Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Piso por préstamo: entre banqueros y políticos no hay "cornás"

José Antonio Martínez Soler
Periodista

Ni los banqueros ni los políticos (que tanto les deben) se atreven a cambiar una Ley inmoral e impresentable. ¡Olé por ese juez que nos devuelve cierta confianza en la Justicia! Ya que ni el Poder Legislativo ni el Poder Ejecutivo se atreven a cambiar la legislación hipotecaria, para frenar los abusos e inmoralidades de la banca, mientras descarga impúdicamente todo el riesgo de sus tasaciones infladas en el consumidor, está bien que sea al menos un juez quien le saque los colores a los banqueros y a los líderes políticos tan endeudados y protegidos por la banca. Entre bueyes (banqueros y políticos) no hay cornás. ¡Bravo por ese juez que nos ha dado una pizca de luz en este oscuro escándalo mayúsculo!

Tampoco los medios de información se han portado como debían con sus lectores cosumidores de préstamos hipotecarios. La prensa ha sido bastante tacaña a la hora de informar sobre la situación escandalosa que se está produciendo en España desde que comenzó esta doble crisis económica e inmobiliaria. Es cierto que la prensa vive especialamente de los ingresos por publicidad, y los anuncios de los bancos son bastante relevantes en la prensa de pago. Tan relevantes como las deudas que los partidos políticos acumulan con sus benéficos banqueros, que suelen perdonarles con el paso del tiempo, a la chita callando, cada equis años.

La noticia importantísima sobre la sentencia del juez de Navarra, a favor de que la entrega del piso salde la deuda hipotecaria, fue publicada primero por El Periódico de Catalunya. Inmediatemente fue reproducida y jaleada en Facebook y Twitter (como hacen estos días los demócratas de Túnez, Egipto, etc. con sus demandas de libertad y justicia). En Madrid la recogieron El País y El Mundo, a media página. Y ayer  sábado -menos mal- pude leer en El País un amplio reportaje a doble página, que me reconcilia con ese diario, titulado: Hipoteca legal, pero inmoral.

La polémica ya es pública y a los legisladores y gobernantes (da igual del partido que sean ya que tanto el PSOE como el PP han pasado por el aro bancario) se les debería caer la cara de vergüenza si no cambian ya la legislación vigente para que quien no asuma riesgo (ni pérdida) no pueda ni deba tener beneficio. Vaya cara dura la de nuestros banqueros y políticos. Ahora que el Estado vuelve otra vez (en marzo) al rescate galante de ciertas cajas de ahorro y bancos -que han hecho mal su trabajo-, también podría aumentar sus inyecciones de capital público a los bancos y cajas que tengan problemas porque asuman sus pérdidas lógicas por el menor valor de los pisos que embargan a sus clientes morosos.

Es una buena oportunidad para cambiar una legislación inmoral (según el propio juez) y tan alejada de la Justicia como del sentido común. ¿A qué esperan?

En defensa de nuestra cultura

Diego Asensio
Secretario General del PSOE de Almería

La idiosincrasia española se vio siempre muy bien reflejada en aquellos chistes –no sé si siguen haciéndose- que comenzaban más o menos así: “Iban un alemán, un americano, un japonés y un español...”. En el chiste, los otros siempre tenían una solución muy limitada para todas las cosas, e incluso, si lo recuerdan, parecían un poco bobos, y entonces veníamos nosotros a rematar la cuestión con ingenio o, las más de las veces, con picardía. Podría hacerse un chiste así con el asunto de las descargas ilegales, porque de alguna forma España ha encontrado la manera de situarse como el país del mundo con el mayor número de internautas que utilizan servicios de distribución ilegal de contenidos audiovisuales; el cuarenta y cinco por ciento de los usuarios de la Red en nuestro país, el doble que la media europea, ha asumido como cosa natural que si se puede adquirir música gratuitamente o ver películas sin pagar nada, lo más inteligente es hacerlo.

Así las cosas, éste es el país donde más impopular resulta tratar de defender el derecho de todo creador a obtener un justo beneficio por el consumo del objeto de su creación, y el también derecho de las miles de personas que trabajan en el sector de la cultura, sobre todo jóvenes, a ganarse honradamente la vida. Pero el hecho de que sea impopular no puede ser impedimento para legislar en contra de la piratería.

Antonio Muñoz Molina ha escrito que “la única propiedad que se considera ilegítima o sospechosa ahora mismo en España es la propiedad intelectual”, y alguien cuyo nombre ahora no recuerdo señalaba recientemente que “la única propiedad que se percibe como común es la intelectual”. En este contexto, resulta apropiado preguntarse si intentar regular las descargas ilícitas en la Red, estar en contra del “todo gratis”, es progresista o reaccionario. La respuesta es sencilla: estar a favor de la cultura siempre es progresista; no lo es en absoluto tratar de reducirla a la nada.

En un reciente artículo de prensa, la ministra de Cultura, Ángeles González Sinde, planteaba cuestiones muy interesantes en torno a esa Ley que se nombra con su segundo apellido, aunque en realidad es Disposición final segunda de otra Ley, la de Economía Sostenible, y tiene como propósito algo tan razonable como proteger la propiedad intelectual en el ámbito de la sociedad de la información. Entre otras cosas, González Sinde dice que el antagonismo que se ha planteado entre gente de la cultura y gente de la tecnología sobre la base de que los derechos de autor suponen un impedimento al avance del progreso es un error. Mientras los usuarios de la Red, añade, pierden tiempo y energía enfrentándose a la gente de la cultura, “el verdadero adversario está en otro lado haciéndose más y más fuerte”. ¿Quién? Todo aquél que no desea que las ideas se protejan para evitar que surjan más ideas, los que desean que cada vez menos personas se dediquen profesionalmente a la cultura y, con ello, reducir la variedad expresiva y favorecer la monocultura; y, desde luego, quienes sí se están enriqueciendo gracias a las descargas.

El acuerdo alcanzado entre PSOE, PP y CIU para sacar adelante esta Ley en el Senado y, posteriormente, también en el Congreso, no supone cambios sustanciales sobre el texto original: protege la propiedad intelectual, no persigue a los ciudadanos sino a las webs que vulneran los legítimos derechos del autor, se refuerzan las garantías judiciales en todo el proceso de cierre de cualquiera de ellas y, en definitiva, no significa, en modo alguno, un ataque a la Red ni a sus usuarios.

Le importe a muchos o a pocos, España debe salir de ese lamentable liderazgo en piratería, no ya sólo porque sea injusto con los creadores e inmoral desde todo punto de vista, sino porque realmente está en juego la supervivencia de nuestra cultura.

Entre el desprecio y el desparpajo

Javier Aureliano García
Secretario General del Partido Popular de Almería

Me gustaría que entendieran las próximas líneas no como una declaración política del secretario general del Partido Popular de Almería o como concejal del Ayuntamiento. Escribo hoy como un almeriense más, nacido en esta tierra y al que le duelen los desprecios y la falta de respeto que, lamentablemente, tienen con Almería las autoridades de la Junta de Andalucía. Y es que en Sevilla deben pensar que los almerienses no estamos a su misma altura, que no merecemos o necesitamos el mismo trato que otras provincias o que, sencillamente, aquí tragamos con todo y con todos.

Pues miren ustedes: ya está bien de desprecios, de desparpajos y de chulerías con Almería. Como almeriense, me resulta tan doloroso como intolerable ver que una vez tras otra los dirigentes de la Junta de Andalucía viajan de Sevilla a Almería con la intención de contarnos mentiras, escenificar falsedades y tratar de ponernos el pan barato, contando eso sí, con la muy sumisa colaboración de los socialistas almerienses y la complacencia de algunos medios de comunicación entregados al aplauso sistemático. Si usted no es de Almería y quiere una prueba de lo que estoy diciendo, no tiene más que acercarse a las murallas de San Cristóbal y contemplar el engendro que en forma de parche de hierro han colocado los responsables de la Junta en uno de los torreones, asegurando además que se trata de una rehabilitación moderna y estupenda.

Señores de la Junta ¿se habrían atrevido a hacer lo mismo en la Giralda de Sevilla o en la Alhambra de Granada? Una vez más los almerienses tenemos pruebas fehacientes de la falta de respeto con la que desde Sevilla tratan los socialistas a los almerienses. Pero es que las pruebas de este desprecio las tenemos prácticamente a diario. Hace unos días vino a Almería la consejera de Salud de la Junta de Andalucía a poner la primera piedra del futuro hospital materno infantil. La Junta preparó una gran demostración de poderío mediático y montó un dispositivo muy lucido para que el candidato socialista a la alcaldía pudiera tener más presencia en los medios. Pero ninguno de esos medios hizo hincapié en que esa primera piedra llegaba con muchos años de retraso, porque tanto Manuel Chaves como Martín Soler aseguraron en su día que ese hospital, que llegó a presentarse en maqueta y sin tener proyecto, iba a estar en servicio en 2011. Es decir, que la Junta tuvo el cuajo de venir a escenificar un acto triunfal en otro de sus múltiples y desvergonzados incumplimientos. El mismo sistema empleado, por ejemplo, cuando otro consejero vino a inaugurar, por tercera o cuarta vez la rehabilitación definitiva (en plan “esta vez sí es la buena”) del Cable Inglés.

Pero a ustedes, igual que a mí, estas cosas ya no nos sorprenden ni nos llaman la atención. Nos indignan, porque comprendemos que a pesar de ser la provincia que más aporta a la balanza económica de Andalucía, estamos gobernados por un partido socialista que ha hecho del abandono y del ninguneo dos de sus principales características respecto de Almería. Y si no, recuerden el incontestable dato de que la famosa A-92, la autovía que “vertebraba Andalucía”, llegó a Almería diez años después de lo prometido. Y que ese retraso se saldó sin ninguna dimisión, sin ninguna disculpa y sin ninguna muestra de respeto y humildad por parte de los responsables socialistas de la Junta de Andalucía. Podría seguir, y tendría que hablar del Plan Hidrológico, o de la escuela fantasma de golf del Toyo o de tantos y tantos proyectos que se han quedado colgados o que han llegado tarde y mal.

Por eso ahora que, a toda prisa y corriendo, la Junta nos envía a diario a un consejero o una consejera para venir a prometernos el oro y el moro, no puedo dejar de pensar en qué diferentes serían las cosas para los almerienses si en el gobierno de la Junta hubiese otras personas, otros equipos y otras formas de entender lo que es el respeto por los contribuyentes.

El problema de La Cañada de Las Norias

Laura R. Carretero
Candidata de UPD a la Alcaldía de Almería

No soy una experta en estos temas, pero me parece que dar “sopa con hondas” a los ciudadanos, sean o no agricultores, es una despreciable manera de hacer política. Por este motivo me sentí consternada cuando en la comparecencia de la Directora General del Agua del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM), Marta Moren, y del Consejero de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, José Juan Díaz Trillo, y a pesar de la enorme pancarta en la que se podía ver que se iba a hacer un túnel, me entero de que lo que se va a hacer es “estudiar la solución”; eso sí, esta tendrá en cuenta tres factores: la seguridad, la oportunidad ecológica del paraje y el desarrollo social y económico.

Entiendo que la primera se refiere a que es seguro que a los agricultores les llega el agua a sus invernaderos y pronto a sus casas; la segunda, a que es una oportunidad ecológica el que las fochas aniden en lo que eran antes invernaderos que producían tomates y calabacinos, y la tercera, que el desarrollo social y económico… pues eso, que queda bien decir todas estas cosas cuando llevamos tres años diciendo que viene el lobo y el lobo ha llegado.

El otro día estos políticos firmaban el convenio para comenzar a estudiar el problema, mañana son los agricultores los que salen a la calle para indicar que no es tiempo sino de soluciones y rápidas. Lejos quedan ya los 80 millones del túnel de evacuación, o los 50 que después alguien del partido socialista gritó. Lejos está ya la desaladora preestudiada por Acuamed hace años en 6 millones de euros, y ni qué decir tiene que la solución de bombear para llenar las balsas de Sol y Arena tampoco (aunque se dejó de realizar, vertiendo el agua en una rambla casi en la vertical de la balsa, con lo que el agua que sacábamos la volvíamos a verter en la misma cuenca volviendo por percolación a la balsa); y ni tan siquiera la solución que desde UPD hemos venido propugnando y que consistiría en primera fase colocación de cuatro bombas de gran volumen (más de 500 o 600 l/s/und) y poca presión (al fin y al cabo solo tenemos que elevar el agua desde la cota 20 a la cota 40) y una tubería de diámetro 200 con 6,5 Km. de longitud (2-3 millones de inversión), y una segunda fase para colocar la famosa desaladora y llevar la tubería hasta el mar para convertirla en un salmuero ducto (7-8 millones).

Hoy toca mirar cómo evitar que el agua entre en las casas y cómo indemnizar a los agricultores que lo están perdiendo todo. En cualquier caso y después de oídas las acusaciones de negligentes, electoralistas y demagogos, solo me pregunto qué es más grave, que el Partido Popular se haga el exceptivo o que el Partido Socialista se haga el irresponsable; o viceversa.

Usero se debilita en Sevilla

Rafael M. Martos
Director de Noticias de Almería
 
Lo ocurrido en la asamblea municipal de Almería en relación a la lista presentada por su candidato a la Alcaldía, Juan Carlos Usero, ya le está pasando factura. Hay que comenzar reconociendo que utilizar este sistema asambleario es mucho más democrático que el dedazo, pero lo cierto es que al final, dedazo, lo que se dice dedazo, siempre hay. Que le digan al propio Usero cómo llegó a secretario general de la Asamblea Municipal, o cómo ha sido designado candidato él mismo.
 
El caso es que cuando de unos 1.300 militantes sólo 44 respaldan la lista que has presentado, cuando hay al menos dos motivos razonables para impugnar la asamblea, cuando no contentas ni a unos ni a otros, y cuando haces una lista de condicionales en vez de incondicionales, pues no puedes esperar ser aplaudido en Sevilla. Es lo ocurrido esta pasada semana en una reunión en la sede del PSOE-A al que acudieron los almerienses. La frialdad en el recibimiento fue sólo el principio. En los comentarios con algunos de los socialistas de Almería, incluso un miembro de la Ejecutiva se atrevió a decir claramente que Usero debía haber dimitido tras lo ocurrido en la asamblea.
 
No es que vaya a pasar nada en el PSOE de Almería hasta después de las elecciones municipales, no. Aquí no se va a mover nadie hasta después del 22 de mayo, pero la gestión de la elaboración de la lista había sido el primer encargo directo a Usero para que mostrara sus capacidades, pero el resultado ha sido aún más desastroso del que ha trascendido en los medios de comunicación. El candidato se ha visto obligado a parar la efervescencia crítica prometiendo sueldos en el grupo municipal para los que han quedado fuera de la lista, y para alguna colocada justo en el límite. Eso es lo único que se le ha ocurrido para evitar que se hiciera más ruido.
 
Con Griñán en la picota -injustamente por cierto, porque no se puede culpar a quien lleva año y pico de una situación que sólo deviene de 30 años de caciquismo indecente- y los cambios que se avecinan en el Federal, los socialistas que se debaten entre el paro y la nómina proporcionada desde el partido lo tienen complicado ya que no saben al lado de quién ponerse para que no les llueva.

Usero estaba ya convencido de que era el hombre de Pepegriñán en Almería porque así se lo habían dicho quienes lograron colocarle a algunas de las suyas, pero ahora, tras la asamblea y con lo que está diluviando, a ver si puede agarrarse a algún clavo, aunque esté ardiendo.

La muralla

Juan Torrijos
Periodista


Doña Yolanda Callejón, a la que parece su partido quiere hacerle un trastada y de las gordas (mandarla de candidata a Dalías) ha salido diciendo que las obras y el acero ha pasado todas las revisiónes de sus técnicos, asesores y demás prebostes de cultura. José María, ¿cómo les llamabas tú a los miembros de la comisión de cultura de tu tiempo? ¿Era “los divinos”? Quiero recordar, José María, que sí, que era “los divinos”.

Pues que sepan ustedes, señores amigos de la Alcazaba, que los actuales “divinos” de Yolanda Callejón en cultura han dicho que el acero cumple todos los requisitos y las obras también. Que a las gárgaras mañaneras, amigos, que son buenas para mantener las encías limpias y el tono de voz en su sitio.

El dilema es a quien creer. ¿A los divinos de Yolanda o a los amigos de La Señora? Si me atengo a lo que me contaba José María Ortega (vecino de página de vez en cuando) de sus “divinos”, tengo muy claro que me arrimo a los amigos de nuestra vieja Alcazaba. Lo siento por la señora Callejón, no le vendrá mal un viaje por la candidatura de Dalías. Claro que si consigue que la manden de diputada al palacio de la calle Navarro Rodrigo lo mismo no hace tan mal negocio. No cambiemos de tema, ¿qué pasa con la muralla?
(La Voz de Almería)

La debacle de Izquierda Unida

Iván Gómez
Periodista

Lo de Huércal de Almería ha sido un paso más en la grave crisis que atraviesa un partido que no acaba de levantar cabeza en la provincia desde que en verano de 2002 fue desbancado Enrique de Amo como coordinador provincial mientras estaba de viaje y catorce concejales se pasaron al grupo mixto. La aciaga gestión de una dirección impasible, alejada de los ciudadanos y su realidad, ha permitido perder el baluarte de sus políticas en la provincia: el Ayuntamiento de Huércal de Almería. Es hasta cierto punto lógico que un partido que cuenta con medio centenar de alcaldías y un centenar de concejales descuide la supervisión de algunas de ellas, pero cómo ha podido ocurrir en una formación que cuenta con sólo 21 ediles y dos alcaldías más (Alcolea y Velefique) desde las municipales de 2007. Según argumenta la dirección provincial de la formación “es coherente que el alcalde, Juan Ibáñez, se marche de IU si no comparte su política”. Pero, ¿quién puso a ese señor que no está de acuerdo con sus principios al frente del Ayuntamiento de Huércal? ¿prefieren que mantenga la nefasta gestión económica de la anterior alcaldesa? Los ideales hay que aparcarlos en determinadas ocasiones y aplicar el sentido común a la hacienda local, sobre todo en los tiempos de crisis que corren en los últimos años.
A solo unos meses de las elecciones resulta evidente que los pocos que siguen remando en el barco comunista de la provincia deberían reflexionar y llevar a cabo una profunda renovación del partido. No basta con incorporar caras jóvenes a unas listas que, lo digan o no las encuestas, van a recibir un apoyo minoritario en las urnas (1 ó 2 concejales en Almería y poco más). Sin entrar a valorar el liderazgo de IU a nivel nacional o regional, queda claro que en la provincia de Almería se debería optar por una regeneración que permita a sus militantes y afiliados volver a confiar e ilusionarse con el proyecto político de izquierdas y superar de una vez por todas la crisis interna que aún sigue latiendo en el corazón de los más melancólicos que, desgraciadamente para los gestores actuales, son mayoría.
(http://blogs.grupojoly.com/ciudadano-a/)

Mojácar: Indalos de plástico

David L. Segura
Mojácar Positiva se Mueve

Un año más el municipio de Mojácar se ha visto representado en Fitur, con lo beneficioso para nuestro turismo que significa acudir a un evento tan importante. Un año más se ha especulado con el despilfarro de nuestros políticos en esta feria, debido principalmente a que nunca sabemos realmente la cuantía de este gasto, ni en qué se emplea este dinero. Se han entregado, como ya es habitual, dos Indalos de oro, elegidos con un criterio poco exigente que año tras año devalúa estos galardones.

Uno de los premiados es D. Antonio Lario Segura, Coordinador del Aula permanente de ciencias de la salud de Mojácar, por un trabajo que se empezó hace un par de décadas en Mojácar y que se ha perpetuado, pero que el ayuntamiento de Mojácar en todo este tiempo ha sido incapaz de acrecentar y llevar este tipo de proyectos a otros sectores de la enseñanza. Quizás hace mucho tiempo que debería haberse agradecido al señor Larios su labor pero no queda muy claro por qué este año.

El otro galardón ha ido para la Asociación Pro hermanamiento de Encamp, también creada hace varias décadas y de la que en los últimos años solo nos acordamos para invitar a algunos vecinos de este municipio andorrano a los Moros y Cristianos, o para que un grupo de gente cerrado se vaya de vacaciones a Andorra de vez en cuando. Una asociación cuyos actos año tras año son inexistentes y que si se mereció un Indalo de oro fue hace muchos años. La falta de eventos realizados por esta asociación se compenso en su momento con los verdaderos motivos de esta hermandad que no fueron otros que la inversión privada en Encamp, hecha por quienes gobernaban Mojácar en otras épocas a nivel particular.
 
Por esto no se entiende el criterio que el gobierno mojaquero sigue a la hora de dar estos premios que desde ahora denominaremos como "Indalos de plástico", debido a la poca repercusión que tienen para Mojácar.

En un pueblo visitado por cantidad de artistas y personas influyentes es penoso que se entregue este galardón a asociaciones o entidades de ámbito local, más aun dentro de una feria de turismo internacional, a quienes se podría reconocer su labor de otras maneras o con otros galardones y reservar los Indalos de Oro para personas que realcen el nombre de Mojácar en el mundo entero.

Por poner un ejemplo, del tipo de personajes a los que habría que entregarles estos galardones, aquí dejo unas líneas sacadas de la última novela de Ildefonso Falcones "La mano de Fátima". Este autor catalán es unos de los escritores españoles con más proyección internacional.


En marzo de 1575, ya abierta la época de navegación y al mando de una partida de treinta moriscos, el antiguo arriero alpujarreño desembarcó en las costas almerienses, cerca de Mojácar, sin que ningún guarda de las nueve torres defensivas que se hallaban repartidas en tan sólo siete leguas de costa, entre Vera y la propia Mojácar, para la vigilancia de aquella zona del litoral alménense, avistasen las fustas y tocasen a rebato.

Las defensas están desguarnecidas o derruidas —comentó riendo el arráez que navegaba con Brahim—. Algunas torres ni siquiera disponen de guarda o éste no es más que un anciano que prefiere dedicarse a su huerto en lugar de cumplir un trabajo por el que el rey Felipe no le paga.

Y así era. Por más incursiones corsarias que se produjeran en España, el sistema defensivo compuesto por torres de vigilancia que se extendían a lo largo de las costas, con guardas y atajadores que debían alertar a las ciudades y tropas, había ido degradándose por falta de recursos económicos hasta el punto de ser prácticamente ineficaz. En esa ocasión nadie impidió a Brahim tomar parte en el saqueo de algunas alquerías cercanas a Mojácar.

A pesar de ser conscientes de que no se nos va a tener en cuenta, quería pedir al señor concejal de Cultura y Turismo y a la señora alcaldesa que piensen en Mojácar a la hora de entregar estos premios y en la repercusión que deberían de tener después de tantas ediciones.

A vueltas con el parking de Mojácar

Manuel Zamora
Secretario General del PSOE de Mojácar

Hace unos meses la sociedad de Mojácar se oponía públicamente contra el párking de 37 plazas que el Ayuntamiento, liderado por la alcaldesa, quería llevar a cabo en el corazón del casco urbano, junto a la Iglesia. El proyecto (que sigue adelante y que se adjudicará la semana que viene), según sus técnicos, costaría inicialmente 1,3 millones de euros (iniciales, luego habrá las correspondientes modificaciones de presupuesto para situarlo en más del doble) y no soluciona el problema del aparcamiento.

Desde el PSOE nos opusimos y nos oponemos a que este proyecto se lleve a cabo, puesto que 37 plazas residenciales no solucionan el problema de aparcamiento que tienen tanto residentes como visitantes a nuestro municipio. Como mínimo necesitaríamos 200 plazas para solucionar inicialmente el problema. El proyecto es costoso y pone en peligro las viviendas de los vecinos colindantes, nuestro patrimonio histórico y arqueológico, además de entorpecer al turismo.

Hemos hablado de dónde estaría la solución y creemos que hay varias. O bien en la ladera del Pavana (aunque esto sería muy costoso debido a la estructura y movimientos de tierra), o bien en el edificio de la Escuela de Hostelería (en ruinas y apuntalado), una solución menos costosa, con la que aprovecharíamos espacio de la propia Plaza Nueva para poder construir un mayor numero de aparcamientos, volviendo a construir de nuevo dependencias municipales.

Que la alcaldesa quiera adjudicar la construcción de esta obra tan polémica que podría perjudicarle electoralmente antes de irse en el mes de mayo, podría ser sinónimo de que habría algún interés oculto que todos nos imaginamos. Si otro equipo de gobierno entrara abortaría la construcción y buscaría la solución, pero ella prefiere dejarlo todo amarrado. Hay mucho dinero en juego y no se quiere aplicar en beneficio de la mayoría de los ciudadanos.

Todos sabemos la multitud de carencias que tiene el pueblo y que el parking se va a financiar con el dinero procedente de la enajenación de una parcela que podría aplicarse a ampliar el escaso suelo destinado a futuros equipamientos (edificios) o a promover viviendas de VPO para jóvenes, que, por cierto, se están marchando a otros pueblos y nadie mira por ellos.

Como socialista me siento indignado por ver cómo no se destina este dinero a hacer una ciudad más igualitaria, más habitable, más unida y en definitiva más fuerte. El poder del bolsillo parece que está por encima de todo eso. Sueño con que esto cambie, sueño con una Mojácar mejor.

A contar farolas

Iván Gómez
Periodista

Celedonio Añez es el mejor ejemplo del nefasto y fraudulento funcionamiento de la Empresa Mixta de Servicios Municipales (Elsur) desde que fue creada por el Ayuntamiento de El Ejido. Dicen sus compañeros que fue el único de la excesiva plantilla, de casi 400 empleados, que cobraba la nómina sin salir de casa. Sus jefes, sin embargo, aseguran que era muy conflictivo. Que lo enviaron a contar farolas para darle una ocupación efectiva y el operario les presentó un escrito diciendo que necesitaba un vehículo para el desempeño de sus funciones. Al final, el gerente optó por despedirlo, pero desde arriba le ordenaron su readmisión. Días más tarde se optó por una solución intermedia. Despido, pero improcedente y con indemnización. Un desconcierto absoluto. Lo cuentan sus compañeros, algunos en calidad de testigos protegidos, a lo largo de la instrucción de la Operación Poniente.

El sumario, liberado el secreto casi en su totalidad, permite conocer que Elsur era un cajón de sastre en el que entraba, y lo reconoce uno de los responsables de personal en su declaración ante la jueza, “todo el que pasaba por allí”. Por órdenes directas de los concejales del Ayuntamiento de El Ejido, de los empresarios de las subcontratas (Amate, Galán, Cuevas, Aragón, Lirola) o directamente porque así lo querían los jefes de área. Ni entrevistas, ni cualificación, ni méritos… sólo apellidos. Se colocó a diestro y siniestro y ahora no les quieren pagar. Pero ahí no queda todo. Elsur tenía un consejo de administración de lo más entretenido con representantes de Aguas y Gestión, que controla el 70% del capital, y del consistorio ejidense, que se queda con el 30% restante. Pues bien, los testimonios de los consejeros del caos evidencian que aquello de serio tenía más bien poco. Unos dicen que no habían leído los estatutos, otros que no sabían sus funciones, algunos no sabían ni que percibían dietas por asistir a las reuniones y los más despistados no se acordaban de que al final de cada ejercicio había reparto de dividendos.

Ese desconocimiento generalizado ante la magistrada Montserrat Peña es aún mayor cuando se le pregunta por las subcontrataciones a las que se destinaron nada menos que 93 millones de euros de los ejidenses, según las digilencias de la Fiscalía Especial contra la Corrupción y Criminalidad Organizada que aparecen en el sumario de la Operación Poniente. Ninguno de los consejeros tuvo constancia de las subcontratas a pesar de recibir informes mensuales de las actuaciones de Elsur y, sin embargo, casi todos coinciden al señalar que el alcalde ejidense, Juan Enciso, sí estaba informado. Los gerentes aseguran que los propietarios de la Empresa Mixta de Servicios Municipales, desde la Plaza Mayor de El Ejido hasta el campus de Abengoa en Palmas Altas, estaban al tanto de todo. Menudo consejo de administración, lo más parecido al camarote de los Hermanos Marx, pero sin ninguna gracia para los ejidenses que cada mes pagan sus impuestos.

La instrucción de la trama político-empresarial llevará su tiempo y quedan muchas incógnitas por despejar aún (sobre todo si tenemos en cuenta que una parte de las actuaciones sigue bajo secreto de sumario), pero ya va siendo hora de que los dueños de Elsur, los que designaron a los consejeros del desatino, vayan dando las explicaciones pertinentes a la ciudadanía y a la sociedad en general, que después la justicia pondrá a cada uno en su sitio.
(http://blogs.grupojoly.com/ciudadano-a/)

Aforados


José María Granados
Periodista

Aseguran que los papeles que restan por salir en el sumario del Caso Poniente esconden los nombres de una serie de políticos que, por su condición de aforados, escapan, si se me permite decirlo, de la seriedad instructora de la juez del número 2, ya que serán otros colegas suyos, magistrados en el TSJA o en el TS, quienes tengan que dar el paso y el trago de llamarlos a declarar siempre y cuando sus señorías parlamentarias, asi en su conjunto, lo estimaran conveniente. Que conste que eso es lo que se escucha en cuanto uno se acerca a las fuentes jurídicas de las que uno, por su ignorancia, bebe en estos casos.

Lo cierto es que esa percepción jurídica se extiende también en el sector de la información, en el que, no ahora, sino desde que aquél octubre pilló el toro a Enciso, los suyos, las empresas y demás, ha habido contactos en esa fase en la que los políticos con credenciales de parlamentos, siempre reacios a contarle cosas a los periodistas, intentaban que los periodistas les contaran a ellos.

Alguno de los 'salvadores de la patria' recordará que cosas que ahora salen en los medios porque están en el sumario se investigaron por algunos periodistas. En el sumario se reflejan algunas irregularidades de poca monta, de esas que no llevan a nadie a la trena, pero que pueden volver a poner en duda la calidad de algunos representantes que se escudan en lo de aforados. No es que se les vayan a decir chorizos, no. En todo caso 'choricetes'.
(http://blogs.ideal.es/aguadelcanillo/posts)

Arenas, más de lo mismo

Luis J. Pasamar
Comentarista político

Cuando parecía que el PP, tras su reunión triunfal en Sevilla, se unía a las tesis que el Gobierno y el PSOE vienen manteniendo sobre la necesidad de unión, mantenimiento de la confianza y generación de expectativas, viene el señor Arenas y nos da otra.

Aunque saben que esos principios son ciertos, en cuanto se ven cerca de “tocar pelo” se les escapan las intenciones, y no están entre sus prioridades la creación de empleo, la mejora de la economía ajena, ni el mantenimiento del estado del bienestar. Lo que parece ser prioritario para el eeñor Arenas es la composición de su futuro gobierno –aquí hago una breve alusión al cuento de “La Lechera” o a vender la piel del oso antes de cazarlo, claro que esto podría entrar en la ingeniería financiera y de eso no entiendo nada- y tomar pública, notoria y judicial venganza del error que les costó unas elecciones, achacar a ETA la autoría del 11-M. Claro que esto puede tener varias lecturas, desde que el brazo a torcer sea siempre el ajeno, hasta impedir que sea un gobierno socialista el que ponga fin a ETA.

En el primer caso sería curioso que quien no ve conveniente reconocer el más mínimo derecho a las víctimas del franquismo, vea necesario que se reconozca su derecho a “mantenerla y no enmendarla”, para que la verdad no le estropee la estrategia.

Cuando hemos pasado de acercar a los presos de ese grupo de luchadores por la libertad del pueblo vasco, por supuesto, como dijo Aznar, y ceder por tanto al chantaje a cambio de una fugaz tregua, al más que probable fin de la banda asesina ETA por el acoso policial y social, no hacen más que inventar vínculos entre el gobierno que está acabando con la banda y la propia banda casi extinta. Lo siguiente será que uno de los encapuchados de los comunicados es el propio Zapatero. Al tiempo.

¿Y de los españoles, del paro y de la economía? Pues que no se preocupe nadie porque “España irá bien”.

Valor compartido: solución al capitalismo depredador

Manuel Recio
Consejero de Empleo de la Junta de Andalucía

En las situaciones turbulentas suele ocurrir siempre lo mismo: la solución de los problemas del corto plazo, del día a día, postergan abordar los de mayor calado. Es lo que percibo que está ocurriendo en esta crisis.

¿Cuáles son las soluciones que se están barajando? Una breve reflexión nos puede ayudar a entender cuál es el verdadero problema al que nos enfrentamos y cuáles pueden ser las posibles alternativas de actuación.

El problema al que nos enfrentamos es que el capitalismo debe ser redefinido si no queremos entrar en una serie de crisis cíclicas con secuencias de aparición cada vez más cortas. Este es el verdadero problema de fondo. Al principio de esta crisis diversos analistas coincidían en que además de tratar de paliar las consecuencias de la misma, debería modificarse el paradigma de beneficio cortoplazista y especulativo con el que habíamos venido funcionando durante los últimos 20 años. Sin embargo, la dificultad del día a día nos está impidiendo entrar en el debate de fondo. Una vez más, los árboles nos impiden ver el bosque.

La crisis no está afectando a todos los países del mundo por igual. A los países emergentes les ha afectado en menor medida que a las economías desarrolladas. Dentro de estas últimas, las más afectadas son las que tienen más desarrollado el estado del bienestar.

Las soluciones más neoliberales desde el punto de vista económico han sido aplicadas. El problema, según su visión, es un problema de competitividad. Es decir, si los países emergentes tienen costes más bajos (salariales, sociales, medioambientales …), la única solución es cobrar menos y trabajar más. ¿Cuál sería el límite? El de aquellos países que tengan los menores costes en cada momento.

Existe, de acuerdo con el paradigma más ortodoxo, otra alternativa que es la de la diferenciación a nivel global. Es decir, ser capaces de producir bienes y servicios con un valor añadido diferencial que sea valorado y pagado por un grupo de clientes. Para conseguirlo la receta más extendida es la de la innovación en todos sus niveles: nuevos productos, servicios, marcas, canales de distribución, comunicación …

Estos análisis obvian que las transiciones que proponen llevan aparejadas largos periodos con altas tasas de desempleo y pérdida de los logros sociales que son deseables en cualquier sociedad desarrollada. Además, los países emergentes están llevando a cabo inversiones en innovación y educación que en nada envidian a las que realizan los países más desarrollados. Incluso en algunos de estos países, como es el caso de Corea del Sur, se han creado Innopolis que no sólo invierten en los mismos sectores estratégicos que los países desarrollados, sino que los resultados de éxito obtenidos son tantos que excede a la capacidad de absorción que tienen su sector empresarial y se han convertido en comercializadoras de innovación a nivel global.

Este panorama nos llevará a crisis recurrentes y una pérdida de los logros sociales que son deseables para que las desigualdades no se acrecienten. De seguir en el camino que vamos uno de los mayores problemas a los que nos tendremos que enfrentar será la desigualdad. No sólo entre países, sino sobre todo dentro de los países desarrollados.

El origen del problema lo ha de descrito de forma magistral el profesor Michael Porter en su artículo publicado en la Harvard Business Review titulado “The Big Idea: Creating Shared Value”.

Existe la sensación de que los intereses de las empresas están cada vez más distanciados de los de la sociedad. Que la prosperidad de las corporaciones se hace a costa del interés general.

El problema estriba en que el comportamiento empresarial está regido por los criterios neoliberales que se impusieron en las dos décadas pasadas. Guiados por los resultados financieros a corto plazo, ignoran las consecuencias negativas que su actuación tiene en el conjunto de la sociedad a medio y largo plazo. Ignoran así cuestiones como la depredación de recursos naturales y sociales, que están generando la inestabilidad y la generación de desigualdad mayor que se haya producido en nuestra historia reciente. Es difícil defender, a no ser de forma interesada, que en la deslocalización de actividades productivas hacia zonas con costes más bajos puede encontrarse la solución que esta crisis necesita.

Un nuevo modelo ha surgido. Partiendo del fértil campo que se da en la frontera entre la empresa y la sociedad se ha creado el concepto de Valor Compartido (“Shared Value”). Las empresas deben volver a conectar el beneficio social con el beneficio empresarial. Es fácil de entender: lo que es bueno para la sociedad es bueno para la empresa, y no al contrario. Sólo contribuyendo a construir sociedades más prósperas, las empresas garantizan su supervivencia a largo plazo. Es decir, la posibilidad de obtener beneficios en el futuro.

Este modelo toma parte de los desarrollos que han sido llevados a cabo en el campo de la Responsabilidad Social Corporativa en los últimos años. Pero no los toma como un elemento periférico del sistema, sino como el corazón del mismo. La Responsabilidad Social Corporativa, en su concepción y aplicación actual, no ha evitado la opinión, cada vez más extendida, de que incluso las empresas que obtienen las certificaciones más prestigiosas en RSC no han sido capaces de conseguir ser percibidas con un comportamiento socialmente responsable. Es la diferencia entre las certificaciones en Responsabilidad Social Corporativa y el Social Confirming. Es la diferencia entre lo técnico y lo percibido.

Así lo han entendido la empresas pioneras que ya lo están aplicando con notable éxito: Netslé, GE, Google, IBM, Johnson & Johnson, Unilever, Wal-Mart. Sus consecuencias en todo lo que ha venido siendo nuestro acervo de conocimientos es rotundo: cambio en las fuerzas competitivas, en la cadena de valor, en el papel y desarrollo de los cluster, en las políticas de desarrollo... Para un análisis más pormenorizado recomiendo la lectura del artículo de Michael Porter.

El capitalismo debe cambiar. El problema está en su corazón. Este debe ser más social si quiere permanecer con estabilidad durante las próximas décadas. El paradigma ha cambiado y así lo han entendido las empresas líderes globales. El Valor Compartido (Shared Value) es el nuevo paradigma para conseguirlo. Y el Social Confirming (Respaldo Social) el instrumento que la ciudadanía tiene para controlar su cumplimiento.

La muralla

José Fernández
Periodista

La Gran Muralla constituye para China algo más que un monumento o el recuerdo de un espléndido pasado histórico. Para los chinos, esa colosal obra de ingeniería que atraviesa piedra a piedra medio continente asiático es un motivo de orgullo nacional y una considerable fuente de ingresos por su capacidad de atraer a turistas de medio mundo.

¿Y qué tiene eso que ver con Almería? No se trata sólo de que esta construcción es la única que, junto al mar de plástico del Poniente almeriense, puede verse a simple vista –o eso aseguran- desde la luna. Lo que quiero decir es que ningún ingeniero, arquitecto o responsable político chino habría sido tan lunático de diseñar o autorizar que alguno de los lienzos de esta magna fortificación hubiera sido restaurado del mismo modo en que la Junta de Andalucía acaba de “reparar” una parte de la Muralla de San Cristóbal, poniendo unas planchas de hierro oxidado encima, que es algo así como mezclar la ortopedia con la arquitectura.

Desde la Junta aseguran que la actuación responde a los parámetros técnicos autorizados y que todo se ajusta a la norma. Pues se ajustará a la perfección, pero no me imagino semejante despliegue de creatividad en alguna de las murallas de la Alhambra, ni mucho menos en la Muralla China, más que nada porque los chinos tienen un carácter muy suyo y a los chulos del diseño los envían a una penitenciaría de reeducación estética a picar piedra.

Sirvan estas líneas para mostrar mi estupefacción por el alarde de desparpajo que ha supuesto semejante implante sobre el lienzo de muralla almohade más importante de España después de la cuidadísima y respetadísima Alhambra de Granada.

Por cierto que si tan válidos, modernos y rompedores son estos criterios restauradores por parte de la Junta de Andalucía, bien los podrían haber usado para las obras de remodelación de su querido palacio de San Telmo. Sin embargo para su Casa estos señores escogieron un elemento tan clásico y predecible como el mármol de Carrara. Claro que sí: los experimentos, mejor en Almería.

Callamos demasiado

Juan José Ceba
Escritor

¿A dónde hemos llegado?, me preguntaba con la evocación de los canes o comisarios de la política en su ruin bajeza, ordenando silencios por los despachos o antros de sus dominios, exigiendo quietud, transformación en piedra/muerta -de inmediato- para sus funcionarios o sus obreros esclavizados.

Callar las injusticias, las bárbaras acciones, las continuas bobadas que pasan cada día delante de nuestra vista atónita, no es discreción, ni anclaje a la supervivencia, sino pérdida de nuestra dignidad. Venderse por entero. Venderse por temores, por cobardía; por espera más o menos difusa de un triste beneficio. Negarse la noble condición de persona, a cambio de la entrega sin reservas del vasallaje o el anidamiento perpetuo del culo en el sillón. Ser un despojo a cambio de que las correas de transmisión del disparate y el esperpento prosigan accionadas, sin que se paren nunca; engrasadas con los miedos espesos. La cobardía es necesaria como sostenedora de los sistemas aberrantes; eslabón de la ausencia de moral o punta del tejido descompuesto.

Los enmudecidos ante los hechos graves -quienes encubren con sus silencios daños irreparables- sacan a pasear sus imposturas, las imágenes falsas que no les corresponden.

Callamos mucho. Callamos demasiado. Acaso, a veces, para no herir a unas pocas personas, callamos; y a cambio dañamos con nuestra mudez a una ciudad entera, o a una multitud, víctimas de tsunamis de silencios.

Es cierto que son más, muchos más los callados inocentes, los silentes por desconocimiento, aquellos que van del “corazón a sus asuntos”, bienaventurados de cumplir con su vida, con su trabajo, con su júbilo o con su ahogo. Bienaventurados de no albergar los entresijos de los graves asuntos, de las calamidades que caen sobre la colectividad estupefacta. Son más los silentes que los que parlotean.

Pero se nos pudren, al fondo de muchos silencios, las bestialidades conocidas y no dichas, las atrocidades no denunciadas y tragadas como amarga bebida. Cuánto hedor en esa clase de secretos, cuando se apiñan los unos con los otros.

Aquella urbe estaba anegada, sepultada en sus silencios, en su mucho callar, en su largo guardarse adentro el origen de ciertos infortunios. No iba, no avanzaba, no resurgía la ciudad a plena luz, no ascendía a su prosperidad completa, no sobresalía con su esplendor frustrado, a causa de su estertor de silencios. Se había doblegado a una pasividad de lengua anestesiada, a una especie de vivísima mortandad, que dejaba pasar las hostilidades y acometidas, como si no fueran con ella, con el expolio, el saqueo, la destrucción y ruina de sus hijos.

Si alguna iniquidad le amenazaba, sus instituciones, partidos, peñas o grupos -con raras excepciones- no hablaban, no se pronunciaban, no mostraban signo alguno de sensibilidad ni solidaridad. ¿Estarán ahí o permanecerán siempre ausentes, siempre huidos, siempre en su duermevela; o se habrán muerto de un hartazgo, y aún no lo sabemos? Estar como entes yertos, fríos, incapaces de reaccionar y de salir al aire para mostrarse en unidad con los que claman. Acomodarse en el no ser, vendidos de alma y cuerpo, con la absoluta cobardía del vasallaje y de la sumisión.

Cuando éramos niños, y el día se agrandaba en juegos, para llamar a la inmovilidad decíamos: “que nadie se pueda mover, sin permiso del rey”. Y así siguen, adultos y en sus puestos, estatuas en sus círculos, sin obtener permiso de su mentor, para hablar y ser libres. Absurda condición la de negarse por entero.

Mi infancia prefería un juego de liberación para uno mismo y los demás: “Levanto la piedra por todos mis compañeros/ y por mi el primero”. Qué hermosura y grandeza de fondo -y en aquel tiempo de presos y condenas. Liberarse, al fin, de la mudez y de la cobardía, unirse a la arramblada que denuncia desatinos; desenganchándose de la ligadura y el cautiverio que nos impide ser en plenitud. Y es que callamos mucho, callamos demasiado, nos acomodamos a que otros se dejen el alma o se rompan. A veces seguimos como vacada mansa la indicación, o el gesto, que el preboste o comisario político nos trazan, para que todo siga igual, para que nada cambie, para dar carta de naturaleza a tantas ruindades.
(La Voz de Almería. Con su autorización)

Una mejora global en la capital

Luis Rogelio Rodríguez-Comendador Pérez
Alcalde de Almería

Una de las líneas de actuación que, creo que de modo evidente, está marcando la gestión del Equipo de Gobierno del Ayuntamiento es la planificación y ejecución de soluciones globales para todos los barrios de la capital. Así, 2011 ha comenzado con buenas perspectivas de futuro para Almería, porque estamos preparando el inicio de nuevas obras para este primer semestre por un valor superior a los 25 millones de euros. Esta cantidad irá destinada mayoritariamente a la reforma de calles y construcción de equipamientos sociales que llevarán otra vez la maquinaria a casi todos los distritos de la capital. Las actuaciones previstas con esta consignación dependen de la Concejalía de Obras Públicas y Servicios Urbanos, y están pensadas para solucionar problemas estructurales de calles y deficiencias en las redes básicas, así como dotar a los barrios de edificios públicos como el Centro Social de Cortijo Grande o Los Almendros, la Escuela de Música o el inmueble para la Banda de Música de San Indalecio, incidiendo también en actuaciones relacionadas con los más pequeños y con espacios culturales. Sin embargo, es la rehabilitación del Mercado Central la actuación que más absorbe de los citados 25 millones, siendo muy destacable la siguiente fase de obras de la vieja Plaza, que cuenta con un presupuestos de cuatro millones de euros. Además, el Ayuntamiento ha puesto en su calendario de actuaciones otros importantes puntos comerciales de Almería, como son la plaza Pavía y su entorno, y el Mercado de La Cañada.

Dentro del capítulo de actuaciones con proyección de futuro, me gustaría destacar las inversiones que estamos efectuando para continuar haciendo de Almería una ciudad cada vez más impermeable a las lluvias. En este sentido, se va a dotar de red de pluviales a zonas como la carretera de Sierra Alhamilla y a la avenida de Cabo de Gata. Las actuaciones en materia de pluviales, que se prolongarán al menos durante ocho o nueve meses, abarcan también el puente de La Goleta, el tanque de Tormentas de Villablanca, la conclusión de los trabajos en marcha en el barrio de Cabo de Gata y mejoras de asfaltado en toda la capital con una previsión de gasto municipal de 350.000 euros. Del mismo modo será muy importante la próxima conclusión de la segunda fase de 500 Viviendas, que pronto dará pie al inicio de la tercera fase o incluso a una cuarta si ello fuera necesario. Finalmente, me gustaría recordar a los que insisten en el absurdo mensaje de que sólo se hacen obras en el centro, que dentro de poco podrán verse carteles y vallas en barrios como Cruz de Caravaca, carretera Alhadra, Ruescas, Almadraba de Monteleva, San Vicente, Retamar y Piedras Redondas. Finalmente, señalaré que en un año de crisis importante, hemos puesto y vamos a poner en marcha infraestructuras de envergadura como el Museo del Cine o el parking de Los Molinos, a los que se sumarán el subterráneo de Las Almadrabillas y los estacionamientos de la Plaza de Toros y Centrocine, la Escuela de Música y Teatro de la Casa de la Juventud, la ampliación del Centro de Mayores de La Cañada, la segunda planta del Centro Social de la Rambla, las pistas deportivas anexas al polivalente de El Toyo, que serán recepcionadas en las próximas semanas, los campos de fútbol de Cabo de Gata, el edificio de Participación Ciudadana de Cortijo Grande, las naves de enseres de El Puche y el edificio de La Cañada en el que ensayará la banda San Indalecio. Este es nuestro estilo de trabajo; este es nuestro proyecto de ciudad.

Griñán, ausente

Manuel Pérez López
Presidente del Partido Regionalista por Andalucía Oriental (PRAO)

El Partido Regionalista por Andalucía Oriental denuncia públicamente la ausencia del Sr. Griñán, presidente de la Junta de Andalucía, que ha tenido en la presentación del proyecto FERRMED, manifiesto que deberíamos todos apoyar por su importancia en la apuesta por la recuperación, mejora y creación de líneas ferroviarias de mercancías y viajeros de un amplio corredor mediterráneo, que incluye a zonas del interior de Granada y Almería, y que es sin duda uno de los motores económicos para nuestras ciudades y comarcas.

Griñán debe dar explicaciones sobre su negativa a incorporar Andalucía Oriental al proyecto de líneas ferroviarias FERRMED y sobre todo explicaciones fundamentadas sobre por qué defiende con su asistencia a la presentación del proyecto alternativo TCP (Travesía Pirenaica Central, que conectaría Algeciras con Francia pasando por Córdoba -y la incorporación de Sevilla-, Madrid y Zaragoza), con su compañero de partido Marcelino Iglesias (presidente del Gobierno de Aragón, y muy interesado en defender éste otro recorrido ferroviario por su región), desertando de los intereses de la franja mediterránea de la Comunidad Autónoma de Andalucía, donde ninguna provincia oriental tiene puestos sus intereses, y cuyo proyecto tiene como único beneficiario a la sociedad sevillana.

Estamos acostumbrados a que las decisiones políticas sobre infraestructuras estén viciadas por el falaz argumento de mayor beneficio poblacional (para Sevilla y su área metropolitana) y reticencias por carestía orográfica (para Andalucía Oriental). Y si a todo ello le sumamos el clientelismo político y la sumisión a los intereses de la directiva autonómica, encontramos, a nuestro juicio, las causas de la ausencia casi total de representantes políticos de Andalucía Oriental, y en especial del presidente Griñán -como máximo supuesto defensor de los intereses de todos los ciudadanos de esta Comunidad-, en la presentación del proyecto FERRMED del que, recordamos, se beneficiaría además de las zonas de costa, buena parte del interior de Andalucía Oriental, tan abandonado de políticas de activación económica.

Pedimos al ministro de Fomento, José Blanco, aprovechando su visita a la todavía vergonzosa e inconclusa autovía A-7 de la costa granadina, que se pronuncie sobre los proyectos reales de ferrocarril para la provincia de Granada, que adelante plazos y que se comprometa con una tierra que lleva siendo maltratada por nuestros políticos desde que llegó la autonomía. Y sobre todo, que hable algo, porque su silencio le está haciendo cómplice de lo que nosotros consideramos una dejación de funciones en la defensa de estas provincias, también del Estado español.

A las agrupaciones municipales de Guadix, Granada, Motril, El Ejido y Almería les pedimos que haga las declaraciones oportunas para denunciar este atropello y que dejen de una vez de apoyar directa o indirectamente con su silencio las actitudes del gobierno de Griñán, que en este tema como en otros nunca mira hacia acá.

No era política, eran negocios

Pedro Manuel de la Cruz
Director de La Voz de Almería

De todo lo que ya es conocido del sumario del Caso Poniente, parece confirmarse la tesis de que la presunta trama de corrupción investigada durante años tenía su núcleo central en un grupo articulado de clanes familiares y empresariales en el que la política era un instrumento al servicio de “las familias”, pero no su columna vertebral. Los imputados se aprovecharon de su condición de políticos o de su cercanía a poder, pero no existió trama política.

Los pronósticos de quienes, para obtener réditos partidistas o para saldar cuentas de rencores personales no resueltos, querían ver en todo lo ocurrido la consecuencia de una apasionante arquitectura partidista se han visto defraudados. Hasta ahora y de lo que se sabe ya -que es mucho, muchísimo en esas decenas de miles de folios- no se desprende la existencia de aquel millón de euros repartido entre dirigentes políticos, ni la vinculación, siquiera tangencial, de parlamentarios o cargos públicos con recorrido más amplio que lo que marcan los límites geográficos de El Ejido, elucubraciones aireadas con inquietante ligereza por quienes están obligados a no comprar “mercancía averiada” y a no confundir sus deseos con la realidad.

Dentro de la extrema complejidad del caso, lo que se antoja ya irreversible es que, en su núcleo central, lo que se vislumbra es la utilización del poder por unos pocos, la complicidad de bastantes colaboradores necesarios situados en las áreas intermedias de “la piovra” y la pasividad indolente ante lo que se estaba produciendo de casi todos.

Programa holgazán

Kayros
Periodista

Los sábados sabadete me pongo algo frívolo, cura de intrascendencia. Llega uno a la noche del viernes tan abrasado de problemas cruciales (las pensiones, el paro, el robo de bebés, el Apocalipsis) que me tomo un respiro.

Programa holgazán para quien no quiere saber pizca hasta el lunes:

Primero: Dejar de leer lo que diga el Sumario de la Operación Poniente. No nombrar a imputados ni a jueces ni a testigos. Aunque me llaman la atención las técnicas solapadas de enriquecimiento inmoral, suspendo cualquier juicio.

Segundo, hacer uso de cierta elegancia intelectual y, si cabe, utilizar la compasión. Si yo me hubiera visto circunstancialmente dentro de este lío choricero, quizá fuera hoy también un imputado sin comerlo ni beberlo. De cualquier forma, mientras no haya sentencia, abandonemos el placer sádico de criticar la miseria humana.

Tercero, anotar, si cabe, que a nuestros Enciso se le ha caído el pelo; esto no es una metáfora. No son pocos los admiradores que habrán cambiado de chip, lo cual siempre es triste. A estas alturas, algún correligionario de partido habrá instalado ya su tienda en las mismas antípodas, no sea que la repugnancia llegue al tejado. Pocos alcaldes han sido más a piñón fijo alabados, más puestos en las nubes de la buena política y del amor a su pueblo. Hay en este caso algo que, incluso lejos de la sentencia, puede servirnos de edificación, y es el aprendizaje de los endiablados circuitos de la corrupción. Cuando vemos la trama, todavía desde las páginas del Sumario, lo primero que pensamos es si todo está urdido por un chepado botarate que vive a oscuras en los sótanos municipales. Vean: El Ayuntamiento del Ejido necesita unos servicios especiales (gas, energía, limpieza, etc.). Nuestros ediles fundan una empresa mixta. Se da el caso que la empresa tiene conexiones con el alcalde, el interventor y otros servidores. El administrado vive encantado de lo bien que marcha todo. Luego se descubre que la empresa mixta es una máquina de convertir el dinero público en privado, con lo cual nadan en oro unas pocas familias. De la noche a la mañana llega el escándalo a El Ejido y lo que parecía un emporio de riqueza se convierte en grito unánime de trabajadores que no cobran a fin de mes. Coño, coño, dejadme al menos gozar del sábado.
(La Voz de Almería. Con su autorización)

Los otros datos de la EPA en Almería

Javier Menezo
Secretario de Empleo del PSOE de Almería

Se acaban de conocer los datos de la encuesta de población activa del cuarto trimestre y aunque normalmente la atención se centra sobre la tasa de paro, hay otros datos básicos para entender lo que está sucediendo.

Para empezar, la tasa. En Almería se sitúa en el 27,08%, que aún siendo un mal dato evoluciona mejor que el resto de España: es la tasa más baja del año y nos aleja de ese 30,64% que se llegó a alcanzar en el tercer trimestre de 2009. Sin embargo, vemos la resistencia de la tasa de paro a descender de forma significativa a pesar de que el número de personas con empleo creció en estos tres meses en 5.100. La razón está en el aumento de la población activa cuyo crecimiento sigue siendo la principal característica del mercado de trabajo en nuestra provincia, y así, el 65,35% de los mayores de 16 años está trabajando o buscando empleo (75% en el caso de los hombres). Almería es, por tanto, la provincia española con mayor tasa de actividad.

Pero ese incremento de la población activa que ha sido constante en los últimos quince años no tiene ya su origen en los flujos migratorios sino en la incorporación de mujeres al mercado laboral. En nuestra provincia, y en tan sólo seis años, la población mayor de 16 años aumentó en 81.000 personas debido a los flujos migratorios. Pero la llegada de inmigrantes parece haberse detenido en 2010 y la población en edad laboral se ha mantenido estable en torno a los 564.000 personas.

La reciente incorporación de la mujer al mercado laboral no puede decirse que haya sido voluntaria, ya que entre el cuarto trimestre de 2008, cuando comenzó a notarse con mayor fuerza la crisis, y este último de 2010, 32.100 mujeres clasificadas por la EPA como inactivas dedicadas a labores del hogar se han incorporado al mercado de trabajo para sustituir la perdida (o el temor a que se pierda) del sueldo principal del hogar. De hecho, nunca en nuestra provincia había sido tan bajo el número de personas clasificadas como labores del hogar).

Ese sueldo principal que esas mujeres se han visto obligadas a sustituir procedía en la mayor parte de los casos del sector de la Construcción, que ha seguido profundizando su caída en el cuarto trimestre de 2010. Si, al comenzar 2008, 61.600 personas trabajan directamente en la Construcción ahora son 16.000, lo que habla muy claro del fuerte ajuste que ha sufrido el sector, que ya ocupa a 6 de cada 100 trabajadores, mientras que a finales de 2007 daba trabajo a 23 de cada 100 empleados.

Hay algún dato más que dibuja el panorama del empleo en Almería, como es el aumento de los estudiantes que según la EPA están en el nivel más alto de la serie histórica, probablemente consecuencia también directa de la crisis.

En definitiva, la EPA sigue mostrando la misma radiografía del mercado laboral de Almería desde hace dos años: desplome del sector de la construcción con su repercusión en el crecimiento del paro masculino, fuerte incorporación de la mujer al mercado de trabajo (en el cuarto trimestre, una vez más baja el paro femenino y sube entre los hombres), reincorporación de jóvenes a la formación y ralentización de los flujos migratorios. También nos indica que los sectores tradicionales almerienses (agricultura y servicios complementarios, como el manipulado, y hostelería y turismo) han sido las fortalezas y la tabla de salvación durante este período de nuestra provincia.

Operación Poniente: que se investigue a Góngora

Pepe Fernández
Periodista

La primera reacción procesal de una de las partes personadas en el sumario de la Operación Poniente –Izquierda Unida- Los Verdes- ha sido anunciar esta mañana que se amplíen diligencias de investigación en torno a una serie de empresas, algunas vinculadas con la familia del candidato del PP, Paco Góngora, y que aparecen en la abundante documentación liberada por la juez. Para esta tarde tiene previsto responder en rueda de prensa el candidato, todo ello en medio de una expectación considerable entre la ciudadanía más politizada de El Ejido.

No será la primera vez en poco tiempo que el joven candidato del PP de El Ejido deba responder a esta cuestión. Hace unos meses, el exeditor de El Mundo de Almería, Luis Montoya, le colgó en su perfil de Facebook documentación sobre empresas relacionadas con su familia y con Jesús Aragón. Tras una áspera polémica el asunto quedó zanjado con la aportación de documentos “reales”, según Góngora en su propio perfil.

Pero hoy ha sido, contra todo pronóstico político, la coalición IU-Los Verdes la que le toma la delantera al tamdem PAL-PSOE y anuncia que pedirá formalmente que se investiguen esas relaciones familiares y societarias de Paco Góngora.

Paco Góngora, el pupilo más destacado de Juan Enciso -llegó a ser su responsable de Urbanismo-, desde el PP se convirtió en uno de los azotes más duros del alcalde encarcelado durante ocho meses, al que acabó pidiendo la dimisión bajo el balcón, dos días después de su puesta en libertad y reintegrado a la alcaldía con gran escándalo social.

Góngora, apoyado por Gabriel Amat y Javier Arenas desde Sevilla, ha remontado los sondeos con su "puerta a puerta" conviertiéndose en el candidato más valorado y aceptado por los ejidenses. Ha calificado el paso procesal anunciado por IU como "juego sucio" y confiesa que no tiene nada que ocultar, que su vida es transparente.

Ni que decir tiene que este inesperado anuncio de IU tendrá sus efectos colaterales internos en el propio PP de El Ejido, Almería y Andalucía que, de entrada, aparecerán como una piña en torno a su candidato. Pero esa es otra historia más larga y bastante más compleja. Me refiero, claro, el equilibrio de poder entre clanes y familias de la derecha en Almería, quizás la más hegemónica del PP en un provincia andaluza tras el prximo 22 de mayo.

El Estado autonómico

Antonio Martínez Rodríguez
Vicesecretario Gral. Juventudes Socialistas de Almería.

Han pasado más de treinta años desde la aprobación de la Constitución Española, a través de la cual nos dimos un modelo de organización político-territorial cimentado en el modelo autonómico. Algunos hemos estado siempre en el mismo sitio, otros, en cambio, van dando bandazos dependiendo por donde soplen los vientos electorales y sin una posición seria en esta materia vital para el futuro de España.

La percepción general es que el Estado autonómico ha sido un rotundo éxito, se mire por donde se mire. Fruto del espíritu de progreso que nos caracteriza a los socialistas, vamos más allá y nos proponemos nuevos avances y reformas para la mejora del funcionamiento de este modelo. La reforma del Senado para que se convierta en una verdadera cámara de representación territorial; o la importancia de unas eficaces relaciones intergubernamentales, donde las autonomías tengan una verdadera capacidad de decisión a nivel estatal y europeo, son algunas de ellas. Todo esto, desde una actitud responsable de todos. No es baladí la política de confrontación entre gobiernos de distinto nivel por interés electoral. Esto ha de ser superado.

Debo hacer un inciso con el tema de Europa. Es cierto que a lo largo de la historia ha sido decepcionante la posición de los distintos gobiernos españoles por la negativa a la participación autonómica en el proceso de toma de decisiones de la Unión Europea y que afectaban en primera persona a las autonomías, pero lo que también es cierto, es que ha sido el gobierno Zapatero el primero en permitir la presencia de representantes autonómicos en las reuniones del Consejo de Ministros de la Unión Europea.

En contra, las tesis de la derecha, donde las propuestas son la merma de este modelo, retroceder treinta años e ir a procesos jacobinos que no son propios de nuestra cultura política democrática. Todo ello, basando su argumentación en algo que viene siendo habitual: la crisis. No se entiende esta postura desde una óptica responsable, y sí esconde una convicción ideológica que reniega de la diversidad y la pluralidad española; que, por otro lado, ocasionaría graves problemas para afrontar la cuestión vasca, no fortaleciendo el proyecto de unidad que compartimos los “constitucionalistas”.

No sabemos qué opina Arenas como candidato a Presidente de la Junta de Andalucía, aunque parece claro que, como responsable de política autonómica del PP, comparte las tesis centralistas que vuelven a demostrarnos que la principal baza electoral de la derecha es el populismo y el oportunismo y no las ideas ni el sentido de Estado.

Señoras y señores diputados

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra

“Señor Presidente, señoras y señores diputados, señor Rajoy: en su interpelación me pregunta si tiene previsto este gobierno presentar nuevas iniciativas encaminadas a controlar el gasto público, optimizar el funcionamiento del Estado y potenciar nuestro sistema democrático. Con mucho gusto le respondo que sí. En los próximos días, me propongo citar a los líderes de todas las fuerzas políticas con representación en esta Cámara a fin de iniciar conversaciones -¡serias, rigurosas!- sobre la conveniencia de adoptar tres decisiones que, en opinión de mi gobierno, son fundamentales para el mejor funcionamiento del Estado”.

“En la primera de ellas, les plantearé la necesidad de proceder a la supresión del Senado. Sí, señorías, después de más de treinta de parlamentarismo democrático, se puede afirmar, sin duda alguna, que la Cámara Alta es de una inoperancia absoluta, y su conversión en cámara territorial, lejos de  resolver esa circunstancia, la agravaría. La voluntad soberana del pueblo español está perfectamente representada en su Congreso de los Diputados”

“En la segunda, vamos a proponer una reestructuración de la organización municipal del Estado, de tal forma que aquellos municipios que no superen los dos mil habitantes entrarán en un proceso de fusión, o  anexión, con sus vecinos limítrofes hasta completar, como mínimo, ese número de habitantes. De esta forma, el número de municipios se reduciría de 8.000 a 2.000, con lo que ello supondría de ahorro económico, burocrático y de gestión”.

“Y con la tercera, pretendemos perfeccionar el sistema de representatividad de nuestro Parlamento, añadiendo a las actuales circunscripciones electorales una nueva de carácter nacional, que sería alimentada con los votos residuales que quedan sin representación en las distintas circunscripciones provinciales. Esta especie de “urna nacional” haría justicia a partidos de ámbito estatal que, a pesar de obtener un considerable número de votos, no ven convertido su apoyo popular en número de escaños”.

Posdata: Esta intervención es imaginaria, claro. Pero, ¿a que no suena mal del todo?