Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Los jóvenes, protagonistas de la agricultura

Francisco Sánchez
Secretario Provincial de Agricultura del PSOE de Almería

En estos últimos días se suceden las buenas noticias para el campo almeriense, pilar básico de la economía de nuestra provincia, pese a las dificultades que han de atravesar nuestros agricultores para afrontar cada campaña.

La Consejería de Agricultura a través del Programa de Desarrollo Rural ha anunciado una inversión de 21 millones de euros para ayudar a los jóvenes agricultores, facilitándoles la consecución de la estructura en su primera instalación, o bien en la modernización de las estructuras existentes. Se trata de un convenio con las entidades financieras y jóvenes empresarios que potenciará la tan necesitada adaptación de los invernaderos a las nuevas tecnologías en las tierras almerienses.

Son medidas que favorecen la entrada de los jóvenes en el sector agrícola, que además impulsará mayor producción y, en consecuencia, nuestra agricultura será más competitiva en los mercados exteriores.

Nuestra provincia debe además compartir la satisfacción de los logros que, a pesar de la fuerte competencia tanto en precios como en productos hortofrutícolas, se han producido: han aumentado en un 13% las exportaciones en frutas y hortalizas en el tercer trimestre de este año. En total se han exportado 1,5 millones de toneladas y se ha incrementado el valor en un 41% de estos productos, situándose en 1.303 millones de euros los generados, que representa un fuerte aumento con respecto a las mismas fechas en 2009.

Son datos y cifras que nos llenan de expectación, de esperanza, de orgullo de nuestra tierra y por el buen hacer de nuestra gente en tiempos de crisis.

Ojalá en otros sectores se copiara la voluntad, la capacidad, la insistencia y la fortaleza de nuestros agricultores. La gente del campo sabe lo dura que es esta profesión, pero su tierra, sus fincas, sus productos y su gente son lo primero.

Está claro que en buena consonancia entre representantes sociales, con nuestras administraciones, con trabajo constante y apostando por la implantación de nuevas tecnologías, nuevos instrumentos de trabajo, nuevas formas de mercado y normas que protejan nuestros productos se puede conseguir que la agricultura en Almería siga fuerte, siga manteniendo y creando empleo, sea atractiva para nuestros jóvenes y siga siendo el motor de la economía de nuestra provincia.

Pepe Griñán y Otilio

José Fernández
Periodista

Uno no es técnico, pero se atrevería a decir que el primer fallo del proyecto del hospital materno-infantil, presentado por la Junta en 2007 con fecha de entrada en servicio en 2011 fue mostrarlo primero en maqueta para hacerse fotos sin que existiera el proyecto. No soy técnico, insisto, pero el segundo fallo del proyecto ha sido esperar tanto tiempo para nada, porque ahora dicen que el proceso comenzará para cuando anunciaron que iba a estar en marcha. No soy técnico, pero creo que otro desacierto es presentar en los presupuestos una partida para la “rehabilitación” de este hospital, que tan sólo está en los planos.

Yo no soy técnico, pero los técnicos del Ayuntamiento han encontrado un total de 115 defectos en el proyecto que, tres años después, ha presentado la Junta para este complejo hospitalario. Y no hablamos de fallos de azulejos o el color de las paredes. Hablamos, por ejemplo, de pasillos en los que no pueden circular las camillas. Errores gordos, vamos. De un calibre similar al de los detectados a la hora de recepcionar las obras de rehabilitación del Ayuntamiento de Almería (recuerden, por ejemplo, que entre otras cosas se les olvidó colocar la fibra óptica) y de los que tanto se habló en su día. Fallos como los observados por todo el mundo que acudió a la reciente inauguración del secarral periurbano presentado ampulosamente en los medios como el pulmón verde, la joya de la corona o no sé qué otros juegos florales de la ribera del Andarax. Y uno, que no es técnico, se pregunta ¿a quién demonios le encarga las obras la Junta? ¿Tenemos mala suerte o es que la chapuza a domicilio es ya marca de la casa?

Declaraciones que no comparto

Celso Ortiz
Profesor de la UAL

Hace unos días escuché en una emisora de radio unas declaraciones del secretario de la ejecutiva provincial del PSOE, Diego Asensio, que me parecieron muy poco afortunadas, pero que, en principio, no le presté demasiada atención, habida cuenta del poco interés que despiertan las palabras dichas desde la oficialidad de un cargo que no se sale del guión. Esto del poco interés, no lo digo sólo por el citado político, sino por los discursos aprendidos de todos aquellos que bailan al son de los acordes de cualquier otro partido.

Pero volviendo al grano de las declaraciones de Asensio que, como digo, las escuché en una emisora de radio y eran parte de una larga entrevista que le habían hecho en una televisión local, resulta que se me quedaron grabadas y hoy considero que, si aún las retengo en la memoria, será por algo y, tal vez, merezca la pena darles un repaso.

Una de las preguntas que le formularon fue que quién era el representante de Griñán en Almería a lo que él respondió con rotundidad que el representante de Griñán en Almería era Diego Asensio. De semejante aseveración podemos sacar tres conclusiones: la primera, que asumió sin pestañear la naturaleza vertical del poder que se proyecta desde Griñán; la segunda, que se erigió en su valido; y la tercera que tiró por tierra la tan cacareada democracia interna del PSOE, en virtud de la cual un secretario provincial debería de ser el representante elegido libremente por los militantes de la provincia y no aquél que designe un dedo desde Sevilla.

En otro momento de la entrevista, me pareció un insulto a la inteligencia que dijera, refiriéndose al PAL, que la cabra tira al monte y que, por esa razón, muchos de sus militantes acabarían en el Partido Popular. No quiero decir con ello que no se cumpla su profecía, pero son palabras que rechinan en boca de un dirigente socialista que, hasta hace cuatro días, ha cobijado a la cabra en su aprisco.

Y para rematar, cuando el periodista le preguntó donde creía que se hallaba la razón por la que el PSOE lleva años perdiendo elecciones en Almería, contestó que la prosperidad creciente que ha experimentado la provincia en los últimos años, ha dado lugar a un cambio de tendencia en el voto hacia la derecha; un pensamiento trasnochado y mezquino que desprecia comportamientos ideológicos y que, de ser cierto, habría provocado la autodestrucción del Estado del Bienestar. Afortunadamente la civilización avanza por otro camino y la socialdemocracia es el régimen dominante en países como Noruega, donde el Partido Laborista es mayoritario, con la renta per cápita más alta del mundo.
(Publicado en Diario de Almería)

El desembarco de Usero

Pedro Manuel de la Cruz
Director de La Voz de Almería

El pleno municipal de Almería estrena hoy un modelo de debate del que acabarán sonando más los ecos que las voces. Por primera vez, desde 2001, el gobierno municipal y la oposición van a analizar el estado de la ciudad en una sesión monográfica sin otros puntos en el orden del día que aminoren su impacto.

De entrada, este tipo de escenificación parlamentaria puede situarse en otra caída más en la tentación en la que, desde 1979, han sucumbido los ayuntamientos para asumir estrategias y competencias que son más propias de otras sedes legislativas o administrativas y, por tanto, menos pertinentes en la gestión municipal. Hablar del estado de la ciudad siempre es pertinente, pero ¿no es eso lo que hacen los concejales que componen el pleno cada día o, al menos, cada vez que se reúnen en sesión pública convocados por el alcalde?

La sesión de hoy no pasaría de ser una escenificación dialéctica de lo bien o de lo mal que se ha gobernado en función de qué posición ocupe quien haga uso de la palabra, si no fuera porque esa previsibilidad tan poco excitante se verá alterada por la presentación oficial de Juan Carlos Usero como candidato socialista a la alcaldía. Por utilizar un símil tan cercano al torero López Usero, primo del candidato, Usero López tomará la alternativa ante la que será, quizá, la faena más difícil de su carrera política: la campaña de las elecciones municipales del 22 de mayo. El orden de los apellidos sí altera los retos y es imposible saber cuál de las aspiraciones de los dos Usero es más difícil: si salir por la puerta del Príncipe después de enfrentarse a un miura, o desfilar por la Puerta de Purchena apoyado en el bastón de alcalde.

Al pleno del estado de la ciudad Luis Rogelio Rodríguez y Juan Carlos Usero llegan en dos posiciones tan distantes como la confianza y la inquietud.

El alcalde llegará al pleno consciente de que no se juega nada porque todo juega a su favor. El conocimiento que aportan ocho años de gestión municipal; un catálogo de realizaciones a defender; la absorción del Gial, con el regreso de sus votantes; la valoración ascendente de la marca PP; y el silencio de una oposición municipal de baja intensidad durante tres años, sitúan a Luis Rogelio ante el proceso electoral menos incómodo desde que está en política.

Por el contrario el candidato Usero llega a la carrera sin más equipaje que el valor. Su participación en la política local ha sido tangencial (la presidencia de la Diputación le hacía imposible jugar en otro escenario); el PSOE es hoy una marca marcada por la desorientación (en Almería, en Andalucía y en España) y por la decadencia que le pronostican todas las encuestas (en Almería, en Andalucía y en España); y nadie conoce aún quienes le acompañarán en la aventura y con qué programa electoral.

