Andalucía a nivel autonómico, o España a nivel nacional, se justifica bajo el principio de eficiencia, por el que esta administración ofrece un servicio que empuja a la economía y  a la sociedad en su conjunto hacia el progreso. Esta es la razón por la que desde el PRAO pedimos que se pongan sobre la mesa todas y cada una de las competencias desarrolladas por las distintas administraciones, de manera que seamos los ciudadanos los que valoremos qué competencias son necesarias y cuales no lo son tanto.

Existen diferentes organismos, empresas públicas y estructuras organizativas que han causado un agujero en las cuentas públicas, lo que ha provocado que no haya dinero para las infraestructuras que demandamos los ciudadanos. En nuestro caso de Andalucía Oriental, no se han aprovechado los años de crecimiento económico para dotar a nuestras ciudades de una conexión viaria y ferroviaria como sí disfrutan en otros lugares de Andalucía y España. Pero la realidad actual es más penosa si cabe.

En los presupuestos para el año 2012 se ha puesto en evidencia que nunca hubo intención por parte del Partido Popular de hacer pasar la variante principal del corredor mediterráneo de la Red Transeuropea de Transporte por la costa, desde Málaga hasta Almería pasando por Motril, con la conexión Motril-Granada-Jaén que conectaría con el Centro de España mediante un tren de altas prestaciones gracias a un nuevo proyecto ferroviario para adaptar el paso por Despeñaperros. Se hace caso omiso al reciente estudio (con iguales resultados que otros anteriores para el puerto de Motril) sobre la certeza de que el desarrollo logístico del puerto de Almería depende de la existencia de un eje ferroviario. Sin embargo, el Consejo de Ministros puso de manifiesto que cuando hay verdadera intención de invertir en proyectos de infraestructuras prioritarios se aprueban inversiones multimillonarias para un trayecto de AVE de 53 km que discurre en sus tres cuartas partes entre túneles, en Zamora y Orense, así como para el Corredor del Mediterráneo entre Alicante y Cataluña, olvidándose del tramo Almería-Granada y dejando sin proyectar el prometido tren Guadix-Baza-Almanzora-Almendricos además de la recuperación del proyecto de tren Linares-Úbeda-Albacete.

En cuanto a autovías, echamos de menos un mayor compromiso con las autovías A-32, Torredonjimeno-El Carpio, la del Olivar en la provincia de Jaén, la del Almanzora y la Córdoba-Granada, sin olvidar la culminación de la Segunda Circunvalación de Granada y la A7, cuya finalización fue asegurada para hace años.
En este momento de recesión económica, nuestra región oriental necesita de una apuesta clara en los sectores más productivos, como son la agricultura y el turismo. Para ello pedimos más inversiones que compensen las pérdidas económicas derivadas de los acuerdos de la Comunidad Europea y una apuesta clara por los valores monumentales y naturales que son los que van a darnos la oportunidad de salir adelante en el corto plazo.

Esas son las razones que nos llevan a pedir a los gobiernos nacional y autonómico unos recortes importantes en gastos superfluos que encaminen ese dinero hacia donde de verdad se necesita: al desarrollo de infraestructuras y a la conservación de nuestro patrimonio, para que Andalucía Oriental deje atrás el subdesarrollo que padece.

Almería, con el 35,28 % de paro

Juan Folío
La Opinión de Almería

Los datos del paro no dan tregua a nuestro país, pero menos a Andalucía, y menos aún a Almería. Según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondientes al primer trimestre el paro aumentó en Andalucía en 81.100 personas, lo que supone un aumento del 6,5 por ciento en relación con el trimestre anterior. El número total de desempleados se sitúa en 1.329.600 y la tasa de en el 33,17 por ciento. En los últimos doce meses el desempleo aumentó en 142.100 personas, lo que supone un incremento del 11,96 por ciento. El número de ocupados descendió en 135.100 personas en los últimos 12 meses, lo que supone un descenso porcentual del 4,8 por ciento en relación con el mismo trimestre del año anterior. De enero a marzo la cifra de ocupados en Andalucía descendió en 70.800 personas en relación con el trimestre anterior, lo que supone un descenso del 2,58 por ciento, de forma que la cifra total de ocupados alcanza las 2.678.700 personas. De esta forma, la tasa de actividad se situó en Andalucía en el 58,97 por ciento.

A nivel nacional, el paro subió en 365.900 personas en el primer trimestre del año respecto al trimestre anterior, un 6,94 por ciento más, situándose el número total de desempleados en 5.639.500 personas, cifra inédita hasta ahora para la economía española. La tasa de paro escaló hasta el 24,44 por ciento, porcentaje casi 1,6 puntos superior al del trimestre anterior.

La incorporación de activos al mercado laboral ha sido especialmente significativa este trimestre en Comunidad de Madrid (25.200), Canarias (17.200) y Andalucía (10.300 más). Por el contrario, en Comunidad Valenciana (26.500 activos menos) y País Vasco (24.500) se observan los mayores descensos del número de activos.

TASAS DE PARO Y ACTIVIDAD
Andalucía ascendió en el primer trimestre de 2012 a ser la segunda comunidad con mayor tasa de paro, solo superada por Ceuta (35,51 por ciento). La Comunidad andaluza ocupa el puesto noveno respecto a la tasa de actividad, con una tasa del 58,97 por ciento, por detrás de Baleares (64,77 por ciento), Madrid (64,24 por ciento), Canarias (63,51 por ciento), Cataluña (62,51 por ciento), Murcia (62,24 por ciento), Navarra (59,79 por ciento), Comunidad Valenciana (59,74 por ciento) y La Rioja (59,15 por ciento).

POR SEXOS
De los 1.329.600 parados que recoge la EPA 703.100 son varones y 626.500 mujeres. En cuanto al total de ocupados, de los 2.678.700 ocupados andaluces, 1.518.200 son hombres y 1.160.500 son mujeres.

La tasa de paro andaluza del 33,17 por ciento es 8,73 puntos superior a la nacional (24,44 por ciento). La tasa de desempleo femenina es 3,41 puntos mayor que la masculina en Andalucía. De esta forma, la tasa de paro masculina se sitúa en Andalucía en el 31,65 por ciento, 7,56 puntos por encima de la media nacional, que es del 24,09 por ciento, mientras que la tasa de paro femenino es del 35,06 por ciento, 10,2 puntos más que la media del país (24,86 por ciento).

Por lo que respecta a la tasa de actividad quedó establecida en el 58,97 por ciento, 0,97 puntos por debajo de la media nacional, que es del 59,94 por ciento. En este caso, la tasa de actividad masculina se sitúa en el 66,57 por ciento, 0,29 puntos por debajo de la media nacional (66,86 por ciento), mientras que la tasa de actividad femenina se sitúa en el 51,63 por ciento, 1,72 puntos inferior a la media nacional (53,35 por ciento).

Asimismo, el número de activos en el primer trimestre fue de 4.008.300 personas, por lo que se registró un aumento de 10.300 personas, un 0,26 por ciento más respecto al trimestre anterior, mientras que en relación con el mismo trimestre del año anterior subió en 7.000 personas, un 0,18 por ciento más.

ALMERÍA Y CÁDIZ, CON LAS TASAS DE PARO MÁS ALTAS
Cádiz y Almería fueron las provincias con mayor tasa de desempleo en el primer trimestre, con un 36,37 y un 35,28 por ciento, respectivamente. En el resto de provincias, la tasa de paro en Málaga ascendió al 34,61 por ciento, Huelva (34,49 por ciento), Córdoba (32,67 por ciento), Jaén (31,98 por ciento), Granada (31,51 por ciento) y Sevilla, con una tasa de 30,12 por ciento.

En cuanto a tasa de actividad, Almería, Huelva y Sevilla, con 66,04 por ciento, 60,66 por ciento y 60,09 por ciento, respectivamente, son las tres únicas provincias andaluzas con porcentajes superiores al 60 por ciento en el primer trimestre del año. En el resto de provincias, en Córdoba la tasa de actividad asciende a 59,65 por ciento, en Málaga (59,62 por ciento), Cádiz (55,91 por ciento), Granada (55,66 por ciento) y Jaén (54,88 por ciento).

En números absolutos, en la Comunidad fueron Sevilla y Málaga las que ocuparon las dos primeras posiciones en la Comunidad, con 278.400 y 274.900 parados, respectivamente.

La fraternidad universal

Mar Verdejo Coto
Ingeniero Paisajista
Hay veces en la vida en la que te plantean una acción, y, por muy descabellada que nos parezca, como en un acto de rebeldía, decimos que sí. Siempre es más fácil hacerla en grupo, protegidos, entre los que te quieren, y, como en una acto de fe ciega, te lanzas. La idea surgió en la mente del pintor Andrés García Ibáñez, obsesionado con la obra de Beethoven, y como en una muda de piel, quería cambiar el lienzo inicial. Ya no veía el universo de la Novena Sinfonía como un coro celestial. Lo soñaba con total desnudez. La idea, ya madura, me la transmitieron un domingo de noviembre, ante mi incredulidad, en el Paseo Marítimo, de noche, con el rumor de las olas. ¿Y por qué no?, me dijo un compañero.

El artista leyó el Manifiesto y el Decálogo de Equo, que son un compromiso de armonía entre seres y un alegato contra la corrupción. En el Manifiesto de Equo se denuncia: “La humanidad corre el peligro de perder el control  sobre su propio destino”. Beethoven aguardaba “un reinado en la tierra, conquistado sólo a través del amor y la fraternidad universales”, “una idea utópica por la que hoy, más que nunca, claman los desheredados de la tierra”, comentó el pintor que enseguida se inspiró para que fuésemos nosotros sus modelos. Necesitaba 36 personas vinculadas a Equp, simpatizantes o amigos que en equidad posaran como en un coro clásico. Parece fácil, e incluso heroico, pasar a la posteridad de la mano de Ibáñez. En una semana se fueron sumando poco a poco los modelos, pero también el miedo a la repercusión mediática nos hizo ser temerosos. No fue tan fácil.
A los siete días, en la mañana del domingo, de la mano de Andrés, recorrimos su Museo. Cuadro a cuadro nos iba contando sus impresiones, sus anhelos, su lucha por hacer de su comarca un referente cultural. Nos habló de la Ciudad de la Cultura y de la importancia que tiene para él que su hijo crezca en el Valle del Almanzora, entre los recuerdos de su niñez. Sala a sala nos fuimos desnudando a capas el alma, nos enseñó las obras aún no expuestas, ilusionado por todos los proyectos hechos y por hacer. Indignado, pero sin desfallecer. Estábamos maravillados con su obra y con él como persona.
A medida que avanzábamos por las diferentes salas íbamos enmudeciendo, cada vez más nerviosos pensando qué sala es la que estaba preparada para posar. Algunos nos conocíamos, pero otros no. El pudor nos iba invadiendo. Sería en la sala grande, después de los magníficos grabados de Goya. Iluminada, de colores anaranjados, al fondo, esperaban los bancos y un atril con el poema de Schiller en alemán. En la sesión fotográfica cantaríamos la Oda a la Alegría. Nos la cantó el pintor, con voz firme y decidida, como el que escucha hasta el infinito una misma melodía y tiene que enseñársela a sus pupilos. La sesión fotográfica se haría con partitura y sin ella. Solo estaríamos nosotros, él y el fotógrafo. Nos organizó, nos contó, ¡contamos dos veces!, ni siquiera sabíamos cuántos íbamos a posar y si estábamos los 36 al completo. Andrés, por si acaso, tenía un plan B, con menos modelos. Los hombres se desnudarían allí, y las mujeres en el taller del pintor.
En el taller la algarabía era tremenda. Despojándonos de las ropas también lo hacíamos de nuestras sombras. Nos llegaban los cantos de ellos, nos esperaban, ya en sus lugares definitivos del cuadro. Nosotras, alborotadas, llegamos con albornoces y zapatillas, nos atropellábamos. Dejaron de cantar. Decididas íbamos ocupando un lugar en dos niveles. ¡Fuera albornoz! Comenzamos a entonar la novena con partituras con voz tímida, sin gesticular. La música a todo trapo. ¡Hay que cantar con más intensidad! ¡Fuera partituras!, nos decía. Y así, a tres voces cantamos una y otra vez la Oda a la Alegría en español. Hacerlo en nuestra lengua nos ayudó a estar más cómodos, a liberarnos como coro. En cada nota nos desprendimos de prejuicios, y de miedos. Cantamos en total sintonía con la naturaleza, con el entorno y los compañeros. Ibáñez hizo unos cambios para la composición definitiva. Fue una verdadera comunión. Se transmitía la fuerza y las emociones del coro. Los que esperaban abajo se emocionaron al escucharnos. Andrés le había dado instrucciones al fotógrafo Pablo G. Ibáñez sobre qué perspectiva quería de las fotos. Tras hacer ráfagas y comprobar con el pintor que tenía material suficiente terminó la sesión. Nos quedamos con la sensación de brevedad, algunos ya estábamos tranquilos disfrutando del momento. El patio, en la sobremesa fue el protagonista, el coro siguió cantando cerrando un día lleno de intensas emociones.
En el apabullante mural con dimensiones colosales se percibe la fuerza, sintonía y emociones del coro. La unión entre pintura y música se hace realidad en las impactantes imágenes en tres dimensiones. Las figuras parecen que están vivas, que respiran, que hay aire entre ellas, se les oye cantar.
Quiero agradecer a Andrés su trabajo apasionado, su esfuerzo incansable y dedicación titánica en esta obra, y el impulso que da a la cultura en nuestra provincia.

¿Qué más quieren?

Pablo Requena
Periodista

Supongo que no seré el único que piense que ya habríamos tenido decenas de manifestaciones por toda la geografía andaluza si el caso de los ERE fraudulentos o fondos de reptiles hubiese ocurrido bajo el gobierno de cualquier otra sigla política que no fuera la del PSOE. Ya saben, los sindicatos de clase, UGT y CCOO, encabezando concentraciones -a las que sin duda me habría sumado- para protestar por el despilfarro de cientos de millones de euros que tendrían que haber llegado a un millón doscientosmil desempleados que somos ya en esta castigada tierra. Pero como aquí quien reparte las subvenciones es el partido afín (a partir de ahora los partidos afines) a callar y llevárselo calentito. Bueno, callados del todo no, que bien ocupados andan ahora protestando contra los recortes del malvado Rajoy. Se nota que tienen energía, toda la acumulada durante el septenio nocivo de la era Zapatero en la que sí que tenían el silencio por norma.

Por otra parte, creo que el trabajo que está realizando la juez Mercedes Alaya en el caso de los fondos de reptiles, a pesar de estar aún inconcluso, está siendo impecable. Ya demostró la magistrada no andarse con chiquitas en otro caso también popular, como fue el de Lopera y el Real Betis. De momento, en el tema de los ERE ya se ha llevado por delante, entre otros, a un director general de Trabajo -el de la coca y las putas- y a todo un consejero de empleo de la Junta de Andalucía. Que por cierto, telita con la respuesta del Gobierno de Griñán a la prisión del consejero que “trabajó desde el día en que nació”. Olé por Mar Moreno y su rostro de cemento armado.

Entre tan esclarecedora respuesta del Gobierno andaluz y detalles como que Chaves se reunió con una empresa que se “regaló” un ERE falso, la firma de Griñán en documentos compremetedores y a toda página en el diario ABC, declaraciones de los imputados que señalan “a la más alta instancia del Gobierno andaluz” o el simple uso de la lógica, que nos impide creer que el presidente de la Junta de Andalucía, fuera Chaves o Griñán, no tuviera conocimiento de que sus subordinados estaban malversando más de 700 millones de euros, cada día veo más negro el futuro de Griñán. Aunque en un país como España y en un pueblo como el andaluz, capaz es don José Antonio de salir de rositas mientras los otrora adalides de la lucha contra la corrupción, Izquierda Unida, le hacen las palmas con las orejas. Y ahora voy a hacer de Rappel: colosal sopapo el que IU se dará dentro de cuatro años, que dejará el del Partido Andalucista como algo anecdótico

El caso de los "eres", camino del TSJA y del Supremo

Pepe Fernández
Periodista

Al margen de la idea que podamos tener sobre la pasión y la peculiar forma de instruir el sumario de los EREs, convendrá reconocer a estas alturas que el último Auto dictado por la Magistrada Mercedes Alaya es muy clarificador sobre el asunto que más tinta ha derramado en tres décadas largas de democracia en Andalucía. El denominado “Caso Guerra” también abultó lo suyo a nivel mediático, político y judicial, para al final quedar todo en una sanción fiscal por parte de la Agencia Tributaria al ex asistente del vicepresidente del Gobierno en Sevilla, su hermano Juan Guerra González. A ver que pasa con este caso 22 años después. Pero la atenta lectura del Auto, especialmente recomendada a quienes se hayan perdido entre acoplados a EREs, empresarios, amigos y socialistas con carné, nos ofrece una visión de conjunto muy interesante sobre lo que se está discutiendo en sede judicial.

Estamos ante un caso de corrupción de grandes dimensiones, amparada en la puesta en marcha de un Sistema de financiación ideado como la hucha de altos cargos del PSOE y del Gobierno andaluz, dispuesta a atender no solo las urgencias de la paz social, también las de un puñado de aprovechados compañeros y compañeras, amparados todos bajo las siglas del partido fundado por Pablo Iglesias que, si levantara la cabeza, se sentiría bastante escandalizado y desmoralizado. Pero la gran base de todo, el quid de la cuestión, es que la creación del Sistema no llevó pareja la puesta en marcha de mecanismos de control financiero de los miles de millones entregados por parte de los Interventores, cuyo concurso en la historia empieza a quedar en cuestión por la Juez Instructora. Miles de millones de pesetas, de pronto, en manos de unos personajes que se sentían como si estuvieran en “La Casa del Pueblo” repartiendo para los pobres, los pobres amigos del partido, claro.

Tanto la Juez como los Fiscales, a la vista de lo que se va radiando sobre la marcha de la instrucción, han puesto el ojo en la denominada judicialmente como “pirámide” del saqueo a los fondos de Empleo. Antonio Fernandez esperó más de un año en prestar declaración porque era una de las tres puntas de esa pirámide, quizás la más frágil al no hallarse parapetada en aforamiento alguno como su amigo y compañero Jose Antonio Viera. ”Mira cómo paga que le hayamos aforado”, se oyó decir en las tenebrosas horas de su dimisión como Secretario General del PSOE de Sevilla. Catorce meses de espera tras ser imputado Antonio Fernández son muchos meses de espera, especialmente larga desde el 3 de marzo que ingresó en prisión su escalón inferior, Javier Guerrero. Lo mismo que le sucederá al ex diputado Ramón Díaz Alcaraz, uno de los fontaneros claves entre el entramado de la Consejeria de Empleo o Innovación y la Agencia IDEA. 

Pero la traca final podría llegar  más temprano que tarde y es algo que se intuye hablando con veteranos militantes del PSOE conocedores de la que ha sido una de las claves para mantener la red clientelar del PSOE-A durante treinta años, o sea el asunto de los EREs y su génesis. Todos saben que es verdad lo que ha declarado Fernández en sus cuatro jornadas de interrogatorio, y, si no fuera porque el horno no está para bollos, muchos estarían dispuestos a presentarse ante la Sra. Alaya y decirle: "Señoría, yo también he delinquido con el uso de esos fondos. Impúteme".

En el juzgado número seis de los de Sevilla se está juzgando algo más que a un puñado de pillos, golfos o puteros que han usado el poder para saquear las arcas de los ciudadanos. Se pretende juzgar, nada más y nada menos, que la acción de todo un gobierno durante varias legislaturas. Y esos gobiernos tienen nombres y apellidos. A la vista de lo cual no es descabellado empezar a pensar sobre los efectos de la traca final que seguramente reportará el asunto de los EREs. Entre otras cosas para no desmerecer su discurrir procesal desde que empezó con  lo de Mercasevilla. Una traca que puede ser demoledora y cuya hipótesis empieza a circular de caseta en caseta de esta triste feria abrileña para la familia socialista.

La traca, aseguran, será enviar al Tribunal Supremo los indicios hallados en el expresidente de la Junta Manuel Chaves y en su vicepresidente y coordinador de los Consejillos, Gaspar Zarrías. Junto a ellos toda la documentación que afecte también a Jose Antonio Viera. Los tres, al ser parlamentarios en Madrid, están aforados y les juzga el Supremo. Paralelamente y para redondear el cierre de responsabilidades ¿políticas? ¿penales? enviar al TSJA a Jose Antonio Griñán en tanto que conocedor, como vicepresidente económico de Chaves, del destino incontrolado de los dineros de Empleo/IDEA.

Celín y su complejo turístico

Juan Torrijos
Periodista

Muchos ciudadanos del municipios de Dalías pueden respirar tranquilos. Su ayuntamiento no tiene dinero para hacer el proyecto anunciado en el paraje de Celín. La crisis tiene estas cosas. Hay quien dice que hasta es buena en algunos casos. No sé, no sé. El complejo hotelero a construir tenía sus defensores y detractores, como casi todo en la vida. Me contaba hace años un arquitecto que lo importante es que lo que se construya mejore el paraje, la zona o el barrio donde se ubica. El ejemplo que nos ofrecía era el del barrio latino de París. ¿Quién se atrevería hoy a proponer su derribo? Pues deben saber que para levantarlo hubo que derribar uno del siglo catorce. Conclusión: Que el trabajo que se hizo fue bueno.

Celín ya no va a tener un centro turístico, y dicen que es cosa de la crisis. Me temo que sea sólo la escusa ante cierta cobardía por parte de los políticos responsables. Se asustan en cuanto ven dos pancartas en contra en manos de dos ecologistas. No es sólo que se puede mejorar un paraje si se hace bien, es que se hace rentable para el disfrute del ciudadano. Lo que hay que exigir, y esa si debe ser nuestra obligación, es que se construya algo más hermoso que lo que se derriba. Como ocurrió en París. Y hoy día eso no es difícil. Se nos llena la boca de proyectos turísticos, tenemos patronatos para todos los gustos y administraciones que se precien. Planes y más planes, proyectos y más proyectos que se aprueban hoy pero que nunca se realizan.

Sigan contratando gerentes, pero si no son capaces de dotar a esta provincia de lugares con encanto donde disfrutar, malos serán los resultados.

Ausencias y presencias

José Fernández
Periodista

La Junta de Andalucía llevó a cabo la otra mañana el desalojo de cuatro familias que estaban ocupando unas viviendas sociales destinadas a mujeres maltratadas en el Quemadero. Las ocupantes de los domicilios, madres solteras en paro y con una media de tres hijos, fueron obligadas al abandono de las casas en las que vivían de modo ilegal por los técnicos de la Junta, que acudieron a hacer su trabajo respaldados por un fuerte despliegue policial. Sin embargo, la labor de los agentes no fue necesaria ya que el penoso trámite se despachó sin resistencia, sin incidentes dignos de mención, casi sin presencia mediática y -lo más llamativo- sin la participación de pancartistas, megafoneros, portavoces del perroflautismo ilustrado, concejales de izquierdas o líderes sindicales. Familias a la calle y punto. ¿Dónde estaban los grupos que, por ejemplo como IU, proponen la prohibición de los desahucios en ese programa de gobierno conjunto de progreso para Andalucía? Una vez más nos encontramos ante la doble vara de medir que tasa de modo diferente actos similares en función de quién los ordene.

Por lo tanto, si quieren ver a pleno rendimiento a la alegre hermandad de la pancarta y el silbato protestando por un desahucio o un desalojo y a las televisiones públicas ejemplo de imparcialidad recogiendo testimonios de vecinos ante los colchones apilados en una pared, habrá que esperar a que el que ordene sacar a la gente de las casas ocupadas sea un banco o el Ayuntamiento de la capital. Ese día y ante el festival de la solidaridad que habrá montado en las puertas, habrá que fijarse en las presencias para recordar las ausencias.

La TVE de Rajoy

Kayros
Periodista

Quien recuerde la gesta de aquellos mártires de la libertad de expresión que se llamaron Urdaci y López Amor podrá entrever el Prado del Rey a que aspira este Gobierno. No contento con el apoyo de la infantería mediática de este país, aún quiere controlar la televisión pública para asomar la cara en los telediarios que es cuando se reúne la familia para comer y cenar. Entre sorbo y sorbo hay que meter doctrina bancaria, la única que vale para ganarse el paraíso. Y claro, el argumento siempre es el mismo, ese gen putrefacto y escondido que mueve siempre a la derecha, la pasta gansa, y por afán de ella romper consensos. Bajo la excusa de que se gasta mucho en televisión, ellos intentan simplificar la cosa poniendo como director a uno de los suyos.

Hay que ahorrar, claro que sí, pero a costa de idiotizarnos. Queda en segundo plano la independencia, la profesionalidad de los que hacen televisión y el derecho del ciudadano a estar bien informado. Acudir al decreto para modificar el sistema de nombramientos en TVE es todo un golpe institucional, tal como se ha dicho, un bloqueo al margen de la negociación con el resto de fuerzas políticas. Luego la derecha puede permitirse el lujo de acusar de adoctrinamiento o de falta de pluralismo. Es la logística del miedo a la verdad. Si nos atacan, retrocedemos; si se quedan quietos, los azuzamos, y si quieren pactar, nosotros caemos sobre ellos.

En este sistema no da tiempo a saber si una experiencia vale la pena continuarla por el bien de todos. Gana el PP, viva el retorno a Urdaci, que fue el no va más de las libertades informativas. Y como no me gusta el consenso, rompo la baraja porque con mayoría absoluta no tengo necesidad de pactar con los pobres arrabaleros. Para que luego digan que les importa un carajo la verdad.

Lo que la gente necesita

Adela Segura
Diputada andaluza del PSOE
 
¿Por qué en poco más de 100 días de Gobierno del PP en España se han producido varias movilizaciones sindicales, una huelga general y se están anunciando nuevas protestas por parte de los representantes de los trabajadores y trabajadoras? La explicación es bien sencilla: la ciudadanía ha tomado conciencia de hasta qué punto las decisiones de la derecha le están haciendo daño, poniendo impuestos a la enfermedad, ahogando la economía o reduciendo el consumo. Los socialistas, sin embargo, apostamos por un modelo productivo y económico basado en la creación de empleo ligado a la investigación, al conocimiento, las energías renovables y la economía social; que apueste por apoyar a nuestros sectores tradicionales, también a los emprendedores y al empresariado responsable para que con sus iniciativas contribuyan a la recuperación de la economía. Los Presupuestos que la derecha ampara en la mayoría absoluta obtenida el 20N son un proyecto ideológico de destrucción masiva del empleo, la protección social y la igualdad de oportunidades. Una familia que no llega a fin de mes cubriendo sus necesidades básicas, con algunos de sus miembros en paro y sin que sus expectativas laborales mejoren, no puede entender que el Gobierno del PP les suba los impuestos, rebaje la partida para políticas activas de empleo, suba la luz un 7%, el gas un 5% y a la vez indulte a los defraudadores.

El PP trata de justificar sus brutales recortes al Estado del Bienestar con la gestión del anterior Gobierno, pero lo que la gente necesita son soluciones y no excusas. El Gobierno del PP está aprovechando la crisis para privatizar servicios públicos, derivando la atención social a la beneficencia y replanteando el modelo del Estado autonómico, amenazándolo con la intervención.

El PP, que no comparte el modelo del Gobierno socialista aplicado en Andalucía, no ha sido capaz de asumir que la ciudadanía en Andalucía haya apostado por una mayoría parlamentaria progresista. Las consecuencias ya las estamos notando: el Gobierno central ha recurrido las oposiciones de enseñanza secundaria; pretende frenar la subasta de medicamentos de la Junta y ha planteado también unos Presupuestos Generales para 2012 que sólo destinan a Andalucía el 14,6% de la inversión, cuando nos corresponde el 17,8%. Nos quitan más de 400 millones. Administrar en contra de lo que España necesita, de las personas desempleadas, de las trabajadoras, de las dependientes y profesionales que las atienden, de las pensionistas y enfermas con medicación; de las necesidades de las familias medias, de las opositoras andaluzas en educación, del alumnado universitario del sistema público y de la ciudadanía que no defrauda a la Hacienda Pública, son los grandes "logros" de este Gobierno.