La balanza ante el debate se presenta, por esas y otras razones, descompensada. Pero es en esta descompensación razonada y razonable donde radica el atractivo del pleno. Un atractivo que se acrecienta con la participación de Rafael Esteban como candidato de IU, el tercer lado de un triángulo en el que en el vértice está el alcalde y en la base las dos candidatos de la oposición, condenados (otro inconveniente más para Usero), a enfrentarse por los votos del mismo sector ideológico.

Aunque siempre es arriesgado hacer predicciones, no creo correr excesivo riesgo de error si aventuro que sobre el escenario del salón de plenos de la Plaza Vieja el miércoles asistiremos a tres estrategias con tres destinatarios distintos. Luis Rogelio buscará con la gestión de lo realizado y en el tono de su intervención los votos de los descontentos con el PSOE (los del PP ya los tiene y sin fisuras); Usero proyectará su estrategia en la consolidación de su figura ante la militancia socialista (local y provincial); Rafael Esteban buscará entrar por el desfiladero de los votos perdidos del PSOE; y Megino transitará por las primeras horas de la noche oscura de su adiós.

Usero es, por tanto, quien más se la juega. El miércoles será su Desembarco en la Normandía del socialismo almeriense. Del resultado de ese día y de los votos que consiga el 22 de mayo dependerá su futuro dentro de la estructura de poder del PSOE.

Los soldados que desembarcaron en las playas francesas nunca desfilaron en París. Usero sabe que es muy difícil presidir el desfile desde el poder en la Plaza Vieja, pero tiene el valor de liderar la batalla; sus aliados saben que el enfrentamiento de las municipales es una batalla más de la guerra por el poder en la sede del antiguo Paseo de Versalles.

Lo que quizá desconozcan es que los bellos versos de Verlaine, que fueron utilizados como contraseña para anunciar el prólogo de la batalla más decisiva de la II Guerra Mundial, pueden acabar siendo el epílogo de su aventura. Y es que la derrota siempre acaba hiriendo el corazón con monótona languidez.

Más calidad de vida para los discapacitados

Javier Aureliano García
Secretario Provincial del PP

Reclamar de los poderes públicos, de las distintas administraciones y a la sociedad en general la adopción de medidas que acaben con las discriminaciones que todavía sufren los millones de discapacitados no debe ser un recordatorio del calendario cada tres de diciembre. Por eso, y teniendo en cuenta que dentro de unos días volveremos a conmemorar el Día Internacional dedicado a concienciar a la sociedad sobre lo que significa la discapacidad, quisiera hacer de nuevo mías las reivindicaciones de este colectivo para que la discapacidad deje de ser un factor en muchas ocasiones determinante a la hora de seguir unos estudios, conseguir un puesto de trabajo, adquirir una casa o dar un simple paseo por la calle.

En este sentido, las Administraciones Públicas, como es el caso de los ayuntamientos, debemos dar un paso al frente y reclamar un mayor compromiso de los responsables políticos, de la clase empresarial, de los sindicatos, de los movimientos ciudadanos y del conjunto de la sociedad en la eliminación de las barreras de todo tipo que impiden a las personas con discapacidad el ejercido de sus derechos en igualdad de condiciones que el resto de ciudadanos. No hablo sólo de las barreras arquitectónicas, que son tal vez las más visibles y las más fáciles de eliminar. Me refiero a las barreras mentales que nos hacen establecer diferencias cercanas al rechazo a la hora de tratar, convivir y trabajar con mujeres y hombres que sufren algún tipo de discapacidad en sus diferentes grados. Avanzar en la percepción y conceptuación del discapacitado como una persona exactamente igual en potencialidades y necesidad de afectos es un paso imprescindible y necesario en el que las administraciones debemos colaborar, impulsando políticas y acciones que refuercen el valor de la presencia de los discapacitados en nuestro entorno cotidiano.

Dentro de nuestras posibilidades, el Ayuntamiento de Almería creo que está sabiendo estar su sitio, y desde el equipo de Gobierno hemos intentado poner nuestro granito de arena para que Almería sea una ciudad más abierta para todos. De hecho, además de ser el primer equipo de Gobierno que ha presupuestado una partida concreta para la eliminación de barreras arquitectónicas, hay que señalar que absolutamente todos los proyectos de obra pública que se han hecho y se están haciendo en Almería contemplan el paso facilitado para las personas con movilidad reducida. Hemos instalado zonas de baño específico atendido por monitores especializados en las playas del casco urbano, hemos creado medidas que facilitan el transporte público gratuito para este colectivo y, además de toda una serie de acuerdos y convenios, como el recientemente suscrito para favorecer el acceso de turistas discapacitados, el Ayuntamiento de Almería fue el primero de toda España en reservar de modo efectivo el 10% de sus plazas laborales para trabajadores discapacitados.

En más de una ocasión he dicho que desde el Ayuntamiento de Almería consideramos la discapacidad como un objetivo de atención preferente en todas las líneas de acción política del Equipo de Gobierno Municipal. No es tan sólo una declaración de intenciones. A las pruebas me remito. Creo que estamos trascendiendo más allá de las buenas palabras y las mejores intenciones. Pero esto no quiere decir que estemos plenamente satisfechos. Desde el Ayuntamiento queremos compartir la inquietud de los discapacitados almerienses a la hora de hacer valer su derecho a disfrutar plena y equitativamente de la condición de ciudadanos, con independencia de las condiciones físicas o psicomotrices. Un aspecto que creo que suele ser pasado por alto es que la mayoría de la gente no tiene una conciencia clara de lo que supone ser discapacitado visual, físico, auditivo, sensorial o intelectual. Existe un gran desconocimiento sobre lo que es la discapacidad y a cuánta gente afecta.

Para terminar con esta falta de información se debe a tratar a los discapacitados como a cualquier ciudadano: con derecho a hablar por ellos mismos, no como objetos de compasión o lástima. Creo que ya va siendo hora de cambiar los planes de "caridad" por otros de "calidad" de vida. Y es que una mejor calidad de vida para los discapacitados almerienses es también una mejor calidad de vida para todos los almerienses. Y se trata de una reflexión que es válida para todos los días del año; no sólo en el Día Internacional de las Personas con Discapacidad.

Chiringuitos y chanchullos del PSOE en Diputación

Eugenio Narbaiza
Periodista

En un artículo que publicamos el pasado domingo, denunciamos alguno de los chanchullos y chiringuitos que el PSOE había montado en la Diputación para favorecer a personas afines a su partido y al sindicato UGT, concretamente hacia el responsable de la sección sindical en el ente supramunicipal. Esta situación, que viene generando un importante malestar entre los funcionarios de la casa por favorecer al personal laboral en vez de a los funcionarios, ha culminado con la presentación por parte de dos centrales sindicales de un recurso contencioso-administrativo ante el Juzgado de lo Contencioso Administrativo de Almería, al considerar que la intención por parte de la presidencia respecto a las bases de la convocatoria del concurso específico de méritos de la Diputación, publicado en el B.O.P el 14 de junio del 2010, vulnera lo establecido por la ley.

Según se señala en el recurso, que ante la convocatoria del concurso específico de méritos para la provisión de puestos de trabajo de la Diputación de Almería, en el que podrían participar el personal fijo y funcionario de la corporación, con objeto de proveer los puestos de trabajo de JEFE DE SECCION DE ORIENTACION PSICOLABORAL, JEFE DE DEPARTAMENTO DE INCORPORACION SOCIAL, JEFE DE SECCION DE ASESORAMIENTO EN MATERIA DE RRHH Y DESARROLLO LOCAL, JEFE DE DEPARTAMENTO DE PROMOCION INSTITUCIONAL DE LA IGUALDAD, COORDINADOR DE LA SECCION DE RELACIONES INSTITUCIONALES Y PROTOCOLO, JEFE DE NEGOCIADO DE COORDINACION DEPORTIVA LOCAL Y JEFE DE GRUPO DE ANIMACION COMARCAL DEPORTIVA. En este sentido, se señala en el contenido del recurso presentado por los sindicatos que los puestos de jefatura no se ajustan al ordenamiento jurídico, tal y como lo establece la sala de lo contencioso administrativo del TSJA, en sentencia del 9 de marzo de 1998, en donde se refleja que "los puestos de trabajo serán desempeñados por funcionarios públicos,con las únicas excepciones que permiten su desempeño por personal laboral de los puestos de naturaleza no permanente, los que recaigan sobre actividades propias de oficios, los de carácter instrumental propias del mantenimiento de edificios y los correspondientes a las áreas de actividades que requieran conocimientos técnicos especializados, cuando no existan cuerpos o escalas de funcionarios".

Así mismo, en el recurso de los sindicatos al juzgado de lo contencioso se especifica que "se reserva al personal funcionario los puestos de trabajo que impliquen un principio de autoridad, fe pública y asesoramiento legal, según indica el artículo 92.2 de la ley 7/1985 del 2 de Abril". En dichos textos legales se establece que el propósito del legislador debe ser el dar una garantía al personal funcionario frente al personal laboral, lo que SUPONE QUE ESTE ÚLTIMO NO PODRÁ DESEMPEÑARLO NI TAN SIQUIERA DE MANERA PROVISIONAL.

Precisamente, se refleja en el recurso que los puestos sacados a concurso de méritos por la Diputación, mediante decreto de la presidencia, corresponden a jefaturas de sección, que suponen el ejercicio de autoridad, sin que puedan ser incardinados en alguno de los supuestos, que excepcionalmente autorizan su desempeño por personal laboral y por añadidura, vetados a la concurrencia de personal funcionario, lo que provoca una conculcación de los preceptos establecidos por la ley.

Esta es la situación que durante la legislatura del PSOE y bajo la presidencia de Juan Carlos Usero se ha pretendido vulnerar, favoreciendo a personas afines a su partido y al sindicato UGT, lo que nos induce a pensar que unicamente se ha hecho a la medida de personas como Antonio Bonachera y otros, en detrimento de funcionarios de la casa, para lo cual no se ha dudado en amortizar determinados departamentos que deberían de ser dirigidos por funcionarios, como el de las jefaturas, para crear chiringuitos dirigidos por gente afín, en los que además y tal y como denunciara en su día Noticias de Almeria, se les adeuda desde hace casi un año a los trabajadores importantes cantidades en concepto de dietas y kilometraje, que se han visto obligados a adelantar de su pecunio personal, junto con la circunstancia de que para el desempeño de su trabajo, han necesitado la utilización de sus vehículos particulares, en vez de usar los correspondientes a la flota del ente supramunicipal, con el consabido perjuicio que el incobro de estos haberes les está provocando. ¿Que tienen que decir a esto los señores Usero y la diputada de personal Mª Luisa Jimenez Valbuena?

Regeneración de una Función Pública más productiva

Rafael Leopoldo Aguilera Martínez
Funcionario de Administración Local

Está claro desde el punto de vista historicista y jurídico, hasta llegar a nuestra Constitución de 1978 y el Estatuto Básico del Empleado Público de 2007, y demás normativa legal concordante y de aplicación,  queda suficientemente expresada la regulación del régimen jurídico estatutario funcionarial, y por otro lado, el régimen jurídico laboral.

Los principios de igualdad, mérito y capacidad, acompañados de los de publicidad y libre concurrencia, están en la columna vertebral de los empleados públicos, en ambos regímenes jurídicos, funcionarial y laboral.

Pero los tiempos van exigiendo actualizaciones del marco jurídico que regula las relaciones de los empleados públicos, y reconducir y reconsiderar algunas normas que han y están vilipendiando y desprestigiando a los empleados públicos, y que no pueden estar basados en principios arcaicos y de tiempos pretéritos, aunque se hayan regulado recientemente,  y que, sí en su día tuvieron o pudieron haber tenido, a buen seguro, una aplicación adecuada a la exigencias de los ciudadanos, y que requerían una clase funcionarial que sirviera con objetividad, eficacia, jerarquía, actualmente, las exigencias del marco socio-cultural, exigen otros principios de aplicación, sin que se vulneren la imparcialidad y la eficacia en la implementación de la efectividad de los citados principios en la clase funcionarial, buscando sobre todo ser competitiva y productiva.

Necesitamos una Función Pública que no esté politizada ni sobredimensionada, y se aplique el Estatuto Básico del Empleado Público por la Administración del Estado, no dejándole al libre arbitrio del color político de las Comunidades Autónomas, y que como teoría está “medianamente” bien, pero que, actualmente, es una entelequia,

Los funcionarios públicos, sobre todo los de la Administración Local, deberían de pertenecer orgánicamente a la Administración del Estado, en una disociación inorgánica funcional y organizativa (como el Cuerpo de Habilitados Estatales), para evitar las presuntas servidumbres y servilismos burocráticos; reducción en toda las Administraciones, y en algunas estructuras organizativas, supresión de puestos de libre designación, que se transforman en presuntos “estómagos agradecidos”; por otro lado,  que las remuneraciones estén basadas en la gestión por desempeño del puesto, atendiendo al rendimiento del cumplimiento de los objetivos y no sujeta a la discrecionalidad unilateral de un funcionario/a del turno de eventualidad política o funcionarial; supresión de ambos regímenes  públicos de prestación de servicios, en uno solo;  que la estabilidad laboral o permanencia en la plaza no esté sujeta a los ostracismos de los vaivenes políticos, y con los requisitos legales que se establecen y la tutela de los tribunales; una mayor flexibilidad de poder realizar carrera profesional basada en el perfeccionamiento y adiestramiento en las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, así como, el cese laboral atendiendo al incumplimiento reiterado de los objetivos encomendados solo mediante expediente disciplinario y no por razones antagónicas con quienes dirigen la gestión política o funcionarial; implementación de unas nuevas relaciones laborales adaptadas al marco europeo con las singularidades de nuestra Función pública; homogenización de las retribuciones básicas y complementarias en todo el territorio nacional, con total movilidad entre Administraciones públicas; prohibición taxativa de cualquier incorporación de personal ajeno a la Administración, sin que los mismos hayan pasado las oportunas pruebas selectivas, y menos aún, que éstos, sirvan de agravio para quienes ostentan, tras los procedimientos exigidos en la legislación y la experiencia profesional, colocándose al mismo o superior nivel, de los que por derecho tienen reconocida la potestad del ejercicio funcionarial o laboral en defensa de los intereses públicos y generales encomendados ( Tal y como regula el Decreto –Ley 5/2010, de 27 de julio, de Reordenación del Sector Público Andaluz).

No le salen las cuentas

José Añez
Secretario General del PAL

Ni a unos ni a otros. A ninguno de los partidos nacionales con franquicia en Almería le salen las cuentas cuando miran a las próximas elecciones municipales. Quizá por este motivo están tan nerviosos y ambos se han marcado al PAL como objetivo a vencer en El Ejido en las elecciones de mayo de 2011. Porque El Ejido es ante todo un trofeo para el PP y para el PSOE. Pero ni Arenas tiene claro que su candidato, Paco Góngora, vaya a estar en su puesto cuando lleguen las elecciones, ni Asensio da una alternativa al panorama tras querer arrasar al PAL para ocultar sus fracasos en la crisis.

El PP lo ha intentado todo para empujar al PAL fuera del Ayuntamiento de El Ejido. Ha forzado tanto la maquinaria de la democracia que ha llegado a meter en su fango a la justicia, intentando reventar al único partido almeriense que, vuelvo a recordar para los débiles de memoria, no está inmerso en ninguna causa judicial ni directa ni indirectamente. Algo que no puede decir el PP con sus escándalos en Palma de Mallorca, Madrid, Valencia, Castellón… Todos ellos casos directamente relacionados con la financiación de los “honrados” populares… ¿Y vienen a dar ejemplo de honestidad a los ejidenses? Todavía quedan muchas sorpresas, y no están lejos de este municipio.

El PSOE quiere también secuestrar los votos de El Ejido. El último intento lo hemos visto a Diego Asensio al asegurar que “la cabra siempre tira pal monte”, para afirmar que votar al PAL sería votar al PP. Hay muchos dichos en España, y Diego Asensio parece olvidar aquel que dice que “no todo el monte es orégano” y que si el PAL existe es por voluntad de los ciudadanos de nuestra provincia.

Pero todo esto no son mas que maniobras de distracción. En El Ejido todo el mundo sabe ya que PP y PSOE se han unido en el fin común de intentar acabar con el PAL antes de las elecciones municipales del próximo mes de mayo, sin importarles lo más mínimo la opinión de los ejidenses. Llevamos meses asistiendo a la puesta en escena de su estrategia compartida. Pero como los resultados no están siendo los esperados, ni las tienen todas consigo ante las elecciones, desde el PP no dudan en hacer invitaciones al PSOE para un acuerdo post-electoral como último y desesperado recurso para acabar con el PAL. Invitaciones que han realizado públicamente en los últimos días tanto Gabriel Amat, como Javier Arenas, y que han tenido una respuesta laxa por parte del secretario general de los socialistas almerienses, haciendo patente una vez más que en ambos partidos importa poco lo que digan los ejidenses, ni siquiera sus propios votantes. Porque en el fondo quieren los mismo, su trofeo, El Ejido. Pero la realidad es que no le salen las cuentas, porque los ejidenses siguen contando con el PAL.
(Publicado en joseanez.com)

Un panorama enrarecido

Trino Tortosa
Galerista
 
Tras los supuestos acuerdos alcanzados en Sevilla, el PSOE almeriense parece aparcar las discrepancias entre críticos y oficialistas, según se desprende de la tranquilidad existente de cara a los comicios municipales de mayo próximo. Tanto la dirección provincial como el sector divergente son conscientes de la necesidad imperiosa que supone la unidad y el acercamiento constante y más aún en los momentos difíciles que atraviesa la economía del país y cuando las encuestas no les son nada favorables.

Si las intenciones de voto se mantuvieran como en la actualidad los populares gobernarían Almería, la Diputación y los municipios más poblados de la provincia, con lo cual perdería mucho peso la formación que lidera Diego Asensio.

De cualquier manera, Almería es una caja de sorpresas y no deberían dormirse los populares de Gabriel Amat en los laureles, hasta que no se despeje el enrarecido panorama político-económico almeriense hoy en espera de las posibles sentencias inculpatorias que se deriven de la llamada Operación Poniente y sus piezas separadas y de otras supuestas e imprevistas denuncias que pudieran aparecer dejando en entredicho la fiabilidad de cualquier dictamen que se haga por adelantado. De momento, sigue prorrogándose el secreto de sumario de la trama ejidense, cuestión que nos lleva a pensar en lo delicado del asunto y en los grandes esfuerzos que estarán realizándose desde la Judicatura hasta que concluya definitivamente el sumario y salga a la luz pública. Así que la situación sociopolítica aconseja prudencia y responsabilidad en todas las direcciones ya que nadie puede desviarse del objetivo fundamental que no es otro que el servir de la mejor manera los intereses generales de los ciudadanos/as recogidos en nuestra Carta Magna.

Quienes defienden sólo lo propio se estarán equivocando y harán un flaco favor a la ciudadanía y a la democracia por mucho poder e influencia que se tenga.

Si queremos mejorar el sistema no sería nada malo pensar en la inconveniencia que supone compatibilizar los negocios con la política ya que la información privilegiada, los dineros públicos y otros beneplácitos añadidos no pueden ser patrimonio sólo de los pocos que se encuentran en la mencionada situación. Ese binomio suele ser peligroso y tendría que corresponderse mejor, aunque muy lamentablemente, con los países de poco desarrollo, donde tantas injusticias y tropelías se cometen. Por desgracia hemos de reforzar en mayor medida la conciencia social para que los políticos se dediquen a la política y los empresarios a los negocios. Estoy completamente seguro de que otro gallo nos cantaría.

Una cuestión politizada

José Luis Raya
Coordinador de UpyD

Unión Progreso y Democracia se suma a la pitada y manifestación que hemos vivido en la capital. Los grupos convocantes de ambos actos no quieren que se politice esta cuestión, pero la cuestión ya está politizada, en tanto es el PSOE en el gobierno de la Junta quiere colocar de funcionarios, en especial, a los altos cargos de las empresas públicas, ex alcaldes, ex concejales, ex diputados, ex consejeros, muchos ex y amigos del poder.

Para UPyD, desde hace muchos años, la administración ha ido desmantelando el tejido administrativo almeriense, tanto en esencia como en conciencia; la primera, porque las funciones que antes desarrollaban nuestros funcionarios ahora la hacen personal contratado de estas empresas (el 70% de los presupuestos de las consejerías lo ha desarrollado -gastado- estas empresas publicas), y la segunda, porque se ha imposibilitando la labor fiscalizadora que tienen que desarrollar los servidores públicos e impedido o dificultado su imparcialidad.

Además, las instituciones del Estado han conseguido que la ciudadanía vea a los funcionarios como un conjunto de privilegiados (que tienen su trabajo fijo) y no como una conquista social. El funcionario profesional e independiente ha sido un logro alcanzado por nuestros abuelos al objeto de conseguir el buen hacer y gobierno de los cargos públicos. La función pública independiente del poder político es una conquista que toda la sociedad debe valorar. Los funcionarios deben tener asegurado su empleo para que no ocurra lo que ocurría en el siglo XIX, que con cada cambio de gobierno cambiaba la administración; y éstos hacían lo que mandaba el poder político. En los funcionarios, la seguridad del empleo es una necesidad, no un privilegio.

El decreto ley 5/2010 quiere integrar dentro de la función pública a almerienses de los que, no discutiendo su valía profesional, no han aprobado una oposición que garantice los principios de publicidad, igualdad, mérito y capacidad, que nuestra constitución consagra para elegir a los servidores públicos. La tramitación por la vía de urgencia solo se puede entender porque el PSOE quiere garantizar los puestos de trabajo de sus acólitos (pasarían a ser funcionarios unos 20.000 trabajadores) y dejar una manzana envenenada (muchos de esos trabajadores serían altos cargos de la Administración) al partido que ocupe la presidencia de la Junta de Andalucía y sus delegaciones provinciales. No podemos consentir,  los partidos políticos, este atropello a la Constitución, los funcionarios esta arbitrariedad administrativa, y los ciudadanos el expolio de nuestro patrimonio y el lastre que supondrá para salir de la crisis.

El acuerdo del Consejo de Gobierno faculta a dos sociedades instrumentales de la JJ AA a enajenar, entre otros, inmuebles en la calle Ferranz, en la calle Hnos. Machado y calle Arapiles, todas en Almeria capital. Es hora de que el PSOE de Almeria se posicione y diga lo mismo que decía cuando Luis Rogelio quería pagar la deuda municipal con solares y recordaba que los portavoces del PSOE hablaban de expolio municipal. Ahora callan y justifican las ocurrencia de Griñan, cuando hace escasos meses gritaban e injustificaban la propuesta de Luis Rogelio; y ambas son lo mismo.

El silencio mediático y ciudadano en relación a esta cuestión es preocupante y denota el lamentable clima moral que sufre la sociedad española en general y la almeriense en particular. Felicito a los funcionarios por su posición e información a la ciudadanía  y solicito la presencia masiva de ciudadanos en las movilizaciones que a buen seguro habrá. Basta ya de protestar sentados, apoyemos a los que nos defienden del caciquismo, defendamos a los que luchan contra la arbitrariedad política.

Chiringuitos y chanchullos del PSOE en Diputación

Eugenio Narbaiza
Periodista

En la presente legislatura, la Diputación de Almería ha sido un cúmulo de escándalos por la pésima gestión de sus dirigentes políticos, tanto en el nombramiento de asesores como en temas tan importantes de gobierno como lo que viene sucediendo en la Residencia Asistida.Todo ello tiene como fondo el manejo que desde algunos sectores políticos se hace de los organismos públicos y de los fondos de los mismos. En este sentido, el periodo de presidencia de Juan Carlos Usero se ha llevado la palma, especialmente en la colocación de personas afines a su partido y al sindicato en puestos clave del organigrama de poder del ente supramunicipal, despreciando al propio personal del ente, sus méritos y sus capacidades.

Un ejemplo de esto que estamos denunciando respecto a la fulgurante carrera profesional de personas allegadas al poder político es el del secretario de la sección sindical de la UGT en la Diputación, Antonio Bonachera. Este representante sindical afín al PSOE, educador de la plantilla de personal de la Diputación, no se le exigió ninguna oposición para su ingreso en la casa provincial, al amparo de las distintas etapas de gobierno del PSOE, teniendo un ascenso profesional de tal calibre que muchos de los funcionarios de la intermunicipal para si lo quisieran.

En estos casi ocho años de estancia en el poder del PSOE, a Antono Bonachera se le creó un departamento de asesoramiento de recursos humanos, accediendo a la jefatura del mismo en comisión de servicios durante el tiempo suficiente para sacar el puesto a concurso, en el que al haber tenido esta jefatura, los puntos acumulados hacían que nadie pudiera hacerle sombra por muchos méritos que tuviera.

Al inicio de la presente legislatura, Mª Luisa Jimenez Valbuena, la diputada de personal, seguramente a instancias de su partido, amortizó la jefatura de ese departamento, creando una sección con el mismo nombre (asesoramiento en recursos humanos), adjudicándole a Antonio Bonachera la jefatura de la sección por la misma vía que unos años antes se le había adjudicado la jefatura del departamento, es decir, a dedo, o técnicamente hablando, en comisión de servicios, situación en la que se encuentra actualmente.

Se da la circunstancia, y se puede comprobar a lo largo de los mandatos de los partidos en la Diputación, que Antonio Bonachera se libera siempre de su puesto en las etapas de gobierno coincidentes con el PP, para pasar a ser representante sindical de la UGT en la Diputación, volviendo a su puesto en el ente, en las etapas socialistas para asesorar a la delegación de personal de la casa provincial, como a los municipios de la provincia.

Hay un dato realmente curioso en la trayectoria de Antonio Bonachera y es que su última comisión de servicios se le concedió justo el día anterior a que su sección sindical firmara en solitario el convenio laboral de todos los trabajadores de la Diputación y en la actualidad está a punto de finalizar esta situación de comisión de servicios, dado que el mes que viene se cumplen los dos años que establece la ley para este tipo de desempeños provisionales.

¿Pero qué hecho curioso encontramos nuevamente en beneficio del Sr. Bonachera? Que su puesto salió a concurso definitivo en los meses del pasado verano, para ver si el resto de las secciones no se enteraban, teniendo en cuenta que la lectura de la memoria se debía de haber hecho el pasado 10 de agosto, lo que originó que tanto CCOO como CSIF presentaran sendos recursos a este concurso de méritos, lo cual paralizó todo el procedimiento, junto con el envio por parte de ambos sindicatos de esta situación al juzgado para su resolución.

¿Esto es o no es una prueba de cómo el interés político está siendo causa de la creación de chiringuitos y situaciones de favoritismo en el ente provincial? Tanto el presidente de la Diputación, como la diputada de personal tendrán algo que decir al respecto.

Palos y zanahorias

José Fernández
Periodista

Una de las cosas que no deja de sorprenderme del minué habitual de nuestro discurso informativo cotidiano es la falta de perspectiva con la que entablamos debates sobre asuntos venideros que en la mayoría de los casos se quedan en el fervorín o efervescencia inicial de unos titulares sobre los que uno acaba viendo la alargada sombra del estipendio deontológico. Fijémonos ahora en la realidad (la de ahora mismo) del Toyo y díganme si existe, bajo la desgarradora luz del sentido común, espacio para discutir sobre los beneficios y ventajas que podría suponer un nuevo proyecto de un hotel de cinco estrellas, con colegio plurilingüe, un campo de golf (otro más) comercios de lujo y la mismísima Biblia en pasta.

Naturalmente, todo este advenimiento viene de la mano de la Junta de Andalucía, nuestra infatigable máquina de producir sueños, a la que todavía están esperando los jugadores de golf del Toyo a los que se anunció que para finales de este año comenzarían las obras de una macroescuela de pateadores que incluía un burbujeante hidromasaje y un campo (otro más) de golf. Me pregunto si nadie tiene ya el sosiego o la calma necesaria como para parar el carro o la rotativa cuando se anuncian todos estos nebulosos proyectos al mismo tiempo que una simple mirada informativa señala que la situación actual del turismo obliga a mantener cerrados en invierno la mayoría de magníficos hoteles existentes en El Toyo.

Y es que a veces uno tiene la sensación de que la actualidad publicada no refleja tanto lo que está pasando como la realidad virtual de lo que podría llegar a pasar algún día, si se dieran las conjunciones planetarias favorables. Salgan un momento del Toyo y vayan a buscar las noticias sobre lo estupendo que será (siempre en futuro) el llamado AVE que algún día (muy pronto si nos atenemos a los anunciantes) llegará a Almería. Pero estúdienlas en profundidad. Por ejemplo, si usted toma esta tarde un Talgo a Madrid tendrá siete horas de viaje para empaparse bien de todo ello. Llegará a Atocha ilusionadísimo por el futuro, pero molido por el presente.

Empresarios en La Moncloa


Emilio Ruiz
Director de La Cimbra

Mientras Financial Times, el periódico de cabecera de la élite empresarial europea, salía a la calle con su editorial Zapatero, desafiante en medio de las turbulencias y su prestigiosa columna Lex debatía sobre si considerar a nuestro presidente muy valiente o muy estúpido al decir que los especuladores que atacan a España perderán hasta la camisa, ese mismo día, que fue ayer, José Luis Rodríguez Zapatero se reunía en La Moncloa con los presidentes de las 37 empresas más importantes del país. Objetivo: transmitirles a quienes representan más del 50 % del P. I. B. nacional que merece la pena confiar en España, en su situación actual y en su futuro inmediato.

No recuerdo una reunión como ésta en la historia reciente de España. Habitualmente, quien suele acudir a La Moncloa para estas cuestiones es el presidente de la CEOE, la gran patronal, y, a veces, también, el de la CEPYME, que representa a las medianas y pequeñas empresas. Pero Zapatero ha aprovechado que los empresarios se encuentran en pleno proceso electoral para hablar directamente con un grupo de ellos, la élite, la crème de la crème. La idea ha molestado a quien está en funciones de presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, pero parece que a quien no ha molestado tanto es a los empresarios elegidos, que no ven en el  ex-presidente de Viajes Marsans el mejor exponente de sus intereses. Algunos medios periodísticos han intentado derribar la reunión mostrando como desprecio a la invitación lo que simplemente era la imposibilidad de la asistencia. Tal era el caso de los presidentes del BBVA, Francisco González, y de Inditex, Amancio Ortega. En una semana de incertidumbre en los mercados, con las empresas del IBEX dejándose en el parqué más de un 7 %, no están tan locos los empresarios como para desaprovechar la ocasión de transmitir a los mercados un mensaje de confianza.

Cuando redacto estas líneas, acaba de finalizar la reunión. Los empresarios, al ser convocados de forma individual, no han tenido oportunidad de exponer su punto de vista sobre la misma como una voz unificada. Los pocos que se han acercado a los micrófonos de los periodistas lo han hecho con palabras de optimismo. Quien sí ha comparecido en rueda de prensa ha sido el presidente del Gobierno. Rodríguez Zapatero ha pedido a los empresarios confianza en su gestión, así como esfuerzo inversor y credibilidad para la economía española. A cambio, se ha comprometido a agilizar las reformas estructurales que ya ha anunciado -la de las pensiones es inaplazable, más que como necesidad inmediata como mensaje para los mercados- y adoptar otras que fueran precisas. Para ser más competitivos, para poder aumentar las exportaciones, para incrementar la productividad y reducir el desempleo es necesario, dice el presidente, completar la reforma del sistema financiero e incentivar nuevas inversiones mediante desgravaciones fiscales adicionales. Ha establecido como fecha tope para la restructuración de las cajas de ahorros estas mismas navidades y ha prometido desarrollar de forma inmediata la reforma laboral que parece que a nadie ha dejado contentos, ni a empresarios ni a sindicatos. Zapatero les ha transmitido algo que ya anunciara en su extensa entrevista en el diario El País: hará las reformas que fuesen precisas, sin condicionante de ningún tipo, para que la economía española no pierda un ápice de su credibilidad. Y ello, aún a costa de no llegar a ser totalmente comprendido por lo que considera su base electoral.

Mariano Rajoy, minutos antes de la reunión, ha restado importancia a la misma. Sin salirse de su guión habitual ha persistido en la idea de que El problema de España es Zapatero. Son muchos los españoles que comparten esa idea. Y también son muchos quienes consideran que, una vez que se ha conformado una mayoría para sacar adelante los presupuestos generales del estado y que parece desechado el anticipo de elecciones generales, Mariano Rajoy podría arrimar el hombro un poquito más. El resultado de las próximas elecciones será el que tenga que ser, y todas las encuestas apuntan en una determinada dirección, pero ahora lo necesario es calmar a los mercados y cerrar las puertas de nuestra economía a los especuladores, siempre prestos a sacar taja de las peores situaciones. El Partido Popular ganaría confianza, en mi modesta opinión, si junto a las habituales críticas el Ejecutivo mostrara un abanico de propuestas y un apoyo sincero en los momentos de dificultad. La responsabilidad siempre es apreciada por el elector. Y no resta votos; al contrario, aumenta votos. 

Irlanda que estás en los cielos

David Uclés
Director del Instituto de Estudios de Fundación Cajamar

Voy a aprovechar un correo que he escrito esta tarde en respuesta a otro en el que se hablaba de cómo Irlanda había pasado de ser un ejemplo de desintervención, estrategia, previsión y liberalización a tener que ser auxiliada por los contribuyentes europeos, siendo rescatada. El correo original se preguntaba hasta cuándo íbamos a estar socializando pérdidas sociales si se suponía que es mercado era el mejor mecanismo para asignar recursos, riesgos y precios... :-)

La respuesta que he dado es lo que transcribo a continuación. Está un poco deslavazado, lo que se explica por la digestión costosa de una comida de abundante discusión:

Precisamente esta mañana leía un pequeño artículo en Público sobre Irlanda, y hace un momento leía en el twitter de Ignacio Escolar su pelea en Meneame con otro usuario que defendía que los problemas de Irlanda devienen del exceso de intervención. Me da la impresión de que el problema de fondo es que hemos convertido el debate económico en un debate dogmático. No nos damos cuenta de que en economía los dogmas no sirven, y que las ideas de hoy no son útiles para mañana y las de ayer apenas sirven para hoy. Uno de esos dogmas es el de la intervención: los liberales sueñan con una sociedad desintervenida, que es tan utópica como la socialista. Si no somos capaces de superar este duopolio ideológico mal camino llevamos.

Por otro lado, coincido. Lo de Irlanda ha sido un ejemplo. Me he hartado durante toda la década de los 90 de oír hablar de Irlanda como un ejemplo de planificación, o como un ejemplo de liberalización y, al final, ha terminado igual que la mediterránea Grecia de la que nadie esperaba nada bueno. Creo que la clave no está en una mala planificación, ni en la intervención ni en la desintervención. El problema de fondo ha estado en el sistema financiero. Los irlandeses apostaron por complementar a la City en los últimos años, jugando a la banca internacional. Ese juego, que ha demostrado ser una especie de ruleta rusa en la que la última ronda el revólver iba cargado entero, es el que ha puesto a todos a los pies de los caballos. Si lo pensamos bien, ni siquiera ha sido el mercado el culpable, lo han sido algunos agentes del mercado que se han dedicado a empaquetar humo, que luego era reempaquetado por otros difuminando aún más su origen fantasioso. Ha habido al menos dos errores de partida: nunca se debió permitir que los riesgos titulizados salieran de los balances de los bancos (fallo público y privado) y, tampoco debió permitirse la derivación de esos títulos una y otra vez (otra vez doble fallo). Lo que salía al mercado era pura mierda empaquetada en celofán de diseño.

Por otro lado, hay que comenzar a señalar con el dedo a los culpables. No basta con decir que la culpa es del mercado o del Estado. En uno y otro hay instituciones y al frente de ellas personas que son las que toman las decisiones y que, por tanto, son las que se equivocan. La transparencia no debería referirse sólo al proceso de formación de los precios, sino también a los procesos de producción de los bienes y servicios, así como a los procesos de regulación, Hoy contamos con más herramientas que nunca para un funcionamiento más transparente. Posiblemente el freno para su uso sea el miedo a perder el control (tanto en el ámbito político como en el público) y los problemas de desajuste de escalas (empresas multinacionales VS. gobiernos nacionales). O sea, que el problema va a ser, como bien decía A.S.P. hoy en la comida, de gobernanza.

Cambiar miedo por libertad

Luis Rogelio Rodríguez-Comendador Pérez
Alcalde de Almería
 
Nunca bastarán todas las voces. Jamás sobrarán los consensos. Un año más, todas las personas que sentimos como propio el dolor y el miedo de una mujer maltratada, tenemos la necesidad y el deber de trasladar al resto de la sociedad nuestra repulsa ante la violencia de género, como manifestación extrema de la desigualdad y del sometimiento en el que viven las mujeres en todo el mundo y que representa una clara vulneración de los derechos humanos.

A lo largo de los últimos días estoy seguro de que todos ustedes habrán visto y leído noticias sobre los diferentes actos que en toda Almería se han celebrado para concienciar a la sociedad de lo necesario que resulta actuar decididamente contra las causas de esta lacra, que en el pasado año significó la muerte de cinco mujeres en la provincia de Almería y de 64 en toda España. La magnitud de esta tragedia nos obliga, una vez más, a alzar nuestra voz para insistir en que es necesario educar en igualdad, trabajando codo con codo con centros educativos, familias y medios de comunicación para acabar con el maltrato y ayudar a que las mujeres que salen de este amargo trance tengan no sólo nuestro apoyo emocional, sino los medios materiales necesarios para rehacer, junto a sus hijos, su camino en la vida.
 
Entre estas medidas, creo que resultarían de gran utilidad la asistencia letrada obligatoria previa a la denuncia., la asistencia psicológica previa a la denuncia, la mejora de la atención integral especializada a las víctimas de violencia de género y a sus hijos en todo el territorio, así como implementar las medidas que contempla la Ley de Violencia en los convenios colectivos y fomentar la coordinación entre la patronal, sindicatos y empresas, junto a las administraciones correspondientes para llevar a la víctima la adecuada información sobre sus derechos laborales.
 
En este sentido, desde el Ayuntamiento de Almería hemos promovido y colaborado en diversos actos de concienciación y homenaje a las víctimas, como la plantación de un árbol en el parque Gloria Fuertes como recuerdo a cada una de las mujeres víctimas en la provincia de Almería, o una concentración silenciosa en Alcaldía con las siluetas recortadas de todas las víctimas registradas en España el pasado año. De todos esos actos, quiero destacar la voluntad general de erradicar para siempre este tipo de crímenes y a prestar especial atención tanto a las mujeres víctimas como a sus hijos, que son tan víctimas como las mujeres.
 
En lo que va de año han muerto 11 menores como consecuencia de malos tratos y 800.000 son víctimas de la violencia de género con graves secuelas psicológicas. Por ello creo que se hace imprescindible una reforma de la Ley Integral contra la Violencia de Género para que los menores que sufran directa o indirectamente este tipo de agresión, sean calificados como víctimas.

Orgullosos de ser flamencos

Diego Asensio
Secretario General del PSOE de Almería

El Flamenco ha sido reconocido oficialmente como un patrimonio vivo que, transmitido de generación en generación, confiere a las comunidades y grupos que lo practican un sentimiento de identidad y continuidad que se estima esencial para el respeto de la diversidad cultural y de la creatividad humana. ¡Ya era hora!

Me uno a la celebración de la declaración del Flamenco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Este es un gran paso no sólo para los aficionados y aficionadas al flamenco, lo es para todos los andaluces y andaluzas, que vemos reconocida la transcendencia y la proyección de nuestras raíces culturales.

Y quiero felicitar a todos los almerienses, porque una parte muy importante de nuestra cultura ha sido identificada y su importancia y proyección mundial han sido valoradas justamente.

Que un organismo como la UNESCO consagre el Flamenco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad va a servir para que muchos ciudadanos y ciudadanas pierdan sus prejuicios con respecto a este arte y, en muchos casos, con respecto a la cultura andaluza.

Frente a los ataques injustificados contra el pueblo andaluz por parte de determinados políticos que ponen de manifiesto su desprecio y su odio hacia Andalucía y su desconocimiento de nuestra tierra, a nivel internacional se nos reconoce que el Flamenco no es un tópico andaluz sino un patrimonio que merece ser preservado.

Si hoy el Flamenco es posiblemente una de las manifestaciones culturales y artísticas más conocidas en todo el mundo está claro que no es porque ningún organismo internacional lo haya promovido, es porque tiene entidad propia y capacidad para tocar el sentimiento y remover la sensibilidad de cualquier persona, con independencia de su procedencia.

La difusión del Flamenco se la debemos sobre todo a muchos artistas andaluces que han arriesgado y salido fuera de España con su arte.

El Flamenco no deja indiferente, te puede gustar o no, pero no te deja frío. No es necesario ser un experto flamencólogo para darse cuenta de el Flamenco es a la vez que una forma de arte una fuente de inspiración de creadores de disciplinas que no están vinculadas directamente con él. Con esta declaración como Patrimonio de la Humanidad muchos más artistas, y muchos más ciudadanos y ciudadanas, en general, se interesarán por el Flamenco, lo que sin duda permitirá que crezca.

Andalucía, y con ella nuestra provincia, será a partir de ahora mucho más conocida y apreciada gracias a ser cuna de grandes artistas que mantienen vivo, amplían y enriquecen cada día el arte Flamenco.

El Flamenco es parte indisoluble de la Historia de Andalucía, una seña de nuestra identidad, por tanto la declaración de la UNESCO es un triunfo colectivo de toda la sociedad andaluza.

Además el Flamenco es marca, nos representa y nos da a conocer también fuera de nuestra Comunidad y es la principal industria cultural de nuestra Comunidad. Andalucía, exporta cultura, el Flamenco es el elemento más internacional de nuestra cultura.

El PSOE al frente de la Junta de Andalucía seguirá esforzándose en difusión del Flamenco. La multiculturalidad, la tolerancia, la transmisión generacional, el reconocimiento a la tradición y el respeto a las minorías son algunos de los valores recogidos en el Flamenco y son valores progresistas.

Enhorabuena a todos y a todas.

Zapatero, con los empresarios


Emilio Ruiz
Director de La Cimbra

Mientras el Financial Times, el periódico de cabecera del empresariado europeo, salía a la calle con su editorial “Zapatero, desafiante en medio de las turbulencias” y su prestigiosa columna Lex debatía sobre si considerar a nuestro presidente “muy valiente o muy estúpido” al decir que los especuladores que atacan a España perderán hasta la camisa, ese mismo día, que fue ayer, Rodríguez Zapatero se reunía en La Moncloa con los presidentes de las 37 empresas más importantes del país. Objetivo: transmitirles a quienes representan más del 50 % del P. I. B. nacional que merece la pena confiar en España, en su situación actual y en su futuro.

No recuerdo una reunión como ésta en la historia reciente de España. Normalmente, quien acude a La Moncloa para estas cosas es el presidente de la CEOE, pero Zapatero ha aprovechado que los empresarios se encuentran en plena campaña electoral para hablar directamente con un grupo de ellos. La idea ha molestado a quien está en funciones de presidente de la CEO, Gerardo Díaz Ferrán, pero parece que a quien no ha molestado tanto es a los empresarios elegidos, que no ven en el  ex-presidente de Viajes Marsans el mejor exponente de sus intereses.

Acabo de oír al presidente, al término de la reunión, y parece convencido de la idoneidad de su gestión. Les ha pedido a los empresarios esfuerzo inversor y confianza en la economía española. A cambio, se compromete a agilizar las reformas estructurales que ya ha anunciado -la de las pensiones es inaplazable- y adoptar otras que fueran precisas. Para ser más competitivos, para poder aumentar las exportaciones, para incrementar la productividad y reducir el desempleo es necesario, dice el presidente, completar la reforma del sistema financiero e incentivar nuevas inversiones mediante desgravaciones fiscales adicionales.

Rajoy, minutos antes, ha restado importancia al acto. Sin salirse de su guión habitual ha dicho que “El problema de España es Zapatero”. Y mucha gente -mucha, mucha- cree que tiene razón. Otra gente –también mucha, mucha- considera que podría arrimar el hombro un poquito más.

Cambio de táctica

Rebeca Gómez
Concejala del PP del Ayuntamiento de Almería

El 9 de julio 2008, José Luis Rodríguez Zapatero reconoce la crisis por primera vez, después de  haber sostenido durante meses que la ralentización de la economía española sería un asunto pasajero; crisis sobre la que, por otra parte, había ya elementos sustanciales de juicio en el último trimestre de 2006. ¿Por qué esa estrategia? ¿No había capacidad para distinguir la crisis, o se quería negar a la espera de la fuerza sanadora del predicador?

La mayoría de los analistas coinciden en que la negación de la crisis vino motivada por la cercanía de las elecciones generales, en cuanto que reconocerla era, precisamente, evidenciar falta de acción, no haber sido capaces de tomar medidas para atajarla, o para minimizarla, durante los cuatro años de su mandato anterior. Esta justificación como estrategia política fue del todo irresponsable, y su resultado ha sido el definitivo descubrimiento de la farsa, bajo la apariencia forzada de disfrazar la realidad que vivía el ciudadano, y lo que es más grave, la indolencia hacia sus efectos para quién ya la padecía con todo su rigor y quienes desde entonces la vienen padeciendo por la inoperancia del Gobierno. Se habla de la brecha, nunca en democracia tan amplia, entre el sentimiento de la ciudadanía y el sentir de su Gobierno.

Raudo en cambiar de amigos y de ministros, no parece que José Luis Rodríguez Zapatero vaya a cambiar de asesores. Los que mantiene, en los que confía, son los mismos que deberían haberle avisado de que las crisis no pasan de largo sin más, sino que hay que afrontar las situaciones difíciles lo antes posible, y que los buenos gestores planifican y se anticipan a los momentos adversos: son proactivos, no reactivos. Aunque aquí al menos cabría haber esperado lo segundo.

A los asesores se les debe valorar su capacidad para trasladar la realidad al jefe, no su capacidad para decirle con indolencia y lustrosa sonrisa que todo lo hace bien. Deberían, entonces, haberle transmitido que la negación de la realidad no haría sino agravarla, que negar –¡y negarse!- que la economía se movía en un nuevo escenario, significaba que los programas y las formas de actuar también deberían haber sido modificados, y que había que tomar medidas tendentes a generar el caldo de cultivo para conseguir la recuperación en ese nuevo panorama. Planificar de nuevo.

En este sentido, y dándole continuidad, el Gobierno de Rodríguez Zapatero se reiteraba en un mensaje optimista pero divergente de la realidad, frente a lo habría sido deseable: un mensaje serio y motivador alentado por la acción. Se creaba la apariencia positiva sin que resultara fuerza generadora. Parecía que se pudiera estar pensando que el tiempo sería suficiente, y continuamente se daban plazos -que reiteradamente iban ampliándose- de finalización de la crisis, cuando no de reactivación de la actividad económica. Cada declaración era un plazo cercano. Se actuaba como si la voz y la suerte del tiempo todo lo pudieran: la voz frente a la acción.

Desde la semana pasada se ha producido un viraje y un muy significativo cambio de estrategia. Comenzó con la comparecencia de Zapatero en el Congreso de los Diputados. Después se ha sumado el resto del Gobierno en distintas declaraciones. Quizás, la más evidente, la que capitaneaba el portavoz del Gobierno en el Congreso, José Antonio Alonso. Ahora el mensaje es que Zapatero conocía la crisis desde su origen. Alonso asegura que el Gobierno “siempre ha sido muy consciente” de que se enfrenta a la “peor crisis financiera de los últimos ochenta años”, atreviéndose incluso a resaltar que desde que se desencadenó la crisis no ha visto al Presidente “pecar de optimismo”. ¿No resulta curiosa esta quiebra?

Ahora Zapatero prevé la dificultad de la recuperación, ahora Zapatero ha estado siempre al frente de una crisis con capacidad de Gobierno, ahora Zapatero ha estado actuando durante todo este tiempo. ¿Por qué ahora este cambio de estrategia?

He aquí una posible respuesta: se cambia el mensaje, se cambian la farsa y el discurso mediático, desde el otro extremo, pero con el mismo sistema. Se cambia el sentido del lenguaje, pero se sigue sin actuar. Con estos sesgos parece evidente que Zapatero ha dado demasiados y reiterados motivos para salir del Gobierno. El mayor acierto sería hacerlo.

Presuntos y culpables

José Fernández
Periodista

No creo que nadie en su sano juicio pudiera llegar a pensar que la dignidad y relevancia de la tribuna ministerial consiguiera elevar el nivel de raciocinio o la capacidad expresiva de la estimable Leire Pajín, reciente ministra de Sanidad por gracia del señor Zapatero. Volvió a hablar la Miliciana Loewe del Gobierno y sus palabras han provocado, una vez más, oleadas de estupefacción próximas al tsunami. Y es que nuestra inefable ministra-cremallera no ha tenido mejor modo de debutar en su nuevo papel ministerial que anunciando su intención de proponer al Consejo de Ministros una reforma del Código Civil para que los hombres incursos en una causa de maltrato puedan perder la custodia de sus hijos. Para adornar la ocurrencia, la neoministra exhibió su altísima preparación y su no menos alabada prosapia demostrando que no sabe decir la palabra “cónyuge”, a la que añadió la diéresis de su proverbial desconocimiento. De este modo, la brillante miembra de la cosa zapateril propició el efecto 2x1 al cargarse a la vez y  en una simple frase a la presunción de inocencia y a la sintaxis.

Tiene gracia que todas estas ultradefensoras de la igualdad como concepto geométrico sean capaces de hacer dejación de su vocación igualitaria situando al género masculino en la desigualdad de la sospecha por decreto. Con esto no defiendo que los bestias que maltratan sean dignos de educar a sus hijos, pero nuestro sistema reconoce que incluso para esos indeseables rige el principio de presunción de inocencia. Nadie es un maltratador hasta que no lo establezca un juez. Pero eso a Leire le importa poco. Si ella es ministra, aquí todo es posible.

González Pons, con los especuladores

Carmelo López
Diputado del PSOE por Almería

¡Es increible! Cuando todo el mundo sabe de la actuación de los especuladores contra las deudas soberanas de los países, máxime cuando estas deudas soberanas provienen en gran parte de la necesidad de apoyo a los distintos sistemas financieros, que el modus operandis de los especuladores es seguir cuestionando la solvencia de los Estados para poder especular a la baja, llega el Sr. González Pons y se suma a los especuladores que actúan contra España cuestionando la credibilidad de las cifras de nuestra deuda soberana y con ello contribuir a la baja cotización de nuestra deuda o al encarecimiento de la misma para que los Hedge Funds puedan hacer buenas operaciones en descubierto a costa del contribuyente español o a costa del encarecimiento de nuestra deuda que se ve incrementada para mayor beneficio de los especuladores.

No sé de qué me extraño, es lo que vienen haciendo desde el inicio de la crisis y desde antes los diarios del grupo Murdoch, el que fichó a Aznar (The Time, The Financial Time, The Economist, Wall Street Journal, entre otros medios de comunicación escritos y otros audivisuales donde destaca la Cadena Fox principal propagandista del movimiento ultraconservador norteamericano Tea Party ...).

¿Cúal es su estrategia? Es claro, llegar a la Moncloa como sea, al precio-país que sea, tumbar a un gobierno progresista a la vez que se enriquece a esa clase social de tiburones financieros cuyos intereses defienden.

La pendiente resbaladiza neoconservadora ..., ellos crean la crisis finanaciera especulando a la alza cuando la burbuja subprime y sus derivados financieros y tras el crack recurren a los Estados para salvar sus "pelotazos", el "botín" de tanto latrocinio amparado y legalizado; y después... a cuestionar a los Estados, a la deuda soberana de los mismos para por la vía de las operaciones financieras especulativas a la baja, operaciones en descubierto. Inmediatamente después y/o "al alimón" esas mismas operaciones para con las divisas, provocando que los propios paises entren en guerra de devaluación de las mismas. La guerra de las divisas entre paises es, por ahora, la última fase de esta gran crisis sistémica. Mientras tanto, la solución es la que les gusta, ajustes y recortes, menos impuestos, menos Estado y volver a empezar con rakarakaraka de la no regulación (intervencionismo le llaman ellos), de que la libertad económica es la que genera riqueza y da trabajo. En definitiva, lo que se han llevado que lo paguen los de siempre.

Por cierto, cuando se ha puesto de manifiesto el batacazo de Irlanda y de como era ensalzado por Rajoy y Aguirre el modelo neoliberal del "Tigre Celta" empiezan a decir que lo que ha fallado allí ha sido la banca infectada por los titulos enfermos, pero no falló el sistema liberal-conservador, olvidándose que esa banca desregulada es parte del sistema y la que en la "borrachera crediticia" fiananció una burbuja que impulsó una economía muy dependiente de capital extranjero, fundamentalmente norteamericano. La ilusión monetaria y financiera les hizo entrar en el agujero como al resto del mundo.

Pero incomparable con la economía española ya que: a) no tiene la misma dimensión (somos más de diez veces superior), b) ni la regulación de nuestro sistema financiero es igual (el de España se ha mostrado como el más estable de las economías de nuestro entorno sin tener que rescatar a ningún banco en quiebra), c) ni la deuda pública de partida de España es la misma (partimos del entorno del 33-34% aunque ahora rondemos el 60%, seguimos siendo de los paises menos endeudados del entorno), d) ni el déficit es el mismo (si bien el de España en 2009 fue del 11%, se está corrigiendo según lo previsto para que en 2010 se sitúe entorno al 6%, mientras que el de Irlanda se dispara al entorno del 32% con malas expectativas tras los últimos acontecimientos).

Elsur: "En mi cortijo mando yo"

Francisco Almansa
Secretario de Acción Sindical de CC OO

Pocas veces un conflicto laboral ha suscitado tantos titulares. Huelgas, encierros, manifestaciones, cortes de carretera, concentraciones, presentación de una proposición no de ley en el parlamento andaluz y setenta Serclas -qué mal lo lleva Paquita, la delegada de Empleo, con las estadísticas- jalonan cerca de dos años de lucha por la defensa de los puestos de trabajo.

A través de la empresa mixta Elsur, supuestamente, se desviaba dinero del erario público. Lo que parecía una empresa moderna, que se encargaría del mantenimiento del municipio, se fue convirtiendo en un marasmo de contratas y subcontratas, que inflaban facturas y plantillas para justificar lo injustificable.

Elsur y las subcontratas podían convertirse en agencias de colocación o al modo de “Pepe Gotera y Otilio”. También servían para realizar chapuzas varias a algún conocido por orden del alcalde. Esta forma de gobernar, llamada Encisismo, tiene una máxima: "En mi cortijo mando yo”. Lo peor es que el regidor pensó que El Ejido era parte de su cortijo, pensando que la fuerza de los votos avalaba cualquier conducta.

En esta sangría perpetrada contra el municipio de El Ejido parece poco probable que Agua y Gestión, filial de Abengoa, no se enterara de nada y hubiese aceptado de forma pusilánime que el consistorio le adeudase 92 millones de euros. Algún día nos enteraremos de quién le debe a quién. A lo mejor nos enteramos cuando se levante el sumario completamente.

Ha pasado más de un año desde que se iniciara la Operación Poniente. Cerca de 60 imputados, de los cuales 20 han visitado el “trullo”, cantidades millonarias pagadas en fianzas, y un enfrentamiento indisimulado entre el Ayuntamiento y Agua y Gestión, antiguos socios y ahora rivales. Ahora el señor Añez “descubre” que la empresa Elsur infla las facturas, e intenta recortarle, el muy ladino, el canon aprobado en pleno -de los quince millones aprobados, a duras penas cobrarán diez-. ¿Dónde estaban los controles cuando el canon llegaba a los 50 millones? Claro, entonces el slogan era “ellos inflan, todos inflan y nosotros nos inflamos”.

La preocupación de los gobernantes de El Ejido no es tanto el servicio que deben dar a los ciudadanos o el mantenimiento del empleo de sus trabajadores, sino el “sálvese quien pueda”, haciendo gala de una caradura que insulta a la inteligencia. El ayuntamiento está prácticamente en bancarrota y los servicios municipales muy cuestionados. Tampoco es desdeñable lo que se debe a proveedores y pequeñas empresas cuya viabilidad puede verse muy afectada por estos irresponsables.

Nuestra clase política tampoco puede mirar para otro lado, y también son responsables del sufrimiento que están infligiendo a los trabajadores.

Todavía recuerdo cuando el campeón, “el popular Arenas”, decía que el señor Enciso era el mejor alcalde de España, cuando en el municipio la convivencia entre distintas culturas no atravesaba su mejor momento. Después, el “Encisismo” fue recibido con alharacas por el socialismo almeriense, abriéndoles las puertas de la Diputación. Y hasta la presente.

Los trabajadores siguen cobrando mal y tarde, siguen con la angustia por la pérdida de su empleo. De los cerca de 500 trabajadores quedan 377, de los cuales 70 se encuentran en un expediente de regulación de empleo. Los trabajadores seguirán movilizándose hasta en tanto no se solucionen sus problemas. Seguiremos molestando mucho a los responsables, seremos su sombra, no nos callaremos.

CCOO seguirá defendiendo a estos trabajadores y pide una vez más que los responsables políticos busquen soluciones a este problema. Está en su mano. No queremos promesas electorales, de eso estamos cansados. Queremos compromisos y realidades para el día de hoy.

¿Qué pasa con la Función Pública?

Pedro Ruiz
Secretario Provincial del PA

Desde que la Junta de Andalucía decidió reordenar el sector público andaluz andan los ánimos muy revueltos entre los empleados públicos. Pero es una reacción lógica; en primer lugar porque estamos acostumbrados a que los decretazos de la Junta, llevados siempre a cabo sin negociación ni consenso, salgan perjudicando, no sólo a los trabajadores, sino a la sociedad en general. Y en segundo lugar, porque nadie ha explicado de qué manera las “agencias” que pretenden crear mediante el Decreto Ley 5/2010 van a convertir a la Administración de la Junta de Andalucía en algo más ágil, más eficiente y más eficaz y a la vez van a conseguir reducir el gasto.

Hagamos un poco de historia. Desde que se creó la Junta de Andalucía, el PSOE ha ido haciendo una Administración en función de cuáles eran sus intereses en cada momento. Comenzó como una pequeña administración compuesta por los funcionarios transferidos, que ha ido creciendo conforme se iban transfiriendo competencias desde el Estado. La gestión de los distintos consejeros y consejeras del ramo (no nos olvidemos de la pésima etapa “Carmeli Hermosín”) ha ido haciendo que la administración pública se convierta en un entramado muy complicado en el que conviven funcionarios de carrera, laborales fijos, laborales eventuales, interinos “patanegra”, interinos “jota”, eventuales de confianza, estatutarios y “externos”. Categorías todas que la política torticera de la Junta ha echado a pelear históricamente bajo la premisa de “divide y vencerás” tan usada por nuestros políticos.

A esto hay que añadir la construcción a lo largo del tiempo de una Administración paralela mediante Agencias, Empresas Públicas, Fundaciones y otros entes que, además de servir de instrumento para colocar a sus enchufados, consiguen eludir el control financiero previo que realiza la intervención de la Junta de Andalucía.

En este contexto y, teniendo en cuenta que la función pública necesita una reordenación a fondo, la Junta de Andalucía, en lugar de suprimir la administración paralela de las agencias, lo que se le ocurre es suprimir las Delegaciones. Es decir, cargarse el original y dejar la copia. ¿Qué es lo que esconde esta medida? ¿Por qué van a funcionar las agencias mejor que las delegaciones tradicionales? ¿Acaso lo que no funciona en la administración pública es el control del gasto previo y pretenden gastar lo que quieran sin que nadie los controle a priori?

Independientemente de cómo afecte este decreto a los funcionarios, que están en su derecho de defender su postura, la sociedad debería pararse a pensar cómo le va a afectar su entrada en vigor en sus relaciones con la administración. Quizá es el momento de salir a la calle a apoyar a los empleados públicos. Quizá, y aprovechando que el 4 de diciembre está a la vuelta de la esquina, es el momento de recuperar el espíritu del 77 y que los andaluces salgamos a la calle a reivindicar lo público. Yo, al menos, voy a ir el sábado a defenderlos y a defenderme.

Desde aquí, solo me queda animar a los empleados públicos en su lucha y ponerme a su disposición para acompañarlos en cuantas actuaciones pretendan emprender, porque, estoy convencido de que cuando Andalucía quiere, puede.

El IEA, un ejemplo a seguir

Juan Carlos Usero
Presidente de la Diputación de Almería
 
El pasado jueves celebrábamos el Plenario del Instituto de Estudios Almerienses, que depende de la Diputación de Almería. Un encuentro que me sirvió, como presidente, para echar la vista atrás y analizar la evolución que ha vivido el IEA desde que el PSOE llegara al gobierno de la Institución el año 2007.

Creo que hemos logrado sustanciales avances a lo largo de estos tres años, que hemos logrado seguir por el camino que nos habíamos trazado y que pasaba por mantener y potenciar las tres décadas justas de existencia aportando a la cultura, a la creación y a la ciencia almeriense áreas que con anterioridad no se habían acabado de abordar o de definir.

Puse de manifiesto el gran trabajo de todos los trabajadores del IEA porque fruto de su esfuerzo hemos creado, entre otras cosas, una colección de libros sobre los Pueblos de Almería, la edición de la Poesía Completa de Julio Alfredo Egea o la reedición de Campos de Níjar y la salida de la Guía de Espacios Naturales del Litoral. También hemos mirado al futuro y por eso hemos apostado por la creación de una línea definida y propia de libros en soporte digital o la edición de un documental sobre la Ciencia en Almería para escuelas e institutos, ejemplos a los que se va a sumar la Revista y que será, también, en soporte digital.

Este año 2010 nos hemos volcado con programas como el del homenaje a José Ángel Valente con ocasión del décimo aniversario de su fallecimiento, que ha reunido en la Diputación a importantes voces de la poesía española contemporánea, entre ellos al Premio Cervantes Antonio Gamoneda, o el del homenaje a los Indalianos en el 70 aniversario de la fundación del Grupo y el 25 aniversario del fallecimiento de Jesús de Perceval. Programas a los que hemos añadido jornadas científicas con los Centros de Profesores, los recitales poéticos en homenaje a Miguel Hernández y a Julio Alfredo Egea o la emotiva recuperación de la memoria que supuso el encuentro con Cristeine Talens-Peri.

Como ven, está sin duda nuestro Instituto entre los más destacados centros de estudios locales de España, y hemos de seguir apostando por su crecimiento y por su mejor funcionamiento. Y no podíamos terminar sin homenajear a Juan Antonio Martínez de Castro, que este año hace un siglo que creó la Sociedad de Estudios Almerienses, claro antecedente del Instituto.

Por eso me siento orgulloso del espléndido trabajo de todos los que componen el IEA porque entre todos estamos logrando siga realizando más y mejores actividades para seguir siendo un claro referente en la cultura, la creación, la ciencia y el debate provincial